Ideología de género en nuestros colegios por gentileza de nuestros gobernantes, muchos de ellos apóstatas.

IMG-20181020-WA0020

 

La primera vez que leí la encíclica Libertas de León XIII, noté una sacudida y pensé: “Esto no puede decir la Iglesia, la Iglesia no puede hablar en esos términos”. Tengo que decir que yo era una de esas católicas liberales , que asisten a misa con frecuencia, pero para las y los que el concepto de libertad es intocable. Por supuesto nadie me había hablado de los derechos de Dios, ni de Dios como legislador divino. No, todo debía girar alrededor del hombre, de su paz interior, de su bienestar , de su santidad como mera satisfacción personal. Por encima de todo había que ser feliz y todo se adaptaba al hombre.

Como les digo, al leer la encíclica Libertas descubrí un nuevo mundo, una nueva Iglesia , un nuevo Evangelio que no era el que oía predicar en las Iglesias, descubrí una Iglesia Madre celosa de las almas, Madre celosa de la pureza de la Verdad, porque en ella había contradicción entre las tinieblas y  la luz. Descubrí una Iglesia hermosa, arrebatadora, la Esposa legítima y por otro lado veía cómo nos intentaban imponer a la adúltera, a la liberal, a la que negocia con Belial, a la madre falsa que quiere dividir a su hijo porque lo que tiene es algo muerto . Descubrí una Iglesia, la verdadera, intolerante con el error porque como dice en Corintios, 6.:

“No unciros en yugo desigual con los infieles! Pues ¿qué relación hay entre la justicia y la iniquidad? ¿Qué unión entre la luz y las tinieblas? 15. ¿Qué armonía entre Cristo y Beliar? ¿Qué participación entre el fiel y el infiel?”

Descubrí una Iglesia que llamaba a las cosas por su nombre y que el sí era sí y el no era no. Que no se avergonzaba, ni le escandalizaba pintar al arcángel San Miguel metiendo una lanza por el ojo al demonio o representar a San Ignacio pisoteando a Lutero o a Santiago matando moros o a la Virgen del rosario “bombardeando” con balas a los turcos, balas que simbolizan las cuentas del rosario.

Ví que durante todos estos años habíamos sido víctimas de un “conservadurismo”, que quizás había dado un rodeo antes de llegar al precipicio, pero que no había terminado de darse cuenta de la fatalidad hacia la que nos dirigíamos.

Es muy llamativo el último libro de conversaciones de Benedicto XVI en el que pudiendo reconocer la dirección fatal en la que habían sumergido a la Iglesia junto a otros muchos teólogos, reconoce que en ningún momento tuvo remordimientos de conciencia sobre lo que estaban haciendo. Para ellos esta nueva teología que despreciaba la Verdad inmutable, esta teología que había convertido a la Iglesia en un erial, esta teología que llevó a la perdición a tantas almas, pues eso, que era lo que tenían que hacer. Por lo visto el cardenal Frings, uno de los promotores de esta devastación sí que tuvo remordimientos, y no le dejaba dormir por las noches…

Llevamos décadas llamando al mal bien y al bien mal, llamando luz a las tinieblas, cambiando la Verdad de Dios por la mentira. ¿Acaso creíamos que saldría bien?

 

La ideología de género que quieren imponer a nuestros hijos es fruto de despreciar la doctrina social y política de la Iglesia por parte de los mismos católicos. No se dan cuenta que con la bestia liberal no caben las medias tintas.

Cuando el derecho de Dios desaparece, no queda sino el derecho del hombre; y el hombre no tarda nunca en encarnarse en el poder, en el Estado, en el Cesar.

Tal es el fin de la aventura. Desde el momento en que la sociedad y el Estado se niegan a reconocer una instancia superior, comienzan a hacerse tiránicos. El Estado liberal no puede sino encaminarse decididamente hacia el totalitarismo.(Cardenal Pie)

Es lo que hizo el PP en política y lo que en la Iglesia llevan haciendo nuestros pastores. Presentarse como los buenos, pero sin comprometerse demasiado con la Verdad, no vaya a ser que nos persigan.

Y así en política tenemos a la bestia liberal que nos gobierna y en la Iglesia tenemos a Francisco. Dios nos proteja y nos abra los ojos.

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s