Viganó ¿héroe o Gran acusador?

Resultado de imagen de vigano

 

Hace un par de días salía la segunda denuncia de Viganó, héroe para algunos de nosotros  y Gran acusador para otros.

Habría que resaltar varios aspectos fundamentales en este tema. Independientemente del pecado cometido por parte de tantos sacerdotes y directores de almas, lo que clama al cielo es el encubrimiento por parte de quienes debían vigilar. Este abuso a gran escala no hubiera sido posible si quienes hubieran estado al tanto y hubieran conocido los hechos, no los hubieran permitido. Hace días leía los comentarios de un sacerdote , sobre cómo en muchos seminarios se toleraban las prácticas homosexuales por considerarlas incluso beneficiosas y que según algunos no rompían el celibato sacerdotal. Parece ser que para algunos sacerdotes solo el acto sexual con una mujer era considerado pecaminoso. Este tema, parece ser, era discutido en seminarios y puesto en tela de juicio , sin que parece que a nadie le alarmara. Podríamos decir que hemos llegado a una situación buscada, tolerada y silenciada desde hace varias décadas.

Durante décadas, hemos podido ver como todos aquellos que protegían y encubrían a abusadores no solo no eran corregidos, sino que eran ascendidos y nombrados cardenales e incluso obispos. A los hechos me remito y parece que Viganó ese Gran acusador decidió romper con esta situación escandalosa. No sólo porque llevaba años aguantando el hedor, sino porque veía que todas las promesas de especialmente los último años eran puro postureo y que incluso quienes prometían atajarlas seguían , no solo no cumpliendo lo que decían, sino además mintiendo sobre lo que estaban haciendo. Solo me remito a dos hechos, al monumental enfado que demostró el papa Francisco en la plaza de San Pedro llamando tontas a unas víctimas de Karadima y por otra a mantenerse en sus trece en el nombramiento de Barros, hasta que el escándalo saltó a la prensa y no tuvo otro remedio que pedir perdón, para seguir congraciado con todos los papólatras que son incapaces de ver hasta dónde es capaz de llegar.

Viganó podríamos decir que ya no pudo más; las víctimas deberían estar eternamente agradecidas a su decisión. Estos actos demoníacos debían parar  y como él mismo dice fue una decisión meditada y rezada durante meses.

Todos aquellos que han salido a defenderle, han resaltado su integridad y su amor al papado y a la Iglesia. Quizás de muchos de nuestros obispos y cardenales no podríamos reunir a tantos dispuestos a testificar sobre su integridad moral como otros lo han hecho de Viganó . Este héroe de la Verdad no le ha importado quedarse “solo” porque sabe que con Cristo nunca estará sólo. Ha visto cómo amonestaciones y cartas quedaban sin respuesta y no le ha importado remitirse a tiempos atrás de Juan Pablo II y Benedicto XVI , porque para Viganó, a estas alturas ya solo teme al juicio de Dios.

 

Durante toda su carrera  habrá conocido a eclesiásticos de todos los pelajes, desde abusadores a los que nos les importaba aparecer en público, cono triunfadores e impecables, hasta papólatras dispuestos a  negar hasta que el agua del mar es salada si así lo dice el Papa. A estas alturas de la vida para Viganó como para la que escribe esto, ya sólo  importa la Verdad, sólo por ella debemos estar dispuestos a sacrificarlo todo.

¿Hasta cuando seguirán negando lo evidente?

Recemos el rosario y recemos la oración de León XIII, claro que sí y con ganas. Para que la Verdad salga a la luz , porque la Iglesia no tiene miedo a la Verdad, algo que Viganó tenía muy claro cuando decidió hablar en nombre de todos los inocentes abusados, en nombre de todos aquellos a los que se les ha arrebatado la fe y la vocación.

El encubrimiento ha llevado a todo esto. Es algo que los papólatras no entienden cuando acusan a Viganó de sacar a la luz toda la Verdad y nada más que la Verdad. Allá ellos porque a mí ya me dan hasta un poco de pena.

4 comentarios

  1. Muy bien, Belén. Lo que yo no sabía era eso de que los pervertidos solamente consideraban pecaminosas las relaciones con el otro sexo. Hay que ser sinvergüenzas. Así que para ellos, es peor una relación con personas del otro sexo, que con las del mismo, que son perversiones anti natura.
    !Enorme Vigano!

    Me gusta

  2. El gran encubridor mafioso es también el gran manipulador. Quiso manipular a Benedicto XVI, a través del otro Viganó, pero el tiro le salió por la culata; ahora pretende manipular a San Miguel Y María Santísima, la Madre de Dios. Tamaña osadía se volverá contra él, cuya credibilidad es ya cero. Yo ya pido por el siguiente papa. A este lo doy por imposible, pues está obcecado con la demolición de la Iglesia y la persecución de los católicos, no sólo los chinos, sino todos los de verdad, cuya bendita rigidez no soporta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s