Contrastes

depositphotos_14485773-stock-video-crosses-in-snow-zoom-out

 

Hace días , un conocido  me contaba la vida de una monja contemplativa que había muerto ofreciendo sus sufrimientos y su enfermedad por la Iglesia. Contra lo que muchos católicos que viven en el mundo piensan, las monjas y monjes contemplativos(algunos de ellos) son  plenamente conscientes de la situación de la Iglesia. Hoy en día en la Iglesia abundan los católicos que viviendo sus afanes en medio del mundo, construyen un mundo ideal a su alrededor en el que les dicen qué deben pensar . Un mundo de Yupi idealizado en el que les hacen sentirse elegidos y alimentan su vanagloria hasta límites insospechados. Muchas veces me he preguntado hasta qué punto estas organizaciones de laicos o seglares son instrumentos del mismo diablo para adulterar las virtudes como la humildad, la obediencia y la fe. Solo hay que ver a nuestro alrededor como muchos de estos católicos han dejado de pensar por sí mismos, son como cadáveres incapaces de soportar el más mínimo pensamiento que se salga de sus esquemas de hacer la ola al obispo, cardenal o al papa de turno.

Volviendo a la monja contemplativa y a tantas monjas y monjes que ocultamente sufren la situación de la Iglesia , creo que estos tiempos de oscuridad que vive la Iglesia, estos tiempos de crisis son tiempos de vivir en soledad, de ofrecer nuestra falta de consuelos humanos y apoyarnos solo en Cristo crucificado. Así veo la Iglesia, la veo atravesando un largo viernes santo en el que los papas nos han vendido a las ideologías del mundo, comunismo, liberalismo, populismo, indigenismo…en el que los obispos se han quedado mudos para denunciar los ataques a la Verdad y solo piensan en su fama. Los monasterios son atacados desde dentro mismo de la Iglesia, la vida contemplativa es despreciada por los mismos fieles marchosos que no paran de hacer cosas, de moverse de aquí para allá con el único propósito de acallar su conciencia adormecida.

Vivimos una situación de crisis sin igual en la que el mal se ha disfrazado de bien , pero que creo que no deja de ser un castigo por haber abandonado la fe, por haber puesto nuestras ambiciones mundanas, por haber entronizado los derechos humanos y por haber querido igualarlos a los derechos de Dios. Es una situación tan terrible, que muy pocos la consideran en su gravedad. Es como ver un enfermo que se está muriendo y solo aplicarle cuidados paliativos sin atajar el verdadero mal. Quizás porque no queremos ver que el verdadero mal está dentro de la iglesia, está en el mismo cuerpo y son sus mismo pastores quienes la llevan hacia el precipicio.

Nota: Llevo tiempo dándole vueltas al fenómeno Medjugorje y no dejo de pensar si el dinero que arrastra este fenómeno ayuda a mantenerlo en la palestra y a oscurecer el mensaje de Fátima, mensaje profético que desde 1917 golpea la conciencia de los hombres de Iglesia que se empeñan en restarle importancia y en ocultarlo. También pienso que si Juan Pablo II era tan,tan mariano porqué no hizo la consagración a Rusia tal cual lo pidió  Nuestra Señora.

Ven pronto Señor y alivia los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s