Hablemos de valores o del “arte” de diluir la fe y ocultar a Cristo(I)

Max_Scheler

 

No es casualidad que los colegios, universidades que en algún momento pudieron ser católicos ahora se ocultan tímidamente tras un ideario en el que la palabra  “valores” es la única que demandan. Dice Rafael Gambra que el término  “valor” o  “valores” es un recurso universal para diluir lo que no se quiere declarar expresamente o para enmascarar lo que se dice. Y en esas estamos los católicos, diluyendo, enmascarando… y a eso algunos lo llaman astucia. No declarar abiertamente tu catolicidad para atraer a más gente (qué curiosa visión de la realidad) , para que se sientan integrados los que no creen y así a costa de ocultar y de integrar se pierde la fe por el camino y muchos colegios, se avergüenzan de decir y confesar lo que son. Y así dejan la palabra “virtud” para la clase religión. Es lo que tiene el liberalismo de tercer grado. Separarlo todo, la vida pública de la privada, la política de las creencias, la enseñanza de la catolicidad, pero para que no nos acusen , reservemos una pequeña parcela para Dios y así todos contentos. ¡Qué curiosa visión de la realidad! Aunque yo diría  ¡qué incoherencia!, pero cómo he dicho antes, es lo que tiene el liberalismo de tercer grado, círculos cuadrados…

No es casualidad que la enseñanza católica haya desaparecido de España, como tantas cosas, es lo que trae la aconfesionalidad . Ocultar prudentemente a Dios de la vida pública, no vaya a ser que nos traten de fundamentalistas intolerantes o como algunos dicen de clericales (1) . Y en esas estamos dejando a Dios para las sacristías y pretendiendo que nuestra “luminosa” vida de católicos ilumine radiantamente a los que no creen. Sólo nuestro testimonio de sonrisas y amabilidad conseguirá lo que Cristo no consiguió, ser aceptado por todos . Vana ilusión.

Sigue Rafael Gambra señalando que “en el prospecto de cualquier universidad o colegio, como mucho se encontrará una vaga alusión a la educación en  los valores inspirados  en el humanismo cristiano”. Y esto sigue Gambra señalando es lo que siempre se llamó “respetos humanos” o la pérfida creencia que el éxito será mayor si ampliamos la base ocultando entre vaguedades la intención apostólica. Muy certero el profesor Gambra en su diagnóstico que hoy se ha cumplido cien por cien en nuestro panorama educativo.

(El que se avergüenze de Mí ante los hombres, yo me avergonzaré de él ante el Padre que está en los Cielos)

Artículo de Rafael Gambra (primera parte)

A vuelta con los valores

 

El término ‘valor” o “los valores” está muy de moda, Es un recurso casi universal para diluir lo que no se quiere declarar expresamente o para enmascarar lo que se dice. Será difícil que abráis página de un periódico o que leáis un anuncio de una institución o colegio o la declaración de intenciones de una asociación o partido sin encontrar una referencia a “los valores”. Valores humanos, valores éticos, valores democráticos, valores de la tole rancia, valores del progreso, etc. Lo que no encontraréis nunca es una alusión expresa al catolicismo, o simplemente a una religión concreta. En el prospecto de cualquier colegio o universidad católica que se funde lo más que encontrareis es una  vaga  referencia a una educación ‘en los valores inspirados en un humanismo cris- tiano‘. Esto es producto las más de las veces de lo que se llamó ”respetos humanos“ o de la pérfida creencia en que el éxito será mayor si se amplía la base ocultando entre vaguedades la intención apostólica (‘del que se avergüence de Mí ante los  hombres, Yo me avergonzaré ante el Padre que está en los Cielos‘).

