Los derechos de Benita…

plaza de andalucia.jpg

 

Nota de Adelante la Fe: de una forma inusual ofrecemos el testimonio de esta querida amiga, en toda su crudeza y sin correcciones, para que pueda apreciarse mejor su fuerza y autenticidad. Tras sus peculiares formas, se esconden verdades claras y diáfanas. Esperamos sepan disculpar su estilo y puedan llegar al mensaje lúcido de esta mujer. Ella también tiene derecho a expresarse. Hemos censurado con … algunas palabras.

***

Amigos todos, lo primero que quiero es pediros perdón. Me llamo Benita, tengo 84 años, y en el pueblo me conocen porque yo no me callo, yo no, otras sí, ¿pero yo?, yo no, oju menuda soy yo. Me han dicho que no ponga donde vivo porque me puede caer la del pulpo, sólo diré que vivo en Andalucía.

No se ni como me han dejado escribir aquí, con ayuda de mi nieto, el Manolo, me escribe en el ordenador las cosas que yo le digo que se me vienen a la cabeza. Yo no soy nada fina, pero me visto de los pies a la cabeza y tengo el catecismo metido a hierro en la cabeza, el que me enseñaron antes del concilio dos ese, o como diantres se diga. Así que perdónenme si digo las cosas algo a lo bruto, pero es como yo se decirlas, eso sí, lo que yo digo es lo que hay que decir, y punto.

El Manolo me lee to las cosas que salen de día y de noche, que digo yo ¿esos señores del internete no cierran nunca?, pero bueno vamos al lío. A por lo visto, to el mundo le escribe al Señor Papa -dice el Manolo que se escribe así to con mayúsculas-, que si una tía con bigote, que si el del aborto y yo que se, y le quiero escribir una carta con cosas que vengo yo pensando. A ver que les parece a ustedes antes de mandársela.

Haber, Señor Papa, yo no paro de oír hablar a los curas que si los derechos de los maricones, que si los derechos de los bichos y las plantas, sí, lo de la ecología esa, que si los moros, que los derechos humano de no se quien y de no se cuanto. De eso llevo cincuenta años oyendo habla.

Y bien, Señor Papa, digo yo ¿y de mis derechos quien ….. habla? ¿eh, Señor Papa? ¿quién diantres habla? ¿¡¡¡QUI-ÉN … HABLA Y REINVIDICA MIS DE-RE-CHOS!!!!?

¿Qué cuales derechos? Pos …., cuáles van a ser. Que yo soy cateta pero no tonta y se mu pero que muy bien lo que me enseñaron en el catecismo. A ver, Señor Papa,

¿Yo no tengo derecho a ir a misa todos los domingos sin tener que tomarme las pastillas del corazón nerviosa a ver con que barbaridad me voy a encontrar? ¿yo no tengo derecho a eso?

¿yo no tengo derecho a escucha al cura las cosas que me decían a mí de pequeña? ¿por qué demonios tengo que escucha al cura en un atril que parece que da una conferencia, dando allí la misa, y hablando de majaderías, de to, menos de lo que tiene que habla?

Por favor Señor Papa, que las niñas en la tele y los moviles esos, nada más que ven guarrerías todo el día, que no recuerdo en cincuenta años a un cura habla de que hay que ser virgen y no hay que acostarse con el primero que pasa. No Señor Papa, a usted tampoco se lo he oído. Que mi Manue se confesó de cochinadas que hace y el cura le dijo que eso no era pecado. Por favor, Señor Papa, ¿es que no tenemos derecho a ir a misa y confesar tranquilos sin que te suerten una bestialidad?

Y luego, oju es que me pongo negra, la Juani dando la comunión. Por favor, Señor Papa, LA JUANI, pero ¿usted sabe quien es esa? Por favor Señor Papa, que se ha acostado con medio pueblo, y el cura lo sabe, y allí está dando la comunión, que me da hasta asco verla.

Ah, gueno, que no se olvide. Que mi cuñao Braulio, el que dejó a la mujer con 5 niños y vive con una guarra del pueblo, que resulta que ahora dice usted Señor Papa que puede comulgar porque es fiel a su modo. Pero, Señor Papa, ¿esto que … es? Esto que tomadura de pelos es, que me he tirado 55 años de casa aguantando a mi marido y ahora resulta que la gente haciendo cochinadas y sin confesarlas puede comulgar. Señor Papa, yo se lo voy a decir como lo digo en el pueblo, esto es una GUA-RRE-RÍ-A, no tiene otro nombre, Señor Papa.

¿Yo no tengo derecho a estar tranquila Señor Papa? ¿tanto pido? Que la misa sea misa, que la confesión sea confesión, que los curas hablen de lo que tienen que hablar, que la comunión la de el cura y la Juani to lo más que se confiese y callaita, que la gente que haga guarrerías tengan que confesarse y no que les digan que to palante.

¿Tanto pido Señor Papa? Así que menos habla de los derechos de los caracoles y las lechugas, y del moro musa, y mas cuidar de mis derechos que de eso dice el Manuel que usted ni habla.

Así que dejarme de líos que si este cura tiene papeles, que si no tiene papeles, que si tu eres esto o lo otro. A mi to eso me importa un pito. YO, yo si tengo derecho a recibir de los curas lo que me enseñaron, y nadie nadie se acuerda de esos derechos, y por favor se lo pido Señor Papa, si usted y los curas no quieren hacerlo, cojan la puerta y vayan a hacer mandaos a otro lado, pero dejenos tranquilos.

Solo quiero ser católica como me enseñaron, Señor Papa, sólo eso. Debe ser que como yo me se el catecismo, no me gustan las tías con bigotes y soy una beatona, pos no tengo derechos.

Ojú Señor Papa, no se ni que decirle y me voy a calla pa no decir una barbaridad.

https://adelantelafe.com/senor-papa-y-yo-no-tengo-derechos-o-que/

Un comentario

  1. Me da que lo de la Benita, por muy de acuerdo que se esté con lo que se escribe en su nombre, es un cuento inventado interesadamente, aunque con muy buena intención, fijo.

    (…)________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s