La Cruz

cruz

 

 

No me van los discursos de apelar a la tradición sin buscar las verdaderas raíces de esta terrible crisis de fe que afecta a la Iglesia.

Francisco es una víctima más de esta Iglesia que se ha rendido ante el mundo, lo mismo que tanto sacerdote, cardenal y obispo que sólo predica discursos vacíos y sin fe. Lo vemos a diario. Todos se han encargado de contratar técnicos de cámara, luz y sonido y sólo les queda gritar Acción, como si de una película se tratara. Pero sus homilías no tienen sentido, son ruido de palabras.

Ayer Viernes Santo, una terrible tristeza embargaba al mundo. Una Iglesia llena de sacerdotes rendidos a las falsas teologías, a las falsas serpientes filosóficas como hablaba la Beata Ana Catalina Emmerick, en julio de 1821, hablaba del Iluminismo que contaminaba la mente de los estudiantes —vale también decir seminaristas—, cual «manojos de serpientes en las manos, las cuales les entraban por la boca y les sorbían los sesos»; son, dice, serpientes filosóficas”». 

Más adelante continúa:

«me vi con espanto en una tabla medio podrida y tuve que pedir a mi guía [su ángel custodio] que me socorriera. Mi guía me tranquilizó y me puso en lugar seguro. Habiéndole yo preguntado qué significaba aquella cajita negra [que poseían los discutidores y polémicos maestros de los que había hablado antes] me respondió: “Es la presunción y la sofistería; y aquella mujer [que dominaba aquel lugar de discusión y polémica] es la filosofía, o, como dice, la razón pura, que todo lo quiere según su forma. A ella se atienen estos maestros; no a la verdad de oro de la tradición pura”».(1)

 

 

Por otro lado la homilía del Padre Cantalamessa que roza la herejía, por no decir el insulto, como escribe en uno de los comentarios de su artículo Luis Fernando(2). Es un reflejo de la decadencia de la fe y de la doctrina en las más altas instancias del Vaticano.

¿Qué podemos esperar de una Iglesia que se rindió al mundo, que a través de la falsa filosofía del personalismo de la mano de Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI   introdujo el humo de Satanás ? El personalismo ha sido el instrumento del que se ha valido el diablo para cambiar toda la teología, para introducir el subjetivismo y la modernidad en la Iglesia. Para  desmantelar todo el edificio de la fe. Las facultades de teología están infectadas del mismo. Es una de las razones por las que ya nadie habla del reinado social de Cristo, ni siquiera muchos que se llaman tradicionalistas. Esta filosofía es la causa por la que ayer en las preces de Viernes Santo se pedía por la libertad religiosa. Libertad que otros papas han declarado libertad luciferina. Ayer tuvimos que presenciar como la Iglesia entera (excepto algunos escasos pastores) pedía por esa libertad de perdición.

Muy pocos obispos van a rectificar, porque han perdido la fe, son sal sosa. Y ser apóstata es peor que pagano porque es como el perro que vuelve a su vómito. Prov.26

 

(1)http://www.infocatolica.com/blog/mirada.php/2004090516-417-regeneracion-i-manojos-de
(2)http://www.infocatolica.com/blog/coradcor.php/2004101014-coronavirus-quien-ha-hablado#comments
(2)https://es.zenit.org/articles/padre-cantalamessa-dios-participa-en-nuestro-dolor-para-vencerlo/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s