Nos han vendido mentiras y queremos decir basta ya . Queremos la Fe de nuestros padres.

holy-mass

 

¿Hasta cuando nos estarán engañando?

¿Hasta cuando tendremos que tragarnos el “espíritu del Concilio”, aunque haya arrasado la Iglesia y haya dejado la peor crisis de vocaciones y conversiones de toda la historia? Decía San Agustín que la verdad es como un león, déjala suelta y se defenderá sola.

El problema es que han secuestrado la Verdad y no sabemos ya dónde está. Es difícil encontrar un sacerdote que te defienda íntegra la doctrina de la Iglesia, tenemos para todos los gustos, curas y laicos liberales, progres  y conservadores a su estilo. Están quienes sólo han oído hablar de la Humanae Vitae y piensan que todo empieza y acaba ahí, pero sin embargo el reinado social de Cristo les suena a algo trasnochado y desfasado. Luego están los que atacan la HV, tampoco faltan los defensores a ultranza de todo lo que trajo el CVII, y son incapaces de hacerle la más mínima crítica. Están los naturalistas y buenistas. Los modernistas y los clericales. También los hay laicistas y anticlericales. Están los que solo conocen la doctrina posterior al CVII porque creen que la anterior está superada. Están aquellos que no saben distinguir la doctrina católica de la modernista. Un ejemplo de ello es lo que venimos padeciendo en estos últimos años ¿Cuántos sacerdotes les han advertido de los peligros para la fe que entrañaban tantos documentos publicados últimamente? Por no hablar de la AL. Podríamos hablar también de los sacerdotes y laicos papólatras, auténtico veneno que te incapacita para distinguir  lo bueno de lo malo, el trigo de la cizaña.

Vivimos en una Iglesia que ha “quemado “ los catecismos, los misales de la fe de nuestros padres. Han arrasado con las catequesis, con la espiritualidad católica. Muchos de ellos son matasanos, estrujan las almas y las ahogan o las “liberan” diciéndoles que no existe el infierno. Te dan brebajes naturales para atacar enfermedades mortales. Te tachan de pesimista si ves que hay metástasis. No hay pastores, no hay médicos. Son más peligrosos que los niños disfrazados de médicos, que juegan a “curar” almas en hospitales de campaña que se caen a pedazos, con instrumental de juguete y con medicinas de mentira.

Señor envía sacerdotes que sepan guiarnos por el camino de la Verdad sin respetos humanos y con valentía.

Nos han vendido mentiras y queremos decir basta ya . Queremos la Fe de nuestros padres

2 comentarios

  1. Si las puertas del infierno no pueden contra la Iglesia, entonces los que perseveren proclamando la Verdad, corrigiendo al hermano caído en el error y encarando a los lobos , es seguro que tendrán la ayuda de Dios, que no necesita de grandes ejércitos ni de armas mortíferas.
    Lo que nos toca es mantener prendido el fuego ( como leí por ahí), Dios ve, Dios sabe y Dios proveerá .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s