El papa es el papa.

papa francisco

 

La primera vez que leí Amoris Laetitia me dejó muy mal sabor de boca, no sabría explicar porqué, pero me sentí como si algo se rompiera por dentro. Fue una intuición, un sensus fidei.

En aquella época eran legión los sacerdotes y laicos en los que confiaba y por los que hubiera puesto la mano en el fuego por su defensa de la doctrina. Eran fieles que yo consideraba íntegros. Ha sido esta exhortación y el pontificado de este papa, que como una vez le oí decir a cierto intelectual, más parece un líder sindical que otra cosa, lo que me ha despertado a la situación de la Iglesia y a implicarme con mis oraciones y preocupaciones.

Como decía, en aquella época recurrí a uno de tantos sacerdotes amables que conocía y por los que hubiera puesto la mano en el fuego sobre su formación, doctrina y rectitud. Mi primera sorpresa fue que no veían nada raro en la exhortación, les GUSTABA (HORROR). Así que decidí cambiar de sector. Me fui a un sector simpatizante y que colaboraba con el instituto Juan Pablo II (ese que le han dado el cierre o que han defenestrado a sus miembros “ortodoxos”). Mi sorpresa fue mayúscula porque no sólo no veían nada raro, sino que la interpretaban en línea con la tradición. Algunos de ellos en comandita, sacaron un documento muy , pero que muy sugerente. Se titulaba:

Acompañar, discernir e integrar. Vademécum para una nueva pastoral familiar a partir de la Exhortación Amoris Laetitia. Los autores eran  Juan José Perez- Soba, José Granados y Stephan Kampowski.

Qué bonito título para quedar bien con todos. Vademécum, sonaba a listado medicinal y  Nueva pastoral era la palabra adecuada: ¿ quién quería estar anclado en esquemas viejos, antiguos? Nadie.

Este vademécum fue lo que sirvió a todo el universo neocón como el documento interpretativo oficial de los amores de Leticia. Porque no lo olvidemos, los que están en la verdad son los que aceptan la moral sexual de la Iglesia y los malos, malísimos son los que son rebeldes a la misma. Así dividían , aquellos que les horripilaba la palabra división. Aunque debía quedar claro que ellos estaban en el lado correcto. Y miraban con compasión a aquellos que no tenían la suerte de haber sido educados en la moral correcta.

Como les decía, pude ver que los integrantes de este instituto no iban a denunciar las anormalidades (por llamarlo de alguna manera) doctrinales que emanaba el documento.

En ese momento pensé que realmente este instituto era un timo. En los primeros sacerdotes , como en los segundos solo ví instinto de supervivencia. Sálvese quien pueda.

 

Meses después he podido ir profundizando en escritos de Woytila y de su filosofía. He podido encontrar, respuestas dolorosas a preguntas dolorosas y entiendo un poco, porqué la Iglesia vive esta crisis sin precedentes. No es culpa sólo de JP II, desde luego. Este papa pertenece a ese sector conservador de revoluciones, que trajo muchas novedades con su teología del cuerpo y con su filosofía personalista. Que confundió a tanto católico con su filosofía de la acción contraria a la filosofía del ser, de Santo Tomás. No solo desbancó el tomismo de universidades consideradas tomistas y ortodoxas, sino que las contaminó de personalismo. Es lo que tiene la psicología del neocón: El papa es el papa. Con el papa hasta el final,donde está el papa está la Iglesia. Estas frases repetidas como mantras, ellos las interpretan, como las masas de adolescentes interpretan a las ITGIRLS: Pongámonos sus zapatos, leamos sus libros, viajemos en sus coches y estudiemos lo que ellos estudian.

Dice Alonso Gracián en Facebook:

“Wojtyla no ha contribuido en nada a la filosofía, antes bien, al igual que sus colegas personalistas, lo que ha hecho ha sido confundir a los católicos, alejándolos de la philosophia perennis y acercándolos a Kant, a Hegel, a Husserl…

Wojtyla está muy sobrevalorado, su filosofía está cogida con pinzas, bastante poca cosa.

Lo que consiguió Wojtyla fue alejarse del tomismo. Aceptar elementos accidentales del tomismo, y rechazar elementos sustanciales, no es ser tomista. Wojtyla parte de la filosofía de la acción, que precede al ser, según su pensamiento. Santo Tomás parte del ser, que precede a la acción, según la metafísica clásica y tradicional. Los fundamentos son distintos. Afirmar que Wojtyla supera a Santo Tomás no tiene ningún sentido”

 

 

¿Qué futuro le depara al universo neocón? Ninguno, si sigue en esta linea. Ellos han caído en el liberalismo. Empezaron con la demolición de la doctrina social , política y económica católica. Se mantuvieron en la moral católica sexual porque era lo que decía el papa, adaptado a los tiempos. Ahora les gustan los santos de copas , de bikinis y de carne. El mundo no es el enemigo a combatir, sino el enemigo con el que dialogar y tomar el sol en la playa. Con este pontificado  se les han visto las costuras, como dice un amigo y todo porque solo saben decir: “El papa es el papa”.

Es lo que tiene nuestra amada religión. O la mantienes integra o se desmorona. Todos son cimientos, todos son paredes maestras. No puedes decidir con qué te quedas y con qué no. Es algo que nuestros últimos papas han subestimado. pensar que la Verdad puede fragmentarse.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s