La doctrina en su esencia, contra la confusión.

 

Gandalf_the_White_returns

 

1.- Es urgente recuperar una visión esencial, sencilla y elemental de lo que es la doctrina, contra la confusión moderna. Para ello, resultará beneficioso volver a la distinción clásica.

2.- La profesión de la doctrina cristiana es lo que caracteriza al verdadero cristiano.

3.- La doctrina cristiana no es un conjunto de ideas privadas, filosóficas o teológicas, sostenidas personalmente por pontífices, o intelectuales católicos, o miembros relevantes de la jerarquía.

4.- Hay que decir, en primer lugar, que la doctrina cristiana es aquella que el católico, en cuanto accipiens, recibe de la Iglesia.

5.- La Iglesia, en cuanto tradens, entrega la doctrina. 

6.- El acto de entregar/recibir doctrina es un acto de traditio, es decir, de tradición. Porque procede del primer tradens, que es Nuestro Señor Jesucristo. Por eso Jesucristo es motor de la tradición, y por ello causa de la doctrina.

En este sentido, el Catecismo Mayor de San Pío X explica:

«¿Qué es la doctrina cristiana? – Doctrina Cristiana es la doctrina que nos enseñó Nuestro Señor Jesucristo para mostrarnos el camino de la salvación.»

7.- Para comprender bien qué es doctrina, es urgente tener claro que, aquí, enseñó es lo mismo que entregó. O mejor aún, que enseñar es contenido de entregar, es decir, que la enseñanza es entrega, o sea, tradición puesta en marcha por Jesucristo. Por eso, la Iglesia, en cuanto receptora o accipiens, recibe de Cristo la doctrina, y en cuánto dadora de ella, es segundo tradens, o mejor dicho, mediación del primer tradens, que es Cristo.

 

8.- La doctrina, en su esencia, es lo que Cristo ha entregado a la Iglesia para ser transmitido, y cuya recepción constituye la identidad del cristiano.

Como enseña de nuevo el Catecismo Mayor:

«¿Quién es verdadero cristiano? – Verdadero cristiano es el que está bautizado, cree y profesa la doctrina cristiana y obedece a los legítimos Pastores de la Iglesia.»

9.- Veamos ahora las partes esenciales de la doctrina entregada por Cristo, para su transmisión de generación en generación:

«¿Cuántas y cuáles son las partes principales y más necesarias de la doctrina cristiana? – Las partes principales y más necesarias de la doctrina cristiana son cuatro: El Credo, Padrenuestro, Mandamientos y Sacramentos.»

Comprobamos, pues, que no puede haber vida sacramental, ni vida moral, ni vida de oración, ni vida creyente, al margen o contra la doctrina.

y 10.- Para entregar la doctrina de Cristo, la Iglesia recibió también la autoridad para enseñarla con su magisterio, y la potestad para administrarla, defenderla y dispensarla.

Es por esto que la Iglesia, Casa del Dios vivo (1 Tim 3, 15) , es columna y fundamento de la doctrina, es decir, de lo que creemos, de lo que pedimos y de lo que obramos. En definitiva, de la verdad creída, pedida y obrada.

Lo más básico, por fundamental, tiene que estar absolutamente claro.

 

http://www.infocatolica.com/blog/mirada.php/1809050854-292-lo-doctrinal-en-su-esenci

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s