«No hay motivos razonables y verosímiles para dudar de la veracidad del contenido del documento publicado por el arzobispo Carlo Maria Viganò».Monseñor Schnedier,

bishop-schneider-1-810x500

Queremos ir haciendo eco de las declaraciones de aquellos obispos que consideramos son los pastores que dan la vida por sus ovejas. Aquellos que han pedido claridad y verdad. Sólo eso.

 

27 de agosto de 2018  (LifeSiteNews) –Monseñor Athanasius Schneider, de Astaná (Kazajistán), uno de los obispos que hablan con más franqueza sobre la crisis de fe que vive la Iglesia con el papa Francisco, ha escrito un documento en respuesta al testimonio del arzobispo Carlo Maria Viganò.

Según Schnedier, «no hay motivos razonables y verosímiles para dudar de la veracidad del contenido del documento publicado por el arzobispo Carlo Maria Viganò».

Monseñor Viganò, que fue nuncio apostólico en Washington entre 2011 y 2016, expuso con todo detalle la semana pasada en una carta de 11 páginas que el papa Francisco encubrió los abusos del ya depuesto cardenal McCarrick.

Scheneider reconoce que es sumamente grave y excepcional que un obispo haga una acusación pública contra un papa reinante, pero señala que «el arzobispo Viganò ratificó su declaración con un juramento sagrado poniendo a Dios por testigo».

Seguidamente reproducimos el texto íntegro del documento de Schneider:

***

Reflexiones sobre el testimonio de monseñor Carlo Maria Viganò del 22 de agosto de 2018

Es sumamente grave y excepcional en la historia de la Iglesia que un obispo haga acusaciones concretas en público contra un papa reinante. En un documento de reciente publicación (22 de agosto de 2018), el arzobispo Carlo Maria Viganò da fe de que durante cinco años el papa Francisco ha tenido conocimiento de dos situaciones: que el cardenal Theodor McCarrick cometió delitos sexuales contra seminaristas y contra sus subordinados, y que Benedicto XVI le había impuesto unas sanciones. Asimismo, monseñor Viganò ratificó su declaración con un juramento sagrado poniendo a Dios por testigo. Por tanto, no hay motivos razonables y verosímiles para poner en duda la veracidad del contenido del documento publicado por el arzobispo Carlo Maria Viganò.

Los católicos de todo el mundo, los fieles de a pie, la pequeña grey, están hondamente impactados y escandalizados con los graves casos que hace poco han salido a la luz en que autoridades eclesiásticas encubrieron y protegieron a sacerdotes que habían cometido delitos sexuales contra menores y contra sus subordinados. Esta situación histórica que la Iglesia que está viviendo exige transparencia total a todos los niveles de la jerarquía, y en primer lugar evidentemente por parte del Papa.

Es del todo insuficiente, y poco convincente, que las autoridades eclesiásticas sigan haciendo llamamientos para que no se toleren en ningún caso abusos sexuales por parte de sacerdotes y para que dejen de encubrirse esas situaciones. También son insuficientes las estereotipadas peticiones de perdón por parte de autoridades de la Iglesia. Dichos pedidos de tolerancia cero y de perdón sólo serán dignos de crédito si las autoridades de la Curia ponen las cartas sobre la mesa dando a conocer el nombre y apellidos de todos los miembros de la Curia -sea cual sea su cargo y título- que hayan encubierto abusos de menores y de subordinados.

Del documento de monseñor Viganò podemos extraer las siguientes conclusiones:

  1. Que la Santa Sede y el propio Papa emprenderán una limpieza inflexible de camarillas y redes homosexuales en la Curia Romana y el episcopado.
  1. Que el Sumo Pontífice proclamará de forma clara y categórica la doctrina de Dios sobre el carácter pecaminoso de los actos homosexuales.
  1. Que se promulgarán normas ineludibles y detalladas que impidan la ordenación de hombres con tendencias homosexuales.
  1. Que el Santo Padre restablezca la pureza y claridad de la doctrina católica en su totalidad, tanto en la enseñanza como en la predicación.
  1. Que por medio de las enseñanzas del Papa y de los obispos y de normas prácticas se restituirán en la Iglesia la perennemente válida ascesis cristiana: el ejercicio del ayuno, la penitencia corporal y la abnegación.
  1. Que se recuperará en la Iglesia el espíritu y la práctica de la reparación y expiación de los pecados cometidos.
  1. Que se iniciará en la Iglesia un proceso de selección garantizado de candidatos al episcopado, hombres de Dios de probada conducta; y que sería preferible dejar una diócesis vacante durante varios años a nombrar un candidato que no fuera un verdadero hombre de Dios en cuanto a oración, doctrina y vida moral.
  1. Que se iniciará un movimiento en la Iglesia, sobre todo entre cardenales, obispos y sacerdotes, para renunciar a toda transigencia y coqueteo con el mundo.

No debería sorprendernos que los oligárquicos medios internacionales de difusión, que promueven la homosexualidad y la depravación moral, empiecen a difamar al arzobispo Viganò haciendo que el núcleo de lo que expresa en su documento caiga en saco roto.

En 1522, mientras se difundía la herejía luterana y una profunda crisis moral afectaba a buena parte del clero y en particular a la Curia, Adriano VI escribió las siguientes palabras, de una pasmosas franqueza, a la Dieta imperial de Nuremberg: «Sabemos que desde hace algún tiempo tienen lugar en la Santa Sede numerosas abominaciones, abusos en cuestiones eclesiásticas y usurpaciones de derechos, y que todo se ha corrompido para mal. La podredumbre ha pasado de la cabeza a los miembros, del Papa a los prelados: todos nos hemos descarriado; no hay quien haga el bien, ni uno solo.»

La inflexibilidad y la transparencia permitirán descubrir y confesar los males que aquejan a la vida de la Iglesia e iniciar un eficaz proceso de purificación y renovación moral y espirituales. Antes de condenar a otros, todo el que ejerza un cargo presbiterial en la Iglesia, sea cual sea su cargo o título, deberá preguntarse ante Dios si ha encubierto de algún modo abusos sexuales. En caso de hallarse culpable, deberá confesarlo públicamente, pues la Palabra de Dios dice: «No te avergüences de confesar tus pecados» (Eclo. 4,26, versión Bover-Cantera). Pues, como escribió San Pedro, primero de los pontífices, «es ya el tiempo en que comienza el juicio, por la casa [la Iglesia] de Dios» (1 Pe. 4,17).

+ Athanasius Schneider, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santa María de Astaná

https://adelantelafe.com/monsenor-schneider-no-hay-motivos-razonables-para-poner-en-duda-las-revelaciones-de-vigano-sobre-el-papa/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s