Escolios Gómez Dávila. Brillantes…

politicos

 

Los parlamentos democráticos no son recintos donde se discute, sino donde el absolutismo popular registra sus edictos.

A medida que el Estado crece el individuo disminuye.

Mientras más graves sean los problemas, mayor es el número de ineptos que la democracia llama a resolverlos.

La palabra humanidad en boca del católico es signo de apostasía, en boca del incrédulo presagio de matanzas.

Solo la muerte es demócrata.

La democracia en tiempos de paz, no tiene partidario más ferviente que el estúpido, ni en tiempos de revolución colaborador más activo que el demente.

La libertad para el demócrata, no consiste en `poder decir todo lo que piensa, sino en no tener que pensar todo lo que dice.

 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s