CRISTO REY Y LAS APOSTASÍAS POLÍTICAS Juan Fernando Segovia (III)

4.jpg

 

 

1.  Tercera apostasía: ¿en verdad es Rey?

 

Podríamos llamarla «la apostasía de la inactualidad». He contado en otras oportunidades esta anécdota, pero vale repetirla para ponernos en materia. Escuché una vez decir a un sacerdote jesuita, viejo ya, en el sermón de la Fiesta de Cristo Rey, que era una celebración que pertenecía a la época en que la Iglesia era monárquica, con lo cual la desautorizaba.

Le faltó decir que siendo la Iglesia hoy democrática, Cristo sería un ciudadano más, con derecho a voto, con opciones de ser presidente, si se quiere, pero no rey. ¡El neto presentismo sanciona la inactualidad!

Lo extraño de esto es que si se profundiza en la democratización del Reino se puede llevar la herejía a términos verdaderamente absurdos (más heréticos todavía), haciendo de la democracia el quid de la cuestión y desplazando la monarquía de derecho divino, que a Cristo corresponde, por una utopía cósmica semejante a la del gran arquitecto masónico que nos encomienda construir una mansión humanitaria.

Así, un sacerdote ha podido afirmar: «Pablo Suess viene proponiendo la expresión “democracia participativa del RD [Reino de Dios]” para corregir la evocación que el término clásico conlleva. Ya sabemos que no se puede simplemente sustituir una expresión por otra, pero es evidente que es bueno aludir con frecuencia a esa insuficiencia de la expresión clásica, para hacer caer en la cuenta a los oyentes, y para liberar al contenido (el reino mismo, el significado), de las limitaciones del significante (la palabra no completa- mente adecuada). Para hablar del Reino puede ser mejor hablar del Proyecto, de la Utopía de Dios… que hacemos nuestra: queremos “construir la Democracia de Dios, cósmica, pluralista e inclusiva, y por eso, amorosa, encarnación viva del Dios de los mil rostros, colores, géneros, culturas, etnias, sentidos”» (16).

Sin palabras.

 

2.  Refutación de la tercera apostasía

 

Todo católico sabe o debería saber que Cristo es Rey de la creación como se afirma en el Antiguo Testamento y en el Nuevo. Por eso decía el Cardenal Pie que «no hay ni un pro- feta, ni un evangelista, ni uno de los apóstoles que no le asegure su cualidad y sus atributos de rey» (17). Y el P. Castellani lo ha resumido así: «Cristo es Rey, por tres títulos, cada uno de ellos de sobra suficiente para conferirle un ver- dadero poder sobre los hombres. Es Rey por título de nacimiento, por ser el Hijo Verdadero de Dios Omnipotente, Creador de todas las cosas; es Rey por título de mérito, por ser el Hombre más excelente que ha existido ni existirá; y es Rey por título de conquista, por haber salvado con su doctrina y su sangre a la Humanidad de la esclavitud del pecado y del infierno» (18).

El título hace a la persona, en este caso al Verbo divino que es Rey y no ciudadano, guste o no. Pero hay más: no es Nuestro Señor Jesucristo un rey facultativo en el sentido que dependa Su reinar de nuestra voluntad; su realeza no depende de consensos ni de pactos humanos. San Pablo lo dice categóricamente: oportet illum regnare (I Co., 15, 25). Cristo debe reinar porque Él ya es rey; no es una posibilidad, es una necesidad que engendra una obligación de parte nuestra. No es un Rey en potencia, lo es acto en su misma esencia divina; y nosotros debemos hacerlo reinar en todo aquello de nosotros depende.

––––––––––––

  • (15)Véase el estupendo librito de Étienne GILSON, Le philosophe et la théologie (1960), París, Vrin, 2005 (hay edición española), especialmente los cap. IV y V
  • (16)Sobre el sacerdote Pablo Suess, véase http://paulosuess. com.ar. La cita está tomada del P. Felipe SANTOS CAMPAÑA, en http://www.autorescatolicos.org/felipesantosmeditaciondiaria0385.htm
  • (17)P. Théotime DE SAINT-JUST, La royauté sociale de S. Jésus-Christ d’après le Cardinal Pie, 2ª ed., París, Société et Librairie S. François d’Assise- Librairie G. Beauchesne, 1925, pág. 31.
  • (18) Leonardo CASTELLANI, «Cristo Rey», cit., pág. 164.

 

nota del blog:

Hace días un profesor explicaba a sus alumnos el tema del liberalismo político y con cierto sarcasmo les hacía ver que era ridícula la doctrina del reinado social de Cristo. Les repetía:¿ ” Cristo for presidente”?  Es ofensivo para la fe esas manifestaciones, sobre todo teniendo en cuenta que es en colegios católicos donde se ataca la doctrina sin ningún pudor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s