Las tablas de la ley, pasan a llamarse las tablas del diálogo.

460__6010029

A mis hijos les he advertido muchas veces que no pueden leer las homilías del Papa Francisco. En primer lugar porque  da a la doctrina una vuelta de rosca de tal manera que luego ya nada se puede enderezar y en segundo lugar por que es muy fácil que lo que diga en un párrafo automáticamente diga lo contrario en el siguiente.

Es una manera de escribir enrevesada y sin ninguna claridad catequética. Entiendo que llevan 5 años en ciertos sectores intentando  justificar y tapar lo que ellos llaman las vergüenzas, pero creo que es una práctica nada “pastoral” y nada cristiana. Creo que los pastores y sacerdotes deben guiar al rebaño hacia la Verdad y que dejan de ser pastores cuando renuncian a esta tarea.

Llevan las gentes sencillas muchos años soportando los abusos de toda la clerecía e intentando toparse con un sacerdote auténticamente católico. A estas alturas de la película que el papa diga que los mandamientos no son mandamientos sino que son un diálogo, es más de lo que uno podría soportar, pero no importa porque ahora todos los curas papólatras ,no se cansarán de repetirlo. Ahora los mandamientos no son mandamientos, son palabras  porque según el papa “El mandato es una comunicación que no requiere diálogo. La palabra, en cambio, es el medio esencial de la relación como diálogo.” “Dios se comunica en estas diez Palabras y espera nuestra respuesta”

Sigue el papa diciendo absolutas barbaridades y todos encantados :

“Una cosa es recibir una orden, otra percibir que alguien intenta hablar con nosotros. Un diálogo es mucho más que la comunicación de una verdad.  Yo puedo deciros: “Hoy es el último día de la primavera, cálida primavera, pero hoy es el último día”. Es una verdad, no un diálogo. Pero si os digo: “¿Qué pensáis de esta primavera?, abro un diálogo. Los mandamientos son un diálogo. La comunicación se realiza por el gusto de hablar y por el bien concreto que se comunica entre los que se aman por medio de las palabras. Es un bien que no consiste en cosas, sino en las personas mismas que mutuamente se dan en el diálogo “(ibíd., N. Evangelii gaudium, 142).” (1)

Nadie podrá quejarse de la falta de vocaciones, nadie podrá quejarse de la apostasía, de la falta de fe. Los primeros que apostataron fueron todos esos sacerdotes que no les importan las almas de los sencillos y que  repiten como papanatas las últimas elucubraciones y retorcidas retóricas del papa Francisco. Nadie puede negar el semipelagianismo que esconden estas declaraciones.

Como antídoto para conocer lo auténticamente católico, les copio unos párrafos del blog de Alonso Gracián :

“Frente a la ideosincrasia personalista, que suele explicar los Mandamientos en clave de diálogo, la encíclica de San Juan Pablo II Veritatis splendor de 1993, los presenta como lo que son, Mandamientos. Sin falsas dicotomías fenomenológicas”.

“Los personalismos posmodernos, en sintonía con la ética globalista del nuevo orden mundial, contextualizan el Decálogo en un marco democratizante o semipelagiano que maximiza la autonomía humana. Los reinterpreta en clave hegeliana, al servicio del principio de autodeterminación,  como guía, ideal, diálogo, propuesta, invitación, inspiración, más que como propiamente Mandamientos.”

Son minusvalorados en cuanto tienen de deberes, como si por sí mismos dificultaran la experiencia personal y amorosa con Dios. La ley, se dice, no está antes que la fe, como diciendo que el Decálogo es sólo para creyentes.

Los personalismos posmodernos suelen presentar, también, la vida cristiana, como vida de liberación, pero no como vida en la ley moral por la gracia. Su concepto de libertad es la libertad negativa moderna.(2)

 

(1)https://www.aciprensa.com/noticias/catequesis-del-papa-francisco-sobre-los-mandamientos-como-palabras-de-vida-42267

(2)http://www.infocatolica.com/blog/mirada.php/1806281217-277#more36143

 

2 comentarios

  1. Tristísimo, ya ni hablar de los sacerdotes caídos, pero otros creen que con decir la Verdad y luego pedir obediencia a quien debería defenderla y en cambio arma confusión , y tratar de convencer a las ovejas de que en realidad no dijo lo que dijo …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s