El tsunami del modernismo ha entrado de lleno en la Iglesia, ¿quién protegerá la buena doctrina?

papa escribiendo.jpg

 

Debo decir que cuando hace un par de días leí el cambio del punto del catecismo sobre la pena de muerte, tuve la misma sensación de impotencia ante los acontecimientos, que cuando leí hace un par de años el capítulo VIII de AL, que dicho sea de paso supuso para mí el despertar a otra realidad.

Lees que el papa va a cambiar un punto del catecismo, en el momento que más escándalos sexuales entre sacerdotes y seminaristas han salido a la luz y no deja de producirte cierta sensación de tristeza ante el panorama desolador.

Lo primero que pensé fue; debo proteger a mis hijos del papa Francisco. Pero luego ves que el problema no es solo el papa, sino todos sus súbditos que aplauden sus fechorías y los otros súbditos que intentan justificar de la forma más abyecta cualquier dicho y hecho perpetrado por su persona, hasta el cambio de la doctrina de siempre, apoyada en la tradición y en las escrituras.

Como muy bien explica el Padre Aberasturi en su última entrada:

“Bueno: pues ya se ha abierto el melón; y se ha tocado la Doctrina de siempre: de hecho, se ha cambiado algún punto del Catecismo de la Iglesia Católica. El primero. Claro que siempre se empieza por uno: se quita el “tapón” y ya se puede beber y/o verter su contenido. Podrá argumentarse que es un punto de segundo orden, y que además “la sensibilidad” de la cultura actual “lo exigía”, etc., etc. Ya…

Pero esto es como el rascar, que “todo es empezar”. Y ya se ha empezado. Por cierto: a esto se le coge gusto enseguidita; especialmente desde el poder, o desde los contubernios.

Como en las series que están tan de moda hoy, estamos en el cap. 1, de la T 1.

Habrá más capítulos y más temporadas. Necesariamente. Porque la “pastoral”, especialmente la desnortada, “necesita” credibilidad y honorabilidad para salvar la cara. ¡Por eso precisamente necesita cambiar muchas cosas de la Doctrina y de la Teología! ¡Y las va a cambiar para poder seguir llamando “pastoral” a lo que ya no lo es! Lo otro, cambiar la pastoral sin cambiar la Doctrina ha sido, y es, un tranpantojo y un engañabobos: la gran mentira.”

Nota 1:

Uno de los temas que más escalofríos me produce y que prefiero no pensar demasiado es que si la Iglesia ha considerado durante dos mil años que en ciertos casos es lícita la pena de muerte y para apoyarlo se ha basado en las Escrituras inspiradas por el mismo Dios, o una de dos o Dios estaba equivocado o la Iglesia lleva dos mil años equivocada interpretando las Escrituras.Y esto nos lleva a la siguiente reflexión; si ha errado en un punto,¿quién nos dice que no ha podido errar en más puntos?

Claramente se ha cometido una tropelía. Como en tiempos del arrianismo surgirán los arrianos y los semiarrianos y quedarán unos pocos fieles que seguirán defendiendo la auténtica doctrina aún a costa de su vida y de su honra.

Nota 2:

Hoy, en una entrada de blog en el Ministerio New Ways – un grupo de defensa de la “justicia e igualdad para católicos lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT)” – vemos claramente que la compuerta se ha abierto:

Es importante que los defensores católicos de la igualdad LGBT tomen nota de este cambio porque durante décadas los opositores católicos a la igualdad LGBT argumentaron que es imposible cambiar la enseñanza de la iglesia. A menudo señalaban el hecho de que las condenas de las relaciones entre personas del mismo sexo estaban inscritas en el Catecismo y, por lo tanto, no estaban abiertas a discusión o cambio.  Sin embargo, la enseñanza sobre la pena de muerte también está en el Catecismo, y, de hecho, para hacer este cambio en la enseñanza, fue el texto del Catecismo el que Francisco cambió.(https://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=https://onepeterfive.com/&prev=search)

El tsunami del modernismo ha entrado de lleno en la Iglesia, ¿quien protegerá la buena doctrina?

5 comentarios

  1. Yo opino que esta gravísima.situación de la Iglesia a manos de estos zorros y comadrejas, es un problema de Dios, gracias a Dios. Yo creo que debemos aferrarnos con dientes y uñas a esos catecismos que tenemos en nuestras casas como si fueran reliquias de primera clase y orar como locos, para que Dios, en su misericordia infinita nos sorprenda confesados, porque no me cabe la menos duda que va a intervenir, y cuando lo haga va a ser “como no lo ha habido nunca ni lo volverá a haber”…Va a ser una purificaciòn terrible, ya que de ÉL nadie se burla. Esta permitiendo esto para que salga toda la pus y los gusanos. Me da lástima por los que se niegan sistemáticamente a ver lo que ocurre. Y dicen que no rompe con el Magisterio anterior. Su desesperación cuando la trampa se cierre va a ser horrorosa. Ya hemos proclamado inútilmente a nuestros hermanos de fe que este papado es peor que el de los Borgia, total Borgia no se metió con la doctrina, y no nos escuchan. Ya no queda más que decirles ok, estréllense…pero no vengan a venir llorando después. Oremos por nosotros mismos para ver si Dios nos encuentra dignos de Sí. Para que no flaqueemos en la terriblísima prueba que se nos avecina…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s