Apostillas a Gaudete et exultate(II)

 

 

gaudete et

Hay que decir que muchas veces no dejan de sorprendernos determinadas formas de hablar y de pensar en personas que practican la religión. Una de las causas es que hemos dejado de pensar en católico, hemos conseguido reducir a Dios y a la religión a la esfera privada y en aras de un naturalismo hemos considerado que el hombre no necesita de la gracia de Dios. Creemos que con hacer bien nuestro trabajo, es suficiente para que este mismo trabajo, bien hecho hable por sí solo de Dios y esto es verdad a medias. Un católico que cuenta con la gracia de Dios no puede quedarse en el plano natural y horizontal. Un católico en gracia de Dios debe elevar al plano sobrenatural ese trabajo con ayuda de la gracia, debe buscar y entender el valor añadido de la ayuda de la gracia.

Somos pobres instrumentos , llamados a instaurar todo en Cristo y si no nos dejamos llevar por Él, difícilmente descubriremos lo que Dios tiene preparado para los que le aman .

Seguimos comentando las apostillas a Gaudete et exultate:

 

Apostilla 2

«[1]En realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas maneras, el llamado a la santidad. Así se lo proponía el Señor a Abraham: “Camina en mi presencia y sé perfecto” (Gn 17,1).»

Cabe preguntarse, en base a lo dicho anteriormente, si ese “llamado” a la santidad de que habla el texto, se basa en la generosidad divina, o si por el contrario se apoya en una supuesta generosidad humana independiente y autodeterminada, de la cual Dios es mero observador.

Más bien parece esto segundo, porque a continuación, el “llamado” a la santidad es presentado como una propuesta de Dios, en sintonía con la pastoral humanista ya mencionada: «[1] Así se lo proponía el Señor a Abraham». Proponer, como sabemos, es manifestar un proyecto o una idea a un superior o principal, para que éste la acepte si lo estima conveniente. El papel protagonista, en la propuesta, no es del que propone, sino del que acepta la propuesta. Por eso al hablar así, y en este contexto concreto, el protagonismo parece dársele al hombre y no a Dios. ¿Cuántas veces, en todos estos años, hemos escuchado glorificar la respuesta humana, el sí del hombre a Dios, como si fuera un sí independiente?

Aunque es común también, en la predicación personalista contemporánea, mitigar esta sensación de protagonismo antropocéntrico y de voluntarismo en general, con afirmaciones contrarias, a menudo exportadas del protestantismo, para hacer contrapeso.

No es una idea novedosa, como decimos, sino un lugar común de la pastoral hodierna. ¡Cuántas veces hemos escuchado eso de “Dios respeta nuestra libertad“, “Dios nos pide” o “Dios cree en nosotros“, o “Dios apuesta por el hombre”, “Dios se la juega con nosotros, de tanto que respeta nuestra libertad”! Etc., etc.

No olvidemos que en la predicación personalista de los últimos cincuenta o sesenta años, ha sido y es frecuente relativizar el señorío divino con verbos de perfil bajo, que minimicen la soberanía de Dios y maximicen la autonomía de la persona humana.

Está el católico de hoy tan acostumbrado al sobreoptimismo antropológico, que ya no le rechinan las falsas esperanzas. Necesita urgentemente recuperar el sentido de la total dependencia de Dios, reencontrarse con su carácter deudor y no acreedor.

Hay una gran diferencia entre mandar y proponer. Dios manda, y cuando el hombre obedece, ha sido con la obediencia libre que Él mismo le ha dado. Pero Dios no propone como si al proponer se hiciera deudor de nuestra libertad. Somos nosotros los que le debemos, incluso, la respuesta libre a su gracia. Por eso el ser humano no es el protagonista de su santificación, no es causa primera sino segunda. No tiene el papel principal en la película. No es Dios el que depende de nuestra generosidad, sino nosotros de la suya.

http://www.infocatolica.com/blog/mirada.php/1809070557-293

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s