Son las ideas de Ockham la primera bomba atómica. Ideas que no han dividido el átomo físico, sino el mental.

GUILLERMO+DE+OCCAM+Llamado+Doctor+Invincibilis

 

Seguimos analizando con el Alberto Caturelli la naturaleza y el origen del liberalismo.

El nominalismo de Occam

Sin entrar a considerar circunstancias y hechos históricos concomitantes (para lo cual recomiendo la obra del P. Lagarde sobre el nacimiento del espíritu laico) la primera ruptura entre el orden temporal y el orden sobrenatural es el resultado del nominalismo voluntarista cuyo representante máximo es Guillermo de Occam (1300-1350) y su escuela. En efecto, en el plano especulativo, la categoría de relación es vaciada de contenido (no hay más relatio realis) y, por eso, tampoco la hay entre razón y fe; en el orden práctico desaparece la posibilidad de establecer una relación de subordinación del Estado a la Iglesia y, como lo proclama en el Dialogus contra el papa Juan XXII, la independencia del Estado es plena. Aunque la ocasión sea el apoyo que Occam quiere brindar al Emperador Luis de Baviera, que deseaba legitimar el adulterio de su hijo contra las normas de la Iglesia, lo que realmente importa es la secularización del poder civil. Naturalmente esta ruptura se funda en un concepto de libertad identificada con la espontaneidad empíricamente mostrada puesto que carecen de validez los argumentos metafísicos; de ahí también que la voluntad sea independiente de la presentación intelectual del bien (voluntarismo radical).

Y así, de la síntesis de la libertad-espontaneidad y el voluntarismo como resultados del nominalismo de fondo, debe seguirse no sólo la no dependencia del poder secular sino la primacía del poder civil sobre la Iglesia. Asistimos así, con la primera ruptura entre el orden temporal y el sobrenatural, a la explícita declaración de la autosuficiencia del mundo del hombre. El voluntarismo occamista lleva implícita la necesidad de sostener que la misma sociedad civil tiene su origen no en la naturaleza sino en un acto de voluntad del hombre (soberanía popular) y que el derecho natural o sólo responde a una mera ordenación racional humana sin el último fundamento que es Dios o, más radicalmente, que debe trocarse en un normati-vismo positivo que concluye por anular el derecho natural

A propósito de Occam les traigo una reflexión desde otro punto de vista

El acoso a la Iglesia ya duraba varios siglos; primero la ruptura protestante, que supuso, no una búsqueda más pura de Cristo, sino la autonomía del hombre respecto a Él, el propio renacimiento que en el mundo católico también marca cierta distancia con esa entrega total a Cristo que se respira en la Edad Media, sigue la revolución francesa, que da a luz al Estado moderno, rabiosamente anticristiano, para llegar al modernismo que se hace dominante en el seno del la Iglesia en el Concilio Vaticano II.

Ha aguantado varios siglos desde que comenzó el acoso pero, finalmente, parece haber tirado la toalla.

Toda la historia de la Iglesia ha sido mostrarse como un mapa, como una brújula o indicador que marca el camino que hará llegar seguros a los hombres a destino. Parece ya extenuada. Para salir del pozo conviene tener claro como hemos caído en él.

El origen de todo esto está, incluso, más lejano en el tiempo que Lutero, está a principios del siglo XIV. Así lo expresa George Weigel al referirse a su protagonista y sus ideas,

Son las ideas de Ockham la primera bomba atómica,

la primera en la historia moderna?

Ideas que no han dividido el átomo físico, sino el mental.

Ockham crea no la libertad para la excelencia,

sino la libertad por indiferencia.

Este es el antecedente del proyecto autónomo actual

y de Nietzsche como su profeta: las relaciones entre las personas son de poder,

de imposición de voluntades;

bajo esta mentalidad, los seres humanos son radicalmente autónomos,

entes separados sin relación entre sí, excepto interacciones de poder.

 

 

Ironías de la vida, llega al mundo, para oscurecerlo, poco después de quien lo iluminaría como nadie armonizando la razón y la fe, Santo Tomás de Aquino.

http://iotaunum.com/ockham-el-origen-de-todo-esto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s