El reinado social de Cristo será también el reinado social de María

Santa_Maria__Reina_-e1408621388898

 

Roberto de Mattei.

El triunfo del corazón inmaculado de María es ante todo la voluntad de Jesús a la cual quiere ajustarse la de María y que Ella misma en Fátima nos anuncia, nos promete y nos llama a realizar. Por esta razón, el reinado social de Cristo será también el reinado social de María.

La inminencia de la santa Natividad nos lleva a reflexionar sobre un gran ideal que debe motivar a los católicos: la instauración del reinado social de Cristo. Este ideal es consecuencia de la naturaleza y la misión de la Iglesia. A pesar de las posibles dejaciones de los hombres que la gobiernan, también en los tiempos de mayor oscuridad la Iglesia continúa resplandeciendo y siendo reconocible gracias a las notas que la distinguen: es una, santa, católica y apostólica, y siempre visible. Es más, Jesucristo ha conferido a su Cuerpo Místico la forma exterior de una sociedad humana. Y no sólo a su Cuerpo; el Papa es y debe ser visible, y asimismo la Fe, el derecho y los ritos instituidos por Dios .

Si la Iglesia es visible, también es visible su misión. Eso quiere decir que la Iglesia no reduce su misión a la salvación individual de las almas, sino que la extiende a la salvación de los pueblos, de las naciones, de toda la sociedad, conforme al mandato de Jesucristo de anunciar el Evangelio a todos los pueblos ( Mt.28,19) y hasta los extremos de la Tierra (Hch. 1, 8 ). La Iglesia es católica porque su naturaleza es universal y difunde su mensaje salvífico a toda criatura en todo tiempo y lugar. No se trata sólo de la posibilidad de una difusión en el mundo, sino de una difusión real que debe poner de manifiesto a todo el mundo la divina verdad de la Iglesia.

Es cierto que antes del fin del mundo, como dice el Evangelio, «se escandalizarán muchos» (Mt.24,10), pero el fin del mundo no llegará hasta que todos los pueblos y el propio pueblo de Israel hayan entrado en la Iglesia. Por eso dice San Pablo: «No quiero que ignoréis, hermanos, este misterio –para que no seáis sabios a vuestros ojos–: el endurecimiento ha venido sobre una parte de Israel hasta que la plenitud de los gentiles haya entrado; y de esta manera todo Israel será salvo» (Rm. 11, 25-26).

De estas palabras del Apóstol de los Gentiles podemos deducir que vendrá un tiempo en que no sólo se instaurará en el mundo una catolicidad relativa, sino también una catolicidad absoluta, porque el Evangelio se habrá extendido a la totalidad del mundo. Y, si habrá una época del Anticristo, también habrá una época del reinado social de Cristo.

Quienes aun reconociendo a Cristo niegan la Iglesia, o si incluso sin negarla la consideran invisible como los protestantes y los modernistas, niegan la misión pública de la Iglesia y rechazan el reinado social de Cristo. La idea de los modernistas, de los protestantes y de sus precursores es la de una Iglesia puramente espiritual nacida de un pacto o contrato social y reducida a una comunidad de predestinados, que serán irremediablemente perseguidos sin salir jamás victoriosos. La esjatología que se deriva de ese concepto es una teología de la historia catacumbalista y victimista que rechaza la misión católica de conquistar a toda la sociedad y someterla a Cristo. Todas las sectas protestantes creen que habrá una época histórica del Anticristo pero no creen en una época de reinado social de Cristo.

Hoy en día la esjatología católica rechaza el reinado social de Cristo porque se basa en la teología de la historia protestante y modernista. El proceso de secularización, de laicización de la sociedad, se considera irreversible. De ahí se deriva una doble tentación: la primera consiste en llegar a entenderse con un mundo secularizado, de buscar un Cristo inmanente a la historia, de divinizar la historia, siguiendo los pasos de Teilhard de Chardin. La segunda, en rechazar el mundo creando comunidades de elegidos que aguardan el fin de los tiempos. En ninguno de los dos casos se combate el mundo, porque no se cree en el deber de cristianizarlo, de edificar una civilización cristiana sobre las ruinas del mundo moderno.

