“Traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro: en nuestros días, el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas”. Carta Pascendi. Pio X

Arzobispo_Viena_y_Papa_Francisco3

 

Hace varios días oíamos las declaraciones del cardenal Schönborn. uno de los hombres de confianza del papa Francisco.

En declaraciones a Salzburger Nachrichten, el cardenal Schönborn dijo: «La cuestión de la ordenación [de las mujeres] es una cuestión que, claramente, solo puede ser aclarada por un Concilio. Eso no puede ser decidido por un Papa solamente. Esa es una pregunta demasiado grande como para que pueda decidirse desde el escritorio de un Papa»”.

Con estas declaraciones , el cardenal , no hacía más que personificar a esos “sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, con desprecio de toda modestia, como restauradores de la Iglesia, y en apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo. “Carta encíclica Pascendi”

 

Es asombroso como los enemigos de la Iglesia escupen su veneno sin que nadie les pare los pies y no solo eso , sino que son alabados y favorecidos por el mismo Romano pontífice.

Parece que estas frases de la encíclica Pascenci estan pensadas y dirigidas a ellos, a esos teólogos que no dejamos de oir como devoran la doctrina y el depósito de la fe.

kasper falso papa francisco

Hace días oíamos tambien al cardenal Kasper razonar de la siguiente manera a propósito de la comunión a los divorciados vueltos a casar;  los mandamientos de Dios son siempre válidos pero con un adecuado discernimiento podemos saltarlos algunas veces, para eso está el discernimiento y las excepciones.

Y seguimos oyendo a los obispos alemanas liderados por el cardenal Marx, ahora empeñados en dar también la comunión de forma sacrílega a personas que no forman parte de la Iglesia católica.

marx

 

Para todos ellos Pio X les dedica estas caritativas palabras de Verdad , a falta de nadie con autoridad en estos momento en la Iglesia que coja el testigo de proteger la Verdad de nuestra fe.

 

 Seguimos con la Carta encíclica Pascendi” Tales hombres se extrañan de verse colocados por Nos entre los enemigos de la Iglesia. Pero no se extrañará de ello nadie que, prescindiendo de las intenciones, reservadas al juicio de Dios, conozca sus doctrinas y su manera de hablar y obrar. Son seguramente enemigos de la Iglesia, y no se apartará de lo verdadero quien dijere que ésta no los ha tenido peores. Porque, en efecto, como ya hemos dicho, ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro: en nuestros días, el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable cuanto más a fondo conocen a la Iglesia. Añádase que han aplicado la segur no a las ramas, ni tampoco a débiles renuevos, sino a la raíz misma; esto es, a la fe y a sus fibras más profundas. Mas una vez herida esa raíz de vida inmortal, se empeñan en que circule el virus por todo el árbol, y en tales proporciones que no hay parte alguna de la fe católica donde no pongan su mano, ninguna que no se esfuercen por corromper. Y mientras persiguen por mil caminos su nefasto designio, su táctica es la más insidiosa y pérfida. Amalgamando en sus personas al racionalista y al católico, lo hacen con habilidad tan refinada, que fácilmente sorprenden a los incautos. Por otra parte, por su gran temeridad, no hay linaje de consecuencias que les haga retroceder o, más bien, que no sostengan con obstinación y audacia. Juntan a esto, y es lo más a propósito para engañar, una vida llena de actividad, constancia y ardor singulares hacia todo género de estudios, aspirando a granjearse la estimación pública por sus costumbres, con frecuencia intachables. Por fin, y esto parece quitar toda esperanza de remedio, sus doctrinas les han pervertido el alma de tal suerte, que desprecian toda autoridad y no soportan corrección alguna; y atrincherándose en una conciencia mentirosa, nada omiten para que se atribuya a celo sincero de la verdad lo que sólo es obra de la tenacidad y del orgullo. Carta encíclica Pascendi

Señor envía pastores que nos protejan de los lobos. Ahora los lobos merodean  e intentan destruir nuestra fe. Se escudan en un “buenismo” sentimental en el que todos nos salvamos. Predican que todos somos hijos de Dios, así , que para qué bautizarnos. Predican  con artimañas sibilinas la falsa misericordia para que las almas caigan en la condenación. Señor envía pastores fieles a la doctrina de siempre.

¡ que arda tu corazón!

http://w2.vatican.va/content/pius-x/es/encyclicals/documents/hf_p-x_enc_19070908_pascendi-dominici-gregis.html

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s