La ideología de género . Objetivo: Destruir la cristiandad.

Papa-Pareja-gay

 

En una época en la que la tiranía del lobby homosexual se ejerce casi sin restricción en todo el planeta, Francisco ha hecho declaraciones y ha realizado gestos , siempre en la misma línea ambigua y confusa que nos tiene acostumbrados, respecto a la ideología LTBG. Porque Francisco es consciente de los límites de su poder y del peligro de ir demasiado lejos y de avanzar demasiado rápido. Por eso él ha escogido un camino diferente y sigiloso.

 Desde aquel julio de 2013 que todo el mundo recuerda la  frase que pronunció en su conferencia en pleno vuelo al volver de las JMJ de Río de Janeiro  « ¿Quién soy yo para juzgar? », en alusión a los homosexuales, se han ido sucediendo gestos, frases, llamadas, audiencias en las que siempre moviéndose entre dos aguas es portador de la bandera de la más absoluta ambigüedad. Esta breve frase dio inmediatamente la vuelta al mundo y le valió a Francisco ser elegido Hombre del Año 2013 por la revista americana LGTB.

 

-En el curso de una entrevista con el padre Antonio Spadaro, director de la revista jesuita La Civiltà Cattolica, en agosto de 2013, declaró:

« Una vez una persona, para provocarme, me preguntó si yo aprobaba la homosexualidad. Yo entonces le respondí con otra pregunta: “Dime, Dios, cuando mira a una persona homosexual, ¿aprueba su existencia con afecto o la rechaza y la condena’’? »

-Durante su viaje a Estados Unidos, en setiembre de 2015, acordó una única audiencia  de carácter privado, y fue a una pareja de homosexuales, uno de los cuales era un viejo conocido de Francisco en la Argentina, de unos 60 años y su amante de poco más de 20. Por lo que se ve en el video ya los había recibido en Roma. La escena , fue filmada y difundida inmediatamente por la prensa.

-Luego, cuando Francisco se dirigió al Congreso de Estados Unidos, no dijo ni una palabra a propósito del « matrimonio » gay, que acababa de ser impuesto por vía judicial en todo el país. Ni tampoco lo hizo a propósito del crimen del aborto, que cada año se cobra innumerables víctimas en aquel país; y esto cuando, poco tiempo antes, había estallado el escándalo del tráfico de órganos de bebés abortados, a instancias del Planned Parenthood, en aras de la « investigación médica ».

– Francisco encontró oportuno abogar en favor de la abolición de la pena de muerte, condenándola como intrínsecamente injusta y atentatoria contra la  « dignidad inalienable de la persona humana », lo que resulta falso, pues tal aseveración contradice la revelación divina y el magisterio de la Iglesia. Teniendo en cuenta que en el año 2017  hubo 1.200.000 abortos en los Estados Unidos por sólo 28 penas capitales. Parece ser que la legislación contra la pena de muerte, es lo que merece condena por parte de Francisco y contra lo que él se pronuncia ante el Congreso, y no nombra el genocidio de los niños por nacer ni sobre los crímenes abominables perpetrados por el Planned Parenthood.

-El 16 de junio pasado durante su conferencia de prensa en el vuelo de regreso de Armenia. Un periodista le había preguntado lo que pensaba de la declaración del cardenal Marx, según el cual la Iglesia católica debería pedir perdón a los « gays » por haberlos « discriminado ». Ésta fue su respuesta:

« Creo que la Iglesia no sólo tiene que pedir disculpas-como dijo el cardenal  Marx- a esta persona gay, a la que ha ofendido, sino también a los pobres, a las mujeres y a los niños explotados en el trabajo. Tiene que pedir disculpas por haber bendecido muchas armas. […] Los cristianos deben pedir disculpas por no haber apoyado muchas opciones, a muchas familias: por ejemplo, recuerdo que de niño, según la cultura de Buenos Aires, una cultura católica cerrada -yo vengo de allí-, no se podía entrar en casa de una familia divorciada. Estoy hablando de hace ochenta años. Gracias a Dios, la cultura ha cambiado» 

– Año 2014. Francisco concede una entrevista. En ese momento se está debatiendo en Italia la ley de uniones homosexuales. Pregunta el entrevistador “Muchos países regularon la unión civil. Es un camino que la Iglesia puede comprender, pero ¿hasta qué punto?” Respuesta de Francisco “El matrimonio es entre un hombre y una mujer. Los Estados laicos quieren justificar la unión civil para regular diversas situaciones de convivencia, impulsados por la necesidad de regular aspectos económicos entre las personas, como, por ejemplo, la obra social. Hay que ver cada caso y evaluarlos en su diversidad.”. La inocencia con la que Francisco, un jesuita de 80 años, ve la legislación anticristiana de todo Occidente es, francamente, conmovedora.(1)

 

Como denominador común de todos estos ejemplos hay un mensaje implícito : el propio Papa cree que es posible ser miembro de la iglesia aunque no se cumplan las reglas, ni se crea en la doctrina. Él de modo sigiloso y maquiavélico quiere comportarse como una gota de agua que va desgastando la roca  y cuando cada vez haya menos resistencia a la doctrina, cuando cada vez menos fieles sean capaces de defender las normas morales, entonces la resistencia será menor y así será más fácil atravesar la roca. Ahora es cuestión de colocar la semilla y regarla con ambigüedades y omisiones y esperar a que dé fruto. Pero hay que decir que esto que está haciendo Francisco en tantas materias, es algo que se lleva haciendo desde el CVII con el beneplácito de todos los pastores y papas anteriores en temas como el ecumenismo, la liturgia y suma y sigue. Cómo dirán algunos, es la tradición de la Iglesia, que es viva y que se mueve al soplo del Espíritu Santo…

 

Como resumen hay que decir, que no sólo Francisco es quien crea la confusión, sino todos aquellos pastores y obispos,círculos cuadrados, encargados de velar y advertir de los peligros de dicha ideología y  que no solo no advierten, sino que justifican todas estas declaraciones con un buenismo alucinante y con una ingenuidad impropia de personas con fe.

Como demostración de que al final la confusión se extiende citaré dos anécdotas:

Una , un sacerdote católico en el que se podía confiar antes de la llegada de Francisco a la sede de Pedro , ante la pregunta de un matrimonio católico de si debe asistir a la unión gay de un familiar, la respuesta del sacerdote es: “En otros tiempos te hubiera dicho que no, pero ahora te aconsejo que vayas, por la paz de la familia y para que le demostréis vuestro cariño al primo homosexual, una por una que se note que lo queréis a pesar de ser homosexual”. ¿Cómo podremos  volver a acudir a dicho sacerdote para pedir consejo cuando vemos que es capaz de amoldar la doctrina a la moda del mundo?

Otra anécdota, asisto a una conferencia sobre la ideología LTBG, se supone que la ponente es católica y la idea de la conferencia es advertir de los peligros de tan demoniaca ideología. Salgo de la conferencia pensando si la ponente estaba a favor o en contra de dicha ideología. Por supuesto todo el público se declara a favor de la ambigüedad de la ponente, porque en resumidas cuentas lo importante es querernos todos mucho…Lo único que deja muy claro y sin lugar a dudas es que no podemos juzgar a los homosexuales.

¡ que arda tu corazón!

 

 

 

 

(1)http://iotaunum.com/es-preciso-que-muchos-mueran

 

 

 

2 comentarios

  1. El domingo el sacerdote nos contó que Francisco hace muuuuucho tiempo le había prometido a la Virgen que cambiaría la televisión por una hora de visita diaria al Santísimo.

    Qué distintas serían las cosas si hubiera mantenido la promesa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s