¿ Existe un liberalismo católico?

altar_de_la_virgen_de_los_reyes-_capilla_real_de_sevillaCapilla de la Virgen de los Reyes . Catedral de Sevilla

 

Frente a ellos, no se trataría de practicar la «tolerancia» en el sentido de aplicación de la norma a una circunstancia inevitable e insoluble (hipótesis), sino de simple «tolerancia civil», como respeto de las conciencias. Por tanto, «hay que renunciar a buscar en una común profesión de fe la fuente y el principio de unidad del cuerpo social» fundando, así, una ciudad «cristiana» pero, a la vez, «profana y pluralista». Con lo cual se afirma «la autonomía de lo temporal a título de fin intermedio o infravalente»; en cuyo caso habría que afirmar que «en el curso de los tiempos modernos el orden profano o temporal se ha situado, respecto al orden espiritual o sagrado, en una relación de autonomía tal que de hecho excluye la instrumentalidad. En otros términos, ha llegado a su «mayoría de edad». Esto, lejos de ser nagativo, sería «una ventaja histórica que una cristiandad nueva habrá de mantener». Tal sería pues, la ciudad democrática, pluralista, profana, vitalmente «cristiana».

Esta teoría parte de un supuesto doblemente discutible, históricamente falso: se afirma que la cristiandad medieval fue teocéntrica pero que no fue «humanista» lo cual es, a su vez, teológica y filosóficamente cuestionable.

Lo primero, porque si es verdad que «el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado», como dice el Concilio Vaticano II, es también verdadero que «en Él la naturaleza humana asumida, no absorbida, ha sido elevada también en nosotros a dignidad sin igual. El Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido en cierto modo con todo hombre» (Gaudium et Spes, nº 2).

De ahí que, en la medida en la cual una civilización es concebida y plasmada sobre esta verdad fundamental, tal civilización, como ninguna otra, ha exaltado a su nobleza máxima la dignidad del hombre. Tal es, pues, un humanismo cristocéntrico (como quería San Buenaventura) y que es signo distintivo, precisamente, de la Edad Media cristiana. En cuanto a lo segundo, es decir, desde el punto de vista filosófico, el hombre de la cristiandad medieval sabía que la Encarnación del Verbo había curado y elevado a la naturaleza como naturaleza y que, por eso, el hombre como tal logra su plenitud humana en el Cristianismo y sólo en él. Por eso, desde este punto de vista (que supone la desmitificación y transfiguración de la cultura antigua)(16), ninguna época como la medieval llevó a su plenitud un humanismo cristocéntrico. Por eso, precisamente, ha dicho Juan Pablo II que «Cristo Redentor… revela plenamente el hombre al mismo hombre» vivificando «todo aspecto del humanismo auténtico» (Redemptor ho-minis, nº 10).

 

Tal humanismo auténtico es el humanismo cristiano realizado, principalmente, en la Cristiandad; es decir, en la ciudad sagrada, confesional, en la cual estaban unidos lo sobrenatural y lo natural. Nada hubiese sido más extraño a este humanismo que la «separación» de ambos órdenes. Lo cual puede comprobarse en la maravilla de las letras, de la arquitectura, de la poesía, de la filosofía y, en general, de la cultura cristiano-medieval. Baste recorrer las páginas que Gilson dedicó a la antropología cristiana, al personalismo y al socratismo cristiano en El espíritu de la filosofía medieval (caps. 9, 10 y 11) para quedar convencidos de que el denominado «teocentrismo» medieval en nada menoscabó los valores humanos.

No es necesario que me expida aquí acerca de un error todavía más evidente cuando se nos dice que el inmanentismo moderno, pese a su agnosticismo y ateísmo, al menos exaltó valores humanos (humanismo), por contraposición al teocen-trismo medieval17.

 

16He desarrollado este tema en la parte I de mi obra La metafísica cristiana en el pen-samiento occidental, Ediciones Cruzaman-te, Bs. As., 1983.

17He mostrado hasta qué punto debe hablarse, en cambio, del antihumanismo moderno, en mi ensayo «Los humanismos y el humanismo cristiano», Sapientia, XXXV, 137-138, pp. 189-216; Bs. As., 1980.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s