Pléyade santa y noble de mártires insignes

57e119481a480_jpeg_1775534641

 

Hace días leía la noticia que la La Santa Sede impulsa el proyecto «Al servicio de una humanidad herida: Hacia la solidaridad interreligiosa».

Al leerla me recorrió un escalofrío, por todo lo que esta noticia implica. Todos sentados a la mesa del diálogo para conseguir la paz y el papa Francisco reivindicando la solidaridad interreligiosa. Siento vergüenza de estos gestos en los que Cristo ocupa un segundo plano, sino se le oculta. ¿No se dan cuenta que sólo en Cristo y en su Iglesia, la única Iglesia, está la paz y solidaridad?

Hoy leemos en la liturgia de las horas un himno que puede reconfortar nuestras penas:

Pléyade santa y noble de mártires insignes,
testigos inmortales del Cristo victimado;
dichosos, pues sufristeis la cruz de vuestro Amado
Señor, que a su dolor vuestro dolor ha unido.

Bebisteis por su amor el cáliz de la sangre,
dichosos cireneos, camino del Calvario,
seguisteis, no dejasteis a Jesús solitario,
elevasteis vuestra cruz junto a su cruz unida.

Rebosa ya el rosal de rosas escarlatas,
la luz del sol tiñe de rojo el cielo,
la muerte estupefacta contempla vuestro vuelo,
enjambre de profetas y justos perseguidos.

Vuestro valor intrépido deshaga cobardías
de cuantos en la vida persigue la injusticia;
siguiendo vuestras huellas, hagamos milicia,
sirviendo con amor la paz de Jesucristo. Amén.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s