Versos a la madre . Por José M. Gabriel y Galán.

fd9fc94a70cdedd6e015f5d42d19aa87

 

Vosotras, madres del Guijo,

fuente de oscuras hazañas,

las que tuvisteis un hijo

dentro de vuestras entrañas;

Las que supisteis cuidarlo

entre desvelos y penas;

Las que supisteis criarlo

con sangre de vuestras venas;

las que debéis siempre ser

el ángel de vuestro hogar;

las que enseñáis a crecer;

las que enseñáis a rezar;

las que vivís suspirando

con afanes infinitos

noche y día trajinando

por el pan de los hijitos,

y con semblante risueño

su mitad les entregáis,

y si el pedazo es pequeño

también el vuestro le dais;

vosotras, madres amantes,

fuentes de amores benditos

¡ Vivid siempre vigilantes

por el bien de los hijitos!

Quien tanto los ha de amar,

¿ ha de dejarlos marchar

por sendas de perdición?

Prendas que son tan queridas

y cuestan mil sacrificios,

¿ quién querrá verlas hundidas

en el fangal de los vicios?

¿ De qué servirá criarlos

con cariño maternal,

si logra el vicio arrojarlos

a los abismos del mal?

¡ Ay de la madre que olvida

lo que Dios le ha confiado!

¡ Ay la que trae a la vida

un blasfemo o un malvado!

Porque si esa madre ha sido

culpable de tanto mal,

de Dios le caerá en su oído

esta sentencia fatal:

¡No fuiste mujer bendita

que al mundo dio un hijo bueno;

fuiste víbora maldita

que al mundo diste veneno !

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s