Id y dialogad con todos los pueblos, pero no los bauticéis, solo abrazaros con ellos, no vaya a ser que violéis su libertad de conciencia.

abrazo de francisco
Pope Francis hugs Lutheran Archbishop Ante Jackelen, Primate of the Church of Sweden, during an ecumenical prayer at Lund’s Lutheran Cathedral, in Sweden, Monday, Oct. 31, 2016. Francis traveled to secular Sweden on Monday to mark the 500th anniversary of the Protestant Reformation, a remarkably bold gesture given his very own Jesuit religious order was founded to defend the faith against Martin Luther’s “heretical” reforms five centuries ago. (AP Photo/Andrew Medichini)

 

Hace días un prelado de la Iglesia Católica hablaba en estos términos; “En el ecumenismo no buscamos convertir, buscamos el diálogo”. Estas palabras oídas de la boca de un prelado no dejan de ser un escándalo para los católicos.

A este prelado le diría; “Apártate de mí Satanás porque no piensas como Dios, sino como los hombres”.

¿Cuándo nuestros obispos dejaron de ser católicos?, ¿cuándo convirtieron el Id y predicad a TODOS los pueblos por Id y dialogad con todos los pueblos? ¿Cuándo han perdido la fe en el Evangelio, en la Verdad?

Son traidores a Cristo y a su Iglesia. Viven de la Iglesia, a su costa, pero la flagelan, le colocan la corona de espinas cada día y con cada palabra venenosa que sale de su boca.

Son tibios, a ellos les dirige el Señor estas palabras: “Las prostitutas os precederán en el Reino de los cielos” porque ellos tuvieron todas las oportunidades para conocer a Dios, para estar al lado del Padre, pero como el hijo pródigo prefieren comer las algarrobas destinadas a los cerdos. Han malgastado toda la fortuna, han traicionado la tradición.

 

La palabra diálogo escribe Romano Amerio en su libro Iota Unum era completamente desconocida e inusitada en la doctrina previa al Concilio. Esta palabra no se encuentra ni una sola vez en los concilios anteriores y sin embargo 28 veces en el CVII, doce de las cuales en el documento Unitatis Redintegratio sobre el ecumenismo.( Nota del blog: Esta palabra novísima en la Iglesia Católica se convirtió en la palabra talismán posconciliar).

Sigue Romano Amerio: No solo se habla de diálogo ecuménico, de diálogo entre la Iglesia y el mundo, o de diálogo eclesial, sino que de forma asombrosa se extiende este concepto a la Teología, a la pedagogía, a la catequesis, a la Trinidad, a la historia de la Salvación, a la escuela, a la familia, al sacerdocio, a los sacramentos, a la Redención y a cuánto había existido durante siglos en la Iglesia.

Este concepto de diálogo no encuentra ningún apoyo evangélico, los apóstoles Pedro y Pablo disputan en las sinagogas , pero no se trata de este diálogo en sentido moderno , sino del diálogo de refutación e impugnación del error.

La posibilidad de diálogo desaparece cuando el disputante, por obstinación o incapacidad, ya no es susceptible de ser convencido; se ve en el rechazo del diálogo por parte de San Pablo en Hech.19,8-9.Así como Cristo hablaba con autoridad, los Apóstoles evangelizaban con palabras investidas de una autoridad intrínseca que no esperan recibir del diálogo.

Notas:

Hoy la mayoría de obispos y prelados han renunciado a hablar con autoridad.

La mayoría son asalariados que han abandonado a las ovejas.

En esta profunda crisis eclesial en la que vemos como ante los abusos a menores, ante la cloaca putrefacta de las prácticas homosexuales de dónde se deriva la mayor parte de los casos de abusos, la mayoría de los obispos y superiores han mirado para otro lado. Pero también miran para otro lado cuando la herejía golpea la pureza de la fe. Tampoco les importa.

 

Llevamos más de 60 años de abusos contra la Madre Iglesia, la jerarquía mira para otro lado, unos por miedo, no vaya a ser que sean intervenidas sus muchas posesiones, no vaya a ser que peligre su carrera. Han convertido sus movimientos , sus instituciones en un fin en sí mismo. No les importa la Iglesia, otros actúan por papolatría.

 

Seguiremos en la trinchera, rogando por nuestros hijos para que toda esta mierda no les salpique y no sean víctimas de los abusos de tanto pastor con piel de cordero.

Muchas veces lo he dicho en este blog, cuando te pones a hablar con un católico por desgracia ya no sabes qué es lo que piensa en tantas materias y doctrinas que hasta hace poco eran incuestionables.

2 comentarios

  1. No hay ni debe haber jamás diálogo ni con el diablo ni sus seguidores aquí en la Tierra. Los luteranos, los de la teología debla liberación y los liberales son secuaces del demonio…son anatema…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s