Los profetas cobardes, aquellos que “gritan paz donde no hay paz” (Ez 13,10)

FIN-HISTORIA-APOCALIPSIS.jpg

 

Si algo encontró su caldo de cultivo perfecto , en el “espíritu” del CVII , eso fue el liberalismo católico. Podríamos decir, que fue el germen de la mentalidad del católico del Siglo XX y XXI. Por supuesto ayudado de Maritain, que fue leído con avidez por tantos eclesiásticos y alabado por su amigo Pablo VI, uno de los mayores impulsores de este liberalismo católico. También ayudó y mucho la “nueva teología”, condenada por Pio XII . Era esa teología defendida por tantos en los que todo cambia, nada es inmutable y por supuesto también la Verdad cambia. Algo que  llevaron a sus últimas consecuencias. Desde esta perspectiva es fácil ver como frases del Syllabus fueran totalmente ignoradas y no solo eso, sino que todos los que siguieron la estela del concilio buscaron la manera de “borrarlas” de la mente de los católicos.

Es llamativo como nos echamos las manos a la cabeza ante abusos de las leyes salidas de una democracia liberal; el divorcio, el aborto, ahora la implantación de la ideología de género en nuestros colegios…cuando hemos defendido como buenos católicos liberales esta” sana” laicidad, que de sana no tiene nada. ¿O es que acaso no hemos entendido que no existe la sana laicidad, que para el mundo de las tinieblas, solo existe la oscuridad?. Es ese mundo de tinieblas , el que llamando luz a las tinieblas engaña al católico ingenuo y le tienta con sus conciliaciones con el mundo moderno.

“Como puede verse , la actitud propia de la “línea media”, se insinúa sutilmente no sólo en las filas de los laicos católicos sino también en los sacerdotes, que buscan un “tertium quid” entre el mundo moderno y la doctrina de siempre . A la misma sagrada teología dice el cardenal Pie se le pide suavizar, modificar los principios antes invariables; hay teólogos que se agotan estudiando hasta qué punto podrán flexibilizar lo que durante mucho tiempo fue reputado inflexible. Todas las verdades son disminuidas. Si los cristianos de los viejos tiempos retornasen a la tierra , no reconocerían sino fantasmas de cristianismo.

Leemos en la encíclica Quanta cura:

1.se hallan no pocos que aplicando a la sociedad civil el impío y absurdo principio que llaman del naturalismo, se atreven a enseñar «que el mejor orden de la sociedad pública, y el progreso civil exigen absolutamente, que la sociedad humana se constituya y gobierne sin relación alguna a la Religión, como si ella no existiesen o al menos sin hacer alguna diferencia entre la Religión verdadera y las falsas.»

2.Las cuales opiniones, falsas y perversas, son tanto más abominables, cuanto miran principalmente a que sea impedida y removida aquella fuerza saludable que la Iglesia católica, por institución y mandamiento de su Divino Autor, debe ejercitar libremente hasta la consumación de los siglos, no menos sobre cada hombre en particular, que sobre las naciones, los pueblos y sus príncipes supremos; y por cuanto asimismo conspiran a que desaparezca aquella mutua sociedad y concordia entre el Sacerdocio y el Imperio, que fue siempre fausta y saludable, tanto a la república cristiana como a la civil (Gregorio XVI, Epístola Encíclica Mirari 15 agosto 1832).

Contradiciendo y oponiéndose claramente a la encíclica Quanta cura Juan Pablo II defendió la laicidad del estado, defendió la sociedad pluralista y el sano diálogo. No sé a ustedes , pero a mi se me caen los palos de los sombrajos, como dicen vulgarmente. No me extraña que tantos católicos liberales estén encantados con Juan Pablo II . Por supuesto que su discurso no goza de infalibilidad, pero todos conocemos la mente del ultramontano , basta que lo diga el papa para pensar como él y repetirlo sin parar.

Juan Pablo II:

El Santo Padre comenzó constatando que «las normas legislativas y la igualdad de derechos son características esenciales de cualquier sociedad moderna que quiere salvaguardar y promover verdaderamente el bien común».

«En el cumplimiento de esta tarea –explicó– la separación clara entre la esfera civil y la religiosa permite a estos sectores ejercer eficazmente las responsabilidad propias, con respeto mutuo y completa libertad de conciencia».

«En una sociedad pluralista, la laicidad del Estado permite la comunicación entre las diferentes dimensiones de la nación –siguió aclarando–. La Iglesia y el Estado, de este modo, no son rivales, sino socios: en un sano diálogo pueden alentar el desarrollo humano integral y la armonía social».

«La nación de este modo se beneficia de la esperanza y de las cualidades morales que encuentran su fuerza en las profundas convicciones religiosas de la gente», insistió.

(1)

 

Claramente vemos como se operó un cambio radical, una ruptura que fue bendecida por la mayoría. Había un parásito que se había apoderado de la mente de tantos y tantos incluso de nuestros papas.

No estoy poniendo en duda el magisterio, las encíclicas de Juan Pablo II, sólo intento acercarme a la verdad y comprender porqué tanta gente que conozco abraza el catolicismo liberal , abraza la democracia laicista y salvadora, abraza la licitud de todas las religiones. Y lo que veo es que hace décadas, la modernidad se apoderó de la mente católica. El conciliar la Iglesia con el mundo fue una tentación a la que sucumbieron aquellos que debían haber resistido.

Una de las características del liberal católico es el voluntarismo. Ellos sólo creen en lo que pueden alcanzar por sus propias fuerzas, por lo que hablar de que las naciones y los gobernantes se arrodillen y legislen teniendo en cuenta al divino legislador lo ven imposible, por lo que piensan que Dios no puede pedir eso, olvidando que lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios, porque Dios lo puede todo. Sólo necesitamos corresponder a su gracia y ser fieles instrumentos suyos.

(1)http://es.catholic.net/op/articulos/44659/cat/418/juan-pablo-ii-aboga-por-una-adecuada-separacion-iglesia-estado.html#modal

 

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s