Iglesias cerradas

iglesias cerradas

 

He visto muchos mensajes en la red sobre nuestros obispos, que si cobardes, que si valientes, que si dar al Cesar lo que es del Cesar…

Mi opinión es que nuestros obispos siguen siendo los mismos que antes de que empezara la crisis del Covid-19. Ellos son “víctimas” de todo lo que les han enseñado y sólo siguen el ejemplo del vicario de Cristo en su diócesis de Roma. Ellos han suprimido el culto público antes de que el gobierno comunista-laicista etc…lo suprimiera. En seguida han subido a sus canales los discursos blandos y sin sentido, dignos de todo modernista camuflado. Pero si el gobierno no consideraba peligro acudir a la Iglesia , siempre que se guardaran las medidas sanitarias oportunas, nuestros obispos han demostrado que les gusta inmiscuirse en los asuntos del César. Ni siquiera reclaman lo suyo, sino que dan al César lo que es de Dios.

Dijeron que iban a dejar las iglesias abiertas para rezar, pero tampoco lo han hecho.

Además para la policía consta que no hay culto, por lo tanto no consideran que vayas a rezar.

Podemos sacar al perro, podemos ir a la farmacia, a la panadería, al supermercado, a la fábrica. Hay empresas que duplican sus turnos para abastecer de alimentos a la población  y no podemos ir a la Iglesia… ¡Qué pena! Dios está tan alejado del hombre moderno, tan distante. La suspensión del culto es un reflejo de la apostasía que vivimos.

NADIE LES HA OBLIGADO A SUSPENDERLO.

Dice el Cardenal Burke en un discurso a propósito de esta situación:

“En estos días he escuchado tantos católicos devotos que están profundamente tristes y desanimados por no poder rezar y adorar en sus iglesias y capillas. Entienden la necesidad de observar las distancias físicas y seguir las otras precauciones, y respetan estas medidas prudenciales, lo que pueden hacer fácilmente en sus lugares de culto. Pero, frecuentemente tienen que aceptar el profundo sufrimiento de ver sus iglesias y capillas cerradas, y de no tener acceso a la Confesión y a la Sagrada Eucaristía. Del mismo modo, una persona de fe no puede considerar la actual calamidad en la que nos encontramos sin considerar también cuán distante está nuestra cultura popular de Dios. No solo es indiferente a su presencia en medio de nosotros, sino que es abiertamente rebelde hacia Él y hacia el buen orden con el que nos ha creado y nos sostiene en el ser”

 

Ayer oía el sermón de Monseñor Munilla a propósito del coronavirus y hubo una parte que me alarmó realmente, en la que decía que debíamos obedecer. Sinceramente creo que la Iglesia vive una apostasía nunca vista y que gran parte de la culpa la tienen nuestros pastores. Ellos han apelado a la obediencia y a la humildad para  cambiarlo todo, para cambiar la fe y han arrastrado al pueblo con ellos. Se respira tal impostura en el ambiente eclesial que solo dan ganas de taparse los oídos cada vez que un sacerdote empieza a hablar.

 

Les dejo un video. Me lo mandaron antes de que saliera publicado en otros blogs. No creo que ninguno de nuestros curitas semimodernistas estén preparados para esto.

Nota: Podemos contar con los dedos de la mano los obispos de los que podemos fiarnos, Burke, Reig-Pla…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s