Ocultando los restos del naufragio(IV)

1131384397977

El CONCILIO de la hermenéutica de la continuidad, de la discontinuidad, de la reforma o como algunos lo llaman ahora del hiatus. Ni ellos saben qué palabras inventar

¿Será que Dios les ha maldecido a estos teólogos como a aquellos malvados que quisieron construir la torre de Babel y les castigó hablando lenguas extrañas?

El concilio supone un giro radical en la concepción del hombre. Podríamos decir que se intenta cambiar la tradición, el magisterio que había sido confiado a la Iglesia durante 2000 años. Uno de los díscolos que lo reconoce fue nombrado cardenal por Juan Pablo II, nos referimos al teólogo jesuita Avery Dulles. Sin ningún empacho hace estas declaraciones:

 

Es más interesante para nuestro problema observar que el Vaticano II dio marcha atrás silenciosamente sobre posiciones anteriores del magisterio Romano en numerosas cuestiones de importancia. Los ejemplos más claros son suficientemente conocidos. En los estudios  bíblicos, por ejemplo, la Constitución sobre la Divina Revelación aceptó un acceso crítico al Nuevo Testamento, apoyando así las iniciativas previas de Pío XII y liberando a la Iglesia, de una vez por todas, de las pesadillas de los decretos anteriores de la comisión bíblica. En el Decreto de Ecumenismo, el Concilio dio la cordial bienvenida al movimiento ecuménico y comprometió a la Iglesia Católica en la cuestión más amplia de la unidad Cristiana, acabando así con la hostilidad santificada en la Mortalium animos de Pío XI. En las relaciones entre la Iglesia y el Estado, la Declaración sobre la Libertad Religiosa aceptó al Estado religiosamente neutro, negando así la opinión aprobada previamente de que el Estado debería reconocer formalmente la verdad del Catolicismo. (1)

En la teología de las realidades terrenas, la Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo, actual adoptó una visión evolutiva de la historia y un optimismo moderado con respecto a los sistemas seculares de pensamiento, acabando así con más de un siglo de denuncias vehementes contra la civilización moderna.

Como resultado de estas y otras revisiones de antiguas posturas oficiales, el Concilio rehabilitó a muchos teólogos que habían sufrido restricciones severas en su capacidad de enseñar y publicar. Los nombres de John Courtney Murray, Teilhard de Chardin, Henri de Lubac e Yves Congar, todos ellos tenidos como sospechosos en la década de los 50, aparecieron de repente rodeados por un halo brillante de entusiasmo.

Con su práctica concreta del revisionismo, el Concilio enseñó implícitamente que es legítimo y hasta valioso disentir.

De hecho el Concilio admitió que  el magisterio ordinario del Romano Pontífice se había equivocado, y había dañado injustamente las carreras de hábiles y fieles teólogos”.

http://info-caotica.blogspot.com/2012/12/todos-herejes.html

http://iotaunum.com/

  1. Años después otros teólogos díscolos querrán agarrarse a las declaraciones de este jesuita para justificar su liberalismo, pero estos no serán castigados, ni corregidos, ni exhortados .

 

Ante esta situación una cosa estaba clara o seguir llevados por las falsas teologías que como la serpiente del jardín del Edén, les decía “Sereis como dioses” o rectificar y volver a la tradición. O con Cristo o contra Cristo.

Debo decir que hay muchos que han decido colocarse en un punto medio políticamente correcto, pensando que la sana doctrina se puede negociar, quitando un poco de aquí y un poco de allá. Allá ellos, en su soberbia estará la perdición.

No es Francisco quien está cambiando la doctrina bimilenaria, otros lo hicieron antes que él y cada uno adaptándola a sus gustos; unos quisieron adaptar la moral sexual, otros la liturgia, otros les interesaba darle un toque al ecumenismo, otros liberales quisieron cambiar la doctrina del reinado social de Cristo inventando giros y palabrerías.

¿ cómo vamos a esperar que reconozcan y denuncien lo que está haciendo Francisco, si ellos mismos son cómplices, si ellos  han hecho lo mismo , si ellos se han apoyado en el mismo delirio que Francisco para hacer la cuadratura del círculo?

Seguiremos en la próxima entrada con el giro antropocéntrico de la doctrina a manos de Pablo VI…y el daño corrosivo que produjo en la fe.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s