La primera novela de detectives: La piedra lunar

Nueva entrada del maravilloso blog de Miguel Sanmartín

http://delibrospadresehijos.blogspot.com.es/

Pueden enlazarlo también en nuestra sección “que nazcan en el asombro”

El sargento Culf en los acantilados_ William Sharp.jpg

El sargento Cuff en los acantilados. Ilustración de William Sharp (1900-1961).

 

“No hay nada más engañoso que un hecho evidente”.

A. C. Doyle. El misterio del valle de Boscombe

“––¿Sabe usted cómo abrir una cerradura?

––No, en absoluto, me temo.

––A menudo me pregunto para qué vamos a la escuela, dijo Lord Wimsey”.

Dorothy L. Sayers. Veneno mortal

 

Soy abogado, hijo de abogado, nieto de abogado y tengo tras de mí un pasado familiar en el que la profesión jurídica se hace notar. Quizá por ello le tengo cierto cariño a la novela sobre la que voy a hablar, porque en ella veo representada, entre otras muchas cosas, una forma de proceder que me es muy familiar: la indagación que precede y acompaña al litigio; el modus operandi judicial. Me refiero a La piedra lunar (1868) del amigo y colaborador de Dickens, Wilkie Collins. Según Borges “Collins (…) pone en boca de los diversos protagonistas la sucesiva narración de la fábula. Este procedimiento, (…) permite el contraste dramático y no pocas veces satírico de los puntos de vista”. Lo mismo hace el abogado: primero con su cliente (que, por lo regular, le cuenta la mitad de la verdad) y luego con su proceder en los sucesivos interrogatorios a que debe someter a los testigos propios y ajenos. Todo en aras de, primero, acercarse a la verdad (vaya problema, ¿no? “Quid est veritas?”) y luego, articular la mejor defensa posible del cliente (pero siempre, sin dejar de lado la primera finalidad). La fórmula de Collins conduce al lector a actuar como un abogado y, en último término, como un tribunal (abogado, fiscal y juez a un tiempo), todo con vistas a averiguar la verdad de lo sucedido y desenmascarar al culpable, a fin de darle su merecido castigo y así restaurar en lo posible la dañada justicia.

Pero la novela de Collins también es mucho más. Y así, es considerada una precursora. De la misma manera que Edgar Allan Poe escribió la primera historia de detectives y el primer misterio en un cuarto cerrado (Los crímenes de la calle Morgue, 1841) o Christianna Brand fue la pionera en el thriller médico (Verde es el peligro, 1943), suele decirse que La piedra lunar es la primera novela policíaca de larga duración en lengua inglesa.

Seguir leyendo…

http://delibrospadresehijos.blogspot.com/2019/08/la-primera-novela-de-detectives-la.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s