La Verdad os hará libres.

icono-cristo-pantocrator

 

Enseñanza tradicional de la Iglesia Católica sobre la libertad religiosa

Magisterio Papa León XIII:

«En primer lugar examinemos, en relación con los particulares, esa libertad tan contraria a la virtud de la religión, la llamada libertad de cultos, libertad fundada en la tesis de que cada uno puede, a su arbitrio, profesar la religión que prefiera o no profesar ninguna. Esta tesis es contraria a la verdad».

«Considerada desde el punto de vista social y político, esta libertad de cultos pretende que el Estado no rinda a Dios culto alguno o no autorice culto público alguno, que ningún culto sea preferido a otro, que todos gocen de los mismos derechos y que el pueblo no signifique nada cuando profesa la religión católica. Para que estas pretensiones fuesen acertadas haría falta que los deberes del Estado para con Dios fuesen nulos o pudieran al menos ser quebrantados impunemente por el Estado. Ambos supuestos son falsos. »

«la libertad de cultos es muy perjudicial para la libertad verdadera, tanto de los gobernantes como de los gobernados.» (León XIII, Encíclica Libertas praestantissimum, 1888, 15)

Magisterio Pío XI

«La consideración de este doble derecho de las almas es lo que nos movía a decir hace poco que estábamos alegres y orgullosos de combatir la buena batalla por la libertad de las conciencias, no ya (como alguno tal vez sin advertirlo nos ha hecho decir) por la libertad de conciencia, frase equívoca y -de la que se ha abusado demasiado para significar la absoluta independencia de la conciencia, cosa absurda en el alma creada y redimida por Dios». (PÍO XI, Encíclica Non abbiamo bisogno, 50)

Error condenado en el Syllabus

XV. Todo hombre es libre para abrazar y profesar la religión que guiado de la luz de la razón juzgare por verdadera.
(Letras Apostólicas Multiplices inter, 10 junio 1851)
(Alocución Maxima quidem, 9 junio 1862)

 

————————————————————————————————————————————–

Para   Pablo VI «la libertad religiosa es una cuestión vinculada a la verdad de la persona humana».

Además,  Juan Pablo II escribió en la carta encíclica Redemptoris missio de 1990 que «la libertad religiosa es la base de todas las demás libertades, es un requisito indispensable para la dignidad de todo hombre. No es un derecho entre otros, sino que constituye la garantía de todas las libertades que garantizan el bien común de las personas y los pueblos».

Por su parte, Benedicto XVI señaló en el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2011 que «el derecho a la libertad religiosa está arraigado en la dignidad de la persona humana como un ser espiritual, relacional y abierto a lo trascendente. Por lo tanto, no es un derecho reservado solo para los creyentes sino para todos, porque es la síntesis y la cumbre de otros derechos fundamentales».

En 2011, el ahora Papa Emérito también denunció que «desafortunadamente, todavía hay episodios frecuentes de negación de la libertad religiosa en el mundo que se manifiestan en formas dudosas de religión, como el sectarismo o el fundamentalismo violento, en la discriminación religiosa e incluso en las manipulaciones ideológicas secularistas».

Por ello, Ratzinger señaló que «se necesita un laicismo positivo de las instituciones estatales para promover la educación religiosa, una manera privilegiada de permitir que las nuevas generaciones se reconozcan como hermanos y hermanas, con quienes caminar juntos y colaborar».

En este sentido, el documento insiste en que «los gobiernos deben, entre todas sus tareas, proteger, y defender los derechos humanos, como la libertad de conciencia y la religiosa».

Para el  papa Francisco, la religión auténtica, desde dentro, debe poder dar cuenta de la existencia del otro para fomentar un espacio común, un entorno de colaboración con todos, en la determinación de caminar juntos, orar juntos, trabajar juntos, Para ayudarnos juntos a establecer la paz», escribió en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium de 2013.

 


Nota del blog:

Está clara la contradicción entre las enseñanzas anteriores al CVII y las enseñanzas posteriores, por mucho que Dignitates humanae afrmara en uno de sus párrafos que la doctrina católica tradicional sobre la libertad religiosa se mantenía íntegra.

Lo que para León XIII era una libertad contraria a la verdad, el resto de pontífices como Juan Pablo II, Benedicto XVI y Pablo VI era la base para las demás libertades.

La doctrina bimilenaría se empezó a atacar desde las más altas esferas desde hace muchas décadas. Luego algunos “buenos” empezarán a quejarse de la apostasía, del indiferentismo religioso, del relativismo…cuando han sido las mismas tesis planteadas por ellos, las que nos han conducido a esta situación.

Detrás de estas tesis se vislumbra la teoría del cristiano anónimo que tanto daño ha hecho a la Iglesia, se vislumbra la sombra de Maritain, con su nueva cristiandad, en la que el “nuevo” cristiano podrá llegar a un consenso tan “civilizado” en el que la convivencia entre cristianos y apóstatas será el gran logro. Por supuesto Cristo será una de las muchas opciones, La Iglesia libre en el Estado libre como les gusta decir a tantos neomaritaineanos.

 

“La Verdad os hará libres”, esta frase ha sido olvidada y nuestros pastores ya no conocen la Verdad . Engañan al hombre diciéndoles que pueden encontrar la libertad al margen de Cristo.

 

 

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=34741

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s