Puntos de reflexión por Alonso Gracián.

CATHOLICVS-Santa-Misa-New-York-Holy-Mass-4

 

Cuando ves que todos van cayendo como moscas en el subjetivismo, en las redes de la “misericordia” humana, que no divina, en querer salvar a todos para no tener que evangelizar, no condenar el error porque rompe la “unidad”…Simplemente no les gusta el mensaje católico y ellos creen poder mejorarlo. Les dejo con los puntos de reflexión de Alonso Gracián:

Lo objetivo, piedra de tropiezo.— Kierkegaard lo combate en cuanto ley universal, que debe suspenderse en función del individuo. Unamuno se revuelve contra la realidad: «Lo objetivo, ¡esa palabra que tanto odio!», dice. El personalismo se queja de Santo Tomás: lo encuentra demasiado objetivista, dice Karol Wojtyla. Husserl desactiva los saberes heredados, en pos de una supersubjetividad para iniciados y especialistas del yo. Heidegger quiere un dios tan subjetivo, que tenga el ser tachado. Viktor Frankl promueve un sentido de la vida para cada cual, a descubrir por cada cual. Amoris laetitia pretende añadir a la ley moral un plus creativo de subjetivismo, el de la conciencia única e irrepetible de Rahner.

 

.-El espejismo existencial.—Conocer el ser no como ser sino como valor. En esto consiste el nihilismo de los axiólogos católicos. Lo copiaron de los existencialistas, lo introdujeron en la mente católica, lo exportaron y lo exportan al mundo bajo apariencia piadosa de evangelización. ¿Hasta cuándo no despertará el católico, formado o formador, de esta ilusión antimetafísica?

-Se veía venir.— No nos extraña la deriva materialista del personalismo. ¿Adónde querían llegar, negando el alma, sino a mucha teología del cuerpo y a poca teología del estado de gracia?

.-Spes inanis, esperanza vana.—Reza la Empresa 15 de Don Juan de Borja. La pintura es elocuente: una mano que, pretendiendo apoyarse, se hiere; toma la caña de bambú quebrada y es en balde, porque se raja y sangra y no logra apoyarse, sino quebrarse y caer.
Eso decimos nosotros del proyecto fenomenológico, spes inane. Porque poner la tradición entre paréntesis no es apoyo, ni es sustento de verdad, ni es razonable. Más bien es caña que se quiebra y hiere, y hace caer. Y no precisamente al cielo, sino al subjetivismo más cortante.

-La impunidad del error, por el misteriosismo.— Opina Heidegger que «la razón es la más tenaz enemiga del pensar». Y se pregunta uno cómo el pensar sin razón no causa desasosiego, remordimiento, desazón. ¿Puede la causa segunda, siendo racional, renegar razonablemente de su esencia? Pero peor aún es la locura del teólogo que, por pensar en modo heideggeriano, se vuelve misteriosista y deja a un lado su razón, enemistándola con el dato revelado.

 

https://www.facebook.com/AlonsoGracian?fref=hovercard&hc_location=chat

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s