La ambigüedad, es ruina de la política, y ruina de la Iglesia. Porque es confusión, incertidumbre, abatimiento y división.

Piton.jpeg

Sirva estas frases sacadas del Facebook de Alonso Gracián para resaltar que desde hace más de 50 años, no sólo somos víctimas los fieles sencillos de malas interpretaciones, sino de documentos ambiguos en los que coexisten afirmaciones correctas e incorrectas. De esta ambigüedad en los documentos no puede derivarse sino malas interpretaciones.

Es curioso como amplios sectores católicos han mantenido intacta la doctrina de la moral matrimonial gracias a la publicación de Humane Vitae, pero han sido víctimas de la ambigüedad en toda la doctrina social de la Iglesia y del liberalismo. Han oscurecido  las relaciones Iglesia- Estado, la confesionalidad del Estado, las obligaciones del Estado para con la Iglesia. Es curioso como reinterpretan o malinterpretan todo la doctrina anterior al concilio desarrollada ampliamente por León XIII, Pío IX y la oscurecen con sus sofismas.

Dice Alonso Gracián:

El problema, por tanto, de lo ambiguo, no es que se declare correcta una de sus interpretaciones, y la otra incorrecta. Porque aun en este caso, la ambigüedad, en sí misma, permanece en la expresión, que sigue siendo incierta, por más significados correctos que se le añadan de una parte. La parte contraria permanece tercamente, por la propia naturaleza corrupta (por su forma alterada) de la ambigüedad.

Debe distinguirse bien la ambigüedad de la malinterpretación, que es una interpretación incorrecta de algo, no la elección de una de las acepciones de la múltiples que ofrece la ambigüedad.

El que mal interpreta es el sujeto, que entiende mal el asunto, por diversos factores. La ambigüedad, sin embargo, por sí misma, produce interpretaciones diversas que coexisten.

La única alternativa es corregir la forma, suprimir la ambigüedad. Es decir, la única salida es reformar el pasaje, de manera que pase de ser oscuro a ser claro, de manera que su propia incertidumbre externa e interna quede disuelta, de manera que su ambigüedad quede deshecha y deje de tener efectos perniciosos.

Mientras la expresión sea ambigua, produce confusión por su propia corrupción. La única alternativa a la ambigüedad, por tanto, no es resaltar uno de sus significados, sino suprimir la ambigüedad misma mediante una re-forma.

La ambigüedad, en sí misma, es mezcla, amalgama. Curiosamente, la mezcla, la indefinición, se relaciona, también, con el liberalismo, porque el liberalismo es ambigüedad metafísica, ambigüedad antropológica, ambigüedad filosófica, y sobre todo ambigüedad política. Y no hay nada más ambiguo, en lo político, que el liberalismo de tercer grado. No es de extrañar que el liberalismo congenie con doctrinas de poca precisión, a las que quiere hacer convivir. La ambigüedad política, es decir el liberalismo consiste en afirmar que una sociedad puede ser gobernada por dos cabezas, una pública y otra privada, separadas cada una por su lado, como dos interpretaciones contrarias en un mismo término. Es el monstruo bifronte, la Amphfisbena, la serpiente de dos cabezas, a la que Esquilo en su Agamenon denomina Escila de los acantilados, ruina de los navegantes.
La Anfisbena, la sierpe ambigua, la ambigüedad, es ruina de la política, y ruina de la Iglesia. Porque es confusión, incertidumbre, abatimiento y división.

Nota del blog:

El Capítulo VIII de AL es el paradigma de la ambigüedad.

El ecumenismo postconciliar solo puede explicarse desde la ambigüedad doctrinal y el relativismo dogmático.

El oscurecimiento del concepto de libertad, dignidad humana y tantos otros sólo puede entenderse desde filosofías personalistas que han intentado modernizar el tomismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s