Hermenéutica, hermenéutica… Pero luego digamos, hagamos y creamos lo contrario que algo quedará.

libertad.png

 

No conozco al  Cardenal Piacenza presidente de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada , pero después de leer unas declaraciones suyas respecto a la libertad religiosa no deja de dejarme extrañada algunas frases suyas.

En primer lugar  tengo que decir algo, que llevo pensando hace mucho tiempo y es el tema del lenguaje. Desde que nuestros pastores han dejado de hablar en sentido católico ya no sabes ni de qué están hablando, la verdad y no deja de ser bastante desesperante.

En primer lugar hablar del concepto de libertad religiosa para declarar la libertad a practicar cualquier religión es erróneo respecto al verdadero concepto de libertad y de religión. Como ya dijimos en entradas anteriores, la Iglesia siempre ha recordado la obligación de los individuos y de las sociedades para la única religión verdadera, que es la católica. Afirmar lo contrario es liberalismo, condenado por la Iglesia.

 

La Iglesia siempre ha recordado que la doctrina tradicional es exigir no solo los deberes del Estado para con la Iglesia sino aspirar a  la confesionalidad del Estado,( sobre todo en países de amplia mayoría católica). Decir lo contrario es liberalismo y esta condenado por la Iglesia. Por muchos sabios, filósofos, profesores y demás que se quieran subir al carro de la revolución y decir lo contrario o quieran reinterpretarlo como les dé la ganas, no por eso van a convertir lo que antes era Verdad en algo falso y adaptado a los tiempos actuales. Lo llevamos viendo en la Iglesia durante mucho tiempo. en estos últimos años se ha intentado hacer con el matrimonio (AL), pero por diversas influencias maritenianas y personalistas también en el campo social se lleva mucho tiempo demoliendo el dogma y el verdadero concepto de libertad.

El P. José María Iraburu, en (105) Católicos y política –X. doctrina de la Iglesia. 8, recuerda oportunamente que:

«Niega la doctrina de la Iglesia quien considera que de suyo la confesionalidad cristiana de una nación es ilícita o siempre inconveniente. Y sin embargo, muy lamentablemente, ésta es hoy la opinión más común en los católicos, pastores y fieles.»

No dudamos en afirmar que fundamentar la descristianización jurídico-política de los estados en la inviolabilidad de la dignidad humana, es una soflama, esto es, como enseña la RAE: «una expresión artificiosa con que alguien intenta engañar». (Alonso Gracián)

No en vano podemos decir que el liberalismo es el mayor problema que ahora tiene la Iglesia. No en vano muchos liberales lo son a la fuerza , ya que nadie les ha hecho ver que proclamar la libertad de cultos, la libertad de conciencia, la libertad personal por encima de la ley de Dios, que es adorar al único Dios verdadero, es liberalismo, es el pecado del hombre en el paraíso. Son los imitadores de lucifer y muchos de ellos sin saberlo.

Muchos se escudan en tener mentalidad laical para considerar que la confesionalidad del estado es algo clerical y pasado de moda. No se dan cuenta o sí que con esta postura se están haciendo servidores del diablo.

Dice el cardenal Piacenza  «En la libertad están incluidos, necesariamente, la libertad de pensamiento y la libertad de palabra, la libertad de expresión y la libertad de culto, la libertad de conversión y también la libertad de distanciarse del elemento religioso», precisó el también Penitenciario Mayor.