Ahora mismo, por iniciativa de UNICEF (liberal-laicista) y de las distintas consejerías autónomas de Educación, la secta Brahma Kumañs (panteísta hindú) acaba de editar un manual para educadores que enseñen los “valores humanos” a través del programa “Valores para Vivir“. Se trata de un método para erradicar la enseñanza religiosa, especialmente la católica.(2)

 

Pero en esto del valor hay algo más que una mera argucia terminológica. Puesto que bajo el velo de ”los valores” se albergar cosas tan importantes como la religión, la moral, el honor. . . resulta obligado preguntarse ¿qué es en ‹definitiva el valor?

 

Hace unas décadas el término valor (o valores) se aplicaba habitualmente a los títulos o documentos bursátiles o al precio dinerario de los objetos. Aplicado a las personas se significaba, en sentido estricto, la virtud de la fortaleza (o valentía), es decir, la capacidad de enfrentarse a adversidades o peligros; y en sentido amplio al conjunto de virtudes que determinaban el valor o la valía de esa persona (personas valientes y valiosas).

La inmensa difusiõn de la noción de valor en el lenguaje común se debió al sistema filosófico llamado Teoría de los Valores o axiología (de axos, valor, en griego) cuyo sistematizador fue, a principios de siglo, el alemán Max Scheler. En su origen esta teoría se dirigió contra el positivismo materialista que dominaba en la mentalidad de los científicos, en la ciencia físico- matemática. Para esta mentalidad sólo es real lo que de algún modo es tangible (asequible a los sentidos), cuantificable y mensurable. Lo que excede de esto (la bondad, la belleza de las cosas, incluso los olores, colores, sonidos . . .), no son sino reacciones subjetivas que sõlo se dan en las mentes sobre las que actúan esos átomos o vibraciones materiales.  (…)

Max Scheler y los axiólogos opusieron a este reduccionismo positivista una curiosa división de la realidad entre ser y valor. Ser sería lo que los científicos reivindican como sola realidad, lo cognoscible por la experiencia sensible y cuantificable racionalmente. Un valor, en cambio, seria algo inasequible a los sentidos y a la razón, algo que sõlo es objeto de una intuición emocional; se da unido a un ser, pero puede separarse de él. La realidad se compone así de ser Y de valor; aquél se conoce por los sentidos y la razõn, éste se intuye mediante una capacidad estimativa, valoral.(Continuará)

 

http://www.fundacionspeiro.org/verbo/1998/V-369-370-P-835-840.pdf

(1) En muchos ambientes reivindicar que Dios esté en la vida pública es clericalismo. Que haya un partido católico es la mayor aberración para estos católicos liberales. Alvaro Dors reivindicaba un partido católico beligerante , que protegiera a la Iglesia.

(2)Este artículo se escribió en 1998, pero hoy seguimos en la misma linea(Me recuerda a los convenios que muchos colegios hacen con la ONU  para celebrar el día de la mujer y visten a los niños con camisetas de colores y ponen a los más guapos en la foto defendiendo los “valores” de moda. Ante todo ocultar la catolicidad. “Seamos inclusivos y pluralistas, tolerantes y libres” parecen decir.

¿Pero cómo pueden llegar a contaminar estas ideas tan contrarias a la realidad, el pensamiento católico? Quizás podemos encontrar una explicación en la poderosa influencia que el pensamiento de Karol Wojtyla ejerció :

“Para la fenomenología todo lo que se presenta corpóreamente es objeto de experiencia. Así existe no solo la experiencia sensible, sino la experiencia estética, moral o religiosa. Son precisamente estas últimas las que captaron la atención de Wojtyla desde el principio de su carrera académica. No es sorprendente por tanto que la fenomenología, sobre todo la elaborada por Max Scheler, haya suscitado su atención desde el comienzo de su actividad intelectual”(tesis doctoral de José Luis Marín Moreno).(3)

En este punto ya sabemos cómo funciona la cabeza del papólatra.

(3)https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/117598/TJLMM.pdf;jsessionid=13E35281DF873190D776B17518A6DFD3?sequence=1

 

 

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s