El radical clericalismo

 

OMELLA

 

Cuando Francisco irrumpió en el panorama católico, yo, como la inmensa mayoría de los fieles católicos vivíamos el sueño conservador. Éramos pastoreados por una clerecía que ya se había adaptado a todos los cambios que la revolución vaticanosegundista había conseguido implantar. Mucho más terrible , que el modernismo y la progresía era el conservadurismo o liberalismo católico o neoconismo, que en un alarde de “astucia” había conseguido encontrar la fórmula mágica para vivir y adaptarse cual camaleón a todos esos cambios. Mientras, los fieles , víctimas del clericalismo éramos arrastrados a todos esas novedades. Y así se formó una terrible burbuja conservadora que nos tenía narcotizados y tranquilos creyendo que estábamos a salvo del modernismo, ignorando que nosotros mismos éramos modernos. Pero fue Francisco quien se encargó de sacar a la luz esta terrible situación, porque Francisco no es ni conservador, ni liberal, ni na. Francisco es él y sólo él, como lo ha venido demostrando en sus exhortaciones , documentos, declaraciones etc… Francisco ha descolocado a muchos conservadores, a aquellos que van por libre, porque a los que son víctimas de movimientos surgidos en la primavera eclesial, a esos no los puede descolocar, porque ellos seguirán siendo estómagos agradecidos de quienes los han bendecido. A fin de cuentas son los que mangonean la iglesia. Ellos nunca denunciarán nada porque son parte del sistema modernista y revolucionario.

Francisco consiguió despertar del sueño letal a algunos, entre los que me incluyo. Recuerdo cuando un amigo me decía que le extrañaba cómo en España ningún medio había visto qué estaba ocurriendo en la Iglesia con la revolución francisquista. Este amigo me decía que en EEUU había medios digitales que estaban denunciando todo esto, pero que sin embargo en España estaban dormidos. Creo que esta persona estaba en un error porque creo que ha sido España en su pensamiento tradicional católico , junto a algunos pensadores italianos y franceses quien ha conseguido mantener la única tradición. Y con esto me estoy refiriendo a la escuela de Miguel Ayuso, José Miguel Gambra, Danilo Castellano…Es increíble la claridad mental de todos ellos y sobre todo y lo más importante es que ellos han visto lo que ocurría desde el principio. A ellos nadie les ha engañado, ni han tenido que ver el desastre Francisco para despertar. Ellos han ido analizando todas las novedades de las malas filosofías practicadas por Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora Francisco y cómo esas malas filosofías han degenerado en los frutos podridos que vivimos. El personalismo, el liberalismo político y católico, el gnosticismo como inspiración de todo este liberalismo. Hay un libro en concreto de José Miguel Gambra escrito con tanta claridad y transparencia que te ayuda a entender los entresijos de la situación y va a la raíz del engaño.

En ese libro ves reflejado cómo se ha destruido la enseñanza tradicional y cómo el liberalismo católico entraña una forma radical de clericalismo. Este clericalismo se ha practicado imponiendo a los fieles todas las novedades sin explicaciones, ni razonamientos.

Dice José Miguel Gambra en su libro ” La sociedad tradicional y sus enemigos”:

Esto puede resultar chocante, pero basta con pensar en la clase de influencia que los eclesiásticos ejercen sobre la política de los católicos. Podría traer a colación cómo han aceptado y promovido la democracia actual, cómo se han metido a aconsejar el voto a tal o cual partido, cómo impiden las formaciones políticas de católicos y otras muchas cosas; pero prefiero destacar cómo los eclesiásticos han adoptado gozosamente lo que para Voegelin era una actitud característica del gnosticismo político laico. Ese gnosticismo, común a muchas corrientes modernas, rechaza la realidad existencial presente y demoniza la actitud clásica que consistía en ejercer la virtud de la prudencia, a la luz de la justicia y del bien común, para resolver las situaciones contingentes de la mejor manera posible. En vez de tomar las medidas adecuadas a las circunstancias, el gnosticismo político se olvida de los peligros reales contra la existencia de la sociedad para combatirlos con operaciones mágicas pertenecientes al mundo del ensueño, tales como la desaprobación, la condena moral, las declaraciones de propósitos, las resoluciones y llamamientos a la opinión mundial, la calificación de los enemigos como agresores, las proscripción de la guerra, la propaganda por la paz mundial y el gobierno universal, etc…

Esta actitud “mágica” de la política laica de hace unos decenios, parece hoy confinada a los ambientes eclesiales. Se caracteriza por contentarse con lamentaciones y declaraciones inspiradas en un ideal utópico, ajeno a la cruda realidad, y por desautorizar cualquier operación efectiva para resolver loas problemas concretos del presente”. (Fin de la cita del libro)

Así vemos cómo nuestros queridos obispos, adulados por los grupos clericales de los que se rodean han mangoneado todas las situaciones. Sin ir más lejos el tema de educación para la ciudadanía, la lucha provida. Es fácil explicarse cómo tanto católico parece vivir en mundos de yupi ajenos a la realidad que le rodea. Y únicamente escuchando la voz de un obispo o sacerdote conservador , víctima del peor de los clericalismos.

Les aconsejo leer el libro. Conforme vas profundizando en sus páginas vas entendiendo la situación de la Iglesia y porqué estamos como estamos.

https://www.amazon.com/sociedad-tradicional-sus-enemigos/dp/8417134697

 

Un comentario

Responder a Dimitrina Vasileva Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s