El baciyelmo y el nuevo libro “El Papa sin filtros”

dq4002

 

 

 

Hay un episodio magistral en El Quijote donde Cervantes saca su ingenio una vez más anticipándose al relativismo imperante en nuestra época y a la negación de la realidad según sean las circunstancias y los intereses.

Podríamos decir que en dicho episodio Sancho Panza ya no es capaz de ver la realidad o al menos de aceptarla. Le pueden otros intereses y así como en otros episodios intentará disuadir a D. Quijote de que los molinos no son gigantes, en este vemos que Sancho Panza se da por vencido y en lugar de enfrentarse a D. Quijote, el cual en su locura de caballero andante llama yelmo, a lo que todo el mundo ve como una bacía de barbero, Sancho Panza en una explosión de ingenio decide llamar baciyelmo a los que para unos es bacía y para otros yelmo, consiguiendo magistralmente la cuadratura del círculo.

Este episodio tan ingenioso, es fácil trasladarlo a la mente de la papolatría que impera en la Iglesia actualmente.

Ha salido un nuevo libro que promete arrojar niebla sobre niebla, y confusión sobre confusión, pero para los Sancho Panza no supondrá ningún problema. Es cuestión de unir la bacía con el yelmo. Es cuestión de dar la razón a todos y suspender el juicio, para que lo que unos llaman bacía y otros yelmo, sin más llamarlo baciyelmo y así contentamos a todos.

En este libro calificado  El Papa sin filtros en el que ya solo esta frase hace temblar, es necesario suspender el juicio de todo criterio católico sobre todo para que no entren en conflicto gran parte de las enseñanzas del catecismo de la Iglesia católica y para que abstrayéndonos de cualquier prejuicio rígido y fundamentalista seamos capaces de ceder en todo, con tal de conseguir la tan ansiada paz y unidad.

 

El baciyelmo de la uniónes homosexuales; Uno de los temas del libro es la homosexualidad y la práctica de la misma, que parece ser que mientras no se le llame matrimonio y sólo se le llame “unión”, no hay ningún problema para Francisco. De este modo contradice a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que declaró que no solo es moralmente obligatorio oponerse a que las uniones homosexuales reciban el nombre de matrimonios, sino que «todos los fieles están obligados a oponerse al reconocimiento legal de las uniones homosexuales» y, por supuesto, a su equiparación al matrimonio. El apoyo al reconocimiento legal «significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad». Parece ser que para Francisco el hecho de que las leyes positivas deriven de la ley natural, algo que la Iglesia siempre ha defendido, para él no supone ningún problema defender absolutamente lo contrario.

Otro de los baciyelmos que parece que no importan demasiado al papa es el de afirmar que los pecados «por debajo de la cintura» son «lo de menos», a pesar de que el Catecismo recuerda el carácter grave y potencialmente mortal de varios pecados contra el sexto mandamiento (CIC 2351-2356) y no sólo eso sino que en una de sus apariciones la Virgen de Fátima alertó de que los pecados de la carne son los que más almas se llevan al infierno, pero estas afirmaciones de la Madre de Dios parecen importarle muy poco a Francisco.

Leemos en el catecismo de S. Pio X:

¿Es gran pecado la impureza? – Es pecado gravísimo y abominable

delante de Dios y de los hombres; rebaja al hombre a la condición de los

brutos, le arrastra a otros muchos pecados y vicios y acarrea los más

terribles castigos en esta vida y en la otra.

 

Seguimos analizando el libro y no deja de asombrarnos el tema de la psicología la que parece ser la profesión del futuro, ; lo que antes parecía que desde la Iglesia católica, los buenos curas y seglares se empeñaban en predicar sobre la necesidad de más confesionario y que evitaría las visitas al psicólogo, pues el papa no sólo les lleva la contraria, sino que manda también al psicólogo a los confesores que se toman en serio la teología moral sobre la confesión de los pecados mortales.

 

Así como la maestría de Cervantes nos ridiculiza la necesidad de Sancho Panza que es capaz de negar la realidad con tal de conseguir sus objetivos para no enfadar a D. Quijote, así tenemos a todos los que acudieron a la presentación del libro, que como buenos escuderos conseguirán negar lo que sea con tal de dar la razón a quien les da de comer.

¡ que arda tu corazón!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s