Defender la laicidad del Estado es cosechar relativismo

grouchomarx1

Sigue Maritain contaminando el pensamiento y la realeza del bien común en sentido católico para transformarlo en pluralidad de opiniones y en Estado laico.

Por una parte se denuncia la dictadura del relativismo, y por otra se defiende la separación de la Iglesia de Cristo y el estado.

¿No se dan cuenta que si se defiende la laicidad se cosecha relativismo?

Es de lógica que un estado no católico legisle a favor del divorcio, del aborto, de la eutanasia y de tantos otros males.
Si estamos en contra de estos males, hay que estar en contra de la separación de la ley moral (y del orden de la gracia, que lo hace posible) de la ley civil, que es lo propio de un estado laico.
Defender la separación de la Iglesia del estado, separar el orden de la gracia del orden civil, pero en cambio estar en contra del aborto, de la eutanasia o de la ideología de género, es un sinsentido. Es aprobar las premisas pero condenar sus conclusiones.
Realeza de Cristo, ya. Única salida, única alternativa, única lucha.(Alonso Gracián)

Así ya en el 2004 Juan Pablo II abogaba por esta separación, favoreciendo y abonando el terreno para el relativismo que hoy se ha apoderado de la mente católica:

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 23 febrero 2004 ( ZENIT.org ).- Juan Pablo II aboga por una adecuada separación entre la Iglesia y el Estado para que los ciudadanos, independientemente de su religión, puedan ofrecer su contribución a la sociedad.(2)

(…)
«En una sociedad pluralista, la laicidad del Estado permite la comunicación entre las diferentes dimensiones de la nación –siguió aclarando–. La Iglesia y el Estado, de este modo, no son rivales, sino socios: en un sano diálogo pueden alentar el desarrollo humano integral y la armonía social». (1)

A veces me he preguntado si defender una cosa y decir la contraria a la vez o en otras circunstancias ha tenido que ser la condición sine qua non para ser papa postconciliar.

Pueden resultar proféticas las palabras de Hilaire Belloc en estos tiempos de penumbra, “La Iglesia Católica es una institución que estoy obligado a tener por divina, pero para los escépticos, una prueba de su divinidad puede encontrarse en el hecho de que ninguna institución meramente humana dirigida con tan artera imbecilidad habría durado un par de semanas.”

 

(1)http://es.catholic.net/op/articulos/44659/cat/418/juan-pablo-ii-aboga-por-una-adecuada-separacion-iglesia-estado.html?fbclid=IwAR00WgUbQaRxw79M0q6gvgAQdlDGo0QR0AxvUw0npKz5Q01h6FD34G5Qcz8#modal

(2) Parece ser que el hecho de profesar la religión verdadera no es ya garantía de absolutamente nada. Lo han repetido tantas veces que ya ni sabemos donde buscar la Verdad. Y a estas alturas , yo me pregunto¿ qué es lo que la Iglesia de Cristo puede ofrecer al mundo? Con estas premisas desde luego ya, ni se sabe.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s