Esta no procede solamente de una teología de la historia errónea, sino que se funda también en una actitud psicológica y espiritual errónea. Muchos católicos aceptan el mundo moderno o huyen de él sin combatirlo, porque les parece que ya no se puede hacer nada. Han perdido la confianza, que es la virtud de la esperanza corroborada con la fe, de la cual habla Santo Tomás de Aquino (Summa Theologiae, II-IIae, q. 129, art. 6 ad 2). Y junto con la confianza han perdido el espíritu combativo.

Es cierto que la hora triunfal de la Iglesia vendrá precedida de un gran castigo, porque el mundo contemporáneo no ha imitado el ejemplo de los ninivitas, que se convirtieron y salvaron, sino el de los habitantes de Sodoma y Gomorra, que se negaron a convertirse y fueron exterminados. La teología de la historia nos enseña que Dios no sólo premia y castiga a los hombres, sino también a la colectividades y agrupaciones sociales: las familias, las naciones y las civilizaciones. Y, mientras que los hombres tienen a veces su premio o su castigo en la Tierra, y en todo caso siempre en la eternidad, las naciones, que no tienen vida eterna, son castigadas o premiadas en este mundo.

El proceso revolucionario supone una trama de ofensas a Dios que, concatenándose a lo largo de los siglos, forman un pecado colectivo único, una apostasía de los pueblos y las naciones. Y como todo pecado tiene su castigo, la esjatología cristiana nos enseña que a los pecados colectivos siguen grandes catástrofes históricas que sirven para expiar los pecados públicos de las naciones. Con todo, Dios no deja de ser infinitamente misericordioso ni siquiera cuando es infinitamente justo, y la teología de la historia nos demuestra que desde la creación del universo hasta el fin del mundo ha habido y habrá pecados inmensos a los que seguirán actos de inmensa misericordia divina. La historia del universo se inaugura con un pecado supremo, la rebelión de los ángeles, pero también desde aquel momento empieza a esbozarse en la historia el papel de Nuestra Señora, que está destinada a aplastar la cabeza de Satanás y los ángeles rebeldes. El pecado de los hijos de Adán corrompe a la humanidad, que se degrada hasta el Diluvio Universal, pero tras éste viene también el pacto de Dios con el pueblo elegido. El pueblo elegido se manchará con el pecado del deicidio, pero la Pasión de Cristo redime al género humano, y del costado traspasado de Cristo nace la Iglesia, y de ésta la gran civilización cristiana medieval.

El pecado de la Revolución que ha contenido a lo largo de los siglos el desarrollo de la civilización cristiana y nos ha llevado a la ruina espiritual y moral de nuestros tiempos no puede dejar de suscitar una reacción que, sostenida por la gracia divina, conducirá a la realización en la historia del gran plan de la Divina Providencia. Ese plan es el reinado social de Jesús y de María.

Jesucristo –explica Pío XI en la encíclica Quas primas– es Rey por gracia y por conquista, y si su Reino no es de este mundo porque no deriva de éste su legitimidad, no deja por ello de extenderse a este mundo en que vivimos. No sólo tiene el derecho a reinar sobre las instituciones, las leyes y las costumbres de la sociedad humana, sino que quiere ejercer de facto ese derecho. Son innumerables las razones por las que desea ejercerlo, pero la principal es que Jesús quiere que reine juntamente con Él su Santa Madre María, que estuvo oculta al mundo hasta el momento de la Encarnación mas ahora debe se conocida, aclamada y proclamada como Reina de todo el orbe. El triunfo del Corazón Inmaculado de María es ante todo la voluntad de Jesús a la cual quiere ajustarse María y que Ella misma en Fátima nos anuncia, nos promete y nos llama a realizar. Por esta razón, el reinado social de Cristo será también el reinado social de María.

https://adelantelafe.com/el-reinado-social-de-cristo-sera-tambien-el-reinado-social-de-maria/

Un comentario

  1. Me gusta pensar que será como lo prometió Nuestra Señora del Buen Suceso, y que después de un gran y terrible castigo las cosas se arreglarán.
    Su inmaculado Corazón triunfará, ella promete y cumple.
    Pero no creo que Francisco haga la consagración de Rusia (…), (editado)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s