Debemos decir que todo esto está condenado por la Iglesia en la encíclica Libertas de León XIII:

En primer lugar examinemos, en relación con los particulares, esa libertad tan contraria a la virtud de la religión, la llamada libertad de cultos, libertad fundada en la tesis de que cada uno puede, a su arbitrio, profesar la religión que prefiera o no profesar ninguna. Esta tesis es contraria a la verdad. Porque de todas las obligaciones del hombre, la mayor y más sagrada es, sin duda alguna, la que nos manda dar a Dios el culto de la religión y de la piedad….
… Por esto, conceder al hombre esta libertad de cultos de que estamos hablando equivale a concederle el derecho de desnaturalizar impunemente una obligación santísima y de ser infiel a ella, abandonando el bien para entregarse al mal. Esto, lo hemos dicho ya, no es libertad, es una depravación de la libertad y una esclavitud del alma entregada al pecado….
Considerada desde el punto de vista social y político, esta libertad de cultos pretende que el Estado no rinda a Dios culto alguno o no autorice culto público alguno, que ningún culto sea preferido a otro, que todos gocen de los mismos derechos y que el pueblo no signifique nada cuando profesa la religión católica. Para que estas pretensiones fuesen acertadas haría falta que los deberes del Estado para con Dios fuesen nulos o pudieran al menos ser quebrantados impunemente por el Estado. Ambos supuestos son falsos.
Encíclica Libertas praestantissimum, León XIII

Y dice también Pio IX:

…Y contra la doctrina de las sagradas letras, de la Iglesia y de los Santos Padres, no dudan afirmar: «que es la mejor la condición de aquella sociedad en que no se le reconoce al Imperante o Soberano derecho ni obligación de reprimir con penas a los infractores de la Religión católica, sino en cuanto lo pida la paz pública.» Con cuya idea totalmente falsa del gobierno social, no temen fomentar aquella errónea opinión sumamente funesta a la Iglesia católica y a la salud de las almas llamada delirio por Nuestro Predecesor Gregorio XVI de gloriosa memoria (en la misma Encíclica Mirari), a saber: «que la libertad de conciencia y cultos es un derecho propio de todo hombre, derecho que debe ser proclamado y asegurado por la ley en toda sociedad bien constituida; y que los ciudadanos tienen derecho a la libertad omnímoda de manifestar y declarar públicamente y sin rebozo sus conceptos, sean cuales fueren, ya de palabra o por impresos, o de otro modo, sin trabas ningunas por parte de la autoridad eclesiástica o civil.» Pero cuando esto afirman temerariamente, no piensan ni consideran que predican la libertad de la perdición (San Agustín, Epístola 105 al. 166)
Encíclica Quanta Cura, Pìo IX

Hay que decir que no podemos meternos en la cabeza de este cardenal, para saber exactamente qué significa para él la libertad de cultos. Lo que está claro es lo que significaba para León XIII y para Pio IX.

Es típico en esta época oir de nuestros pastores una cosa y la contraria.

Hace días oía también en una charla de una eminente profesora, recalcar hasta la saciedad que en DH no cambia la doctrina, para en los siguientes minutos defender la aconfesionalidad del Estado, y hacer ver que esa doctrina ya no era necesaria para la libertad de la Iglesia . En la misma charla dejaba bien claro que eso no era liberalismo , sin embargo defendía sin pestañear muchas de las tesis liberales condenadas por la Iglesia unos años antes sin ningún pudor por su parte, ni por la de los asistentes, todos ellos eminentes teólogos protectores de la Verdad, se supone.

Parece ser que para estos doctores , auténtico castigo para la Iglesia, defender una tesis y la contraria es perfectamente válido.

La cuestión de la libertad religiosa fue abordada en Dignitatis Huamanae, uno de los documentos del Concilio Vaticano II. En el mismo se afirma lo siguiente:

Ahora bien, puesto que la libertad religiosa que exigen los hombres para el cumplimiento de su obligación de rendir culto a Dios, se refiere a la inmunidad de coacción en la sociedad civil, deja íntegra la doctrina tradicional católica acerca del deber moral de los hombres y de las sociedades para con la verdadera religión y la única Iglesia de Cristo.

Mantener la fe, la tradición y el magisterio ininterrumpido con tanto lobo merodeando será difícil, pero contamos con la ayuda de Dios, que Él siempre vence.

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33648

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s