Escolios Nicolás Gómez Dávila.

nicolás.png

 

Verdadero aristócrata es el que tiene vida interior . Cualquiera que sea su origen, su rango , o su fortuna.

 

El creyente sabe cómo se duda, el incrédulo no sabe cómo se cree.

 

La máxima puerilidad política está en atribuir a determinadas estructuras sociales los vicios inherentes a la condición humana.

Ya no basta que el ciudadano se resigne, el Estado moderno exige cómplices.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s