San Jerónimo versus Amoris Laetitia

untitled

A propósito del debate que sigue abierto a raíz de la exhortación apostólica AL , de las dubias sin contestar , de la carta del Santo Padre a los obispos de Buenos Aires liando un poco más el tema, del silencio de tantos teólogos que llevan toda la vida estudiando teología y siguen sin hablar claro sobre la exhortación y sus peligros, de muchas conferencias episcopales contradiciendo la doctrina bimilenaria de la Iglesia y enfrentándose directamente a la Ley de Dios, sin que nadie en la tierra con autoridad parezca que quiere poner fin a la ambigüedad y a la contradicción, les presentamos una carta de San Jerónimo , doctor de la Iglesia a propósito de este tema.

Hay que decir que cuando la descomposición de la Iglesia y la falta de autoridad es incapaz de defender la buena doctrina, es necesario recurrir a nuestros Padres en la fe, aquellos que supieron mantener íntegro el depósito y  rogarles que nos ayuden a sobrellevar esta situación tan dolorosa, en la que tantos obispos llevan a las almas por el camino de la perdición sin que la autoridad competente les llame la atención y les amoneste sobre sus errores. Las almas están en juego, pero parece que a muchos no les importa. ¿ Es que al Santo Padre no le importa que se abuse de la Eucaristía, que se comulgue en pecado mortal? ¿ Por qué sabiendo, que por poner un ejemplo Kasper y otros obispos han autorizado la comunión a los adúlteros vueltos a casar y son partidarios de ello y  el Santo Padre siendo consciente de algo tan grave, no los amonesta públicamente para salvación de las almas? ¿ Por qué sigue la confusión en la Iglesia, la división en materia tan grave y todos la silencian para que siga y siga? ¿ Por qué?

 

Traducida por Bruno.

“Carta de San Jerónimo, en la que el Doctor de la Iglesia explicaba la cuestión de los católicos divorciados vueltos a casar a un sacerdote francés que le preguntaba por un caso real:

“Encuentro adjunto a tu carta de preguntas un breve escrito que contiene las siguientes palabras: ‘pregúntale si una mujer que ha dejado a su marido por ser un adúltero y un sodomita y se ha visto obligada a tomar otro marido mientras el primero todavía vive está o no en comunión con la Iglesia sin hacer penitencia por su pecado’. […]

A la hermana […] que pregunta esto sobre su estado no le des mi sentencia, sino la del Apóstol: ‘¿O es que ignoráis, hermanos, – hablo a quienes entienden de leyes – que la ley no domina sobre el hombre sino mientras vive? Así, la mujer casada está ligada por la ley a su marido mientras éste vive; mas, una vez muerto el marido, se ve libre de la ley del marido. Por eso, mientras vive el marido, será llamada adultera si se une a otro hombre; pero si muere el marido, queda libre de la ley, de forma que no es adultera si se casa con otro’ (Rm 7,1-3). Y en otro lugar: ‘La mujer está ligada a su marido mientras él viva; mas una vez muerto el marido, queda libre para casarse con quien quiera, pero sólo en el Señor’ (1Co 7,39).

Así el Apóstol ha zanjado cualquier alegación y ha declarado que, si una mujer se vuelve a casar mientras su marido está vivo, es una adúltera. No hace falta que me cuentes historias sobre violencia, la insistencia de una madre, la severidad de un padre, la multitud de parientes, los trucos y la insolencia de los criados o las pérdidas de bienes. Mientras su marido esté vivo, aunque sea adúltero y homosexual, esté manchado por todos los crímenes y se haya divorciado de su esposa movido por sus propias maldades, sigue siendo su marido y no puede casarse con otro. No es el Apóstol quien decide esto por su propia autoridad, sino Cristo que habla a través de él. Pablo simplemente recuerda las palabras de Cristo, que nos dice en el Evangelio: ‘Pero yo os digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de fornicación, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio’ (Mt 5,32).

Fíjate en que dice: ‘El que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio’. Ya sea ella la que ha dejado a su marido o su marido el que la ha dejado a ella, quien se case con ella comete adulterio. Eso explica por qué los Apóstoles, al contemplar la dura carga del matrimonio, exclaman: ‘Si esta es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse’ (Mt 5,10).Nuestro Señor les responde: ‘El que pueda entender, que entienda’ (cf. Mt 19,10.12) y mediante el ejemplo de los tres eunucos, inmediatamente muestra la bienaventuranza de la virginidad, que no está encerrada en ningún vínculo de la carne […]

Así pues, si esta hermana […] desea recibir el Cuerpo de Cristo y no ser considerada una adúltera, debe hacer penitencia. Al menos desde el momento en que emprenda una nueva vida, todas las relaciones conyugales con su segundo marido deben cesar. Sería más correcto llamarlo adúltero que marido. Si encuentra que esto es difícil y que es incapaz de dejar a un hombre al que ha entregado su amor, si pone los placeres sensuales por encima de nuestro Señor, que tenga en cuenta la afirmación del Apóstol: ‘No podéis beber de la copa del Señor y de la copa de los demonios. No podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios’ (1 Co 10,21). Y también dice: ‘¿Qué unión hay entre la luz y las tinieblas? ¿Qué armonía entre Cristo y Belial?’ (cf. 2Co 6,14-15).

Por lo tanto, te ruego que la confortes y la animes a buscar la salvación. La carne que está enferma debe ser cortada y cauterizada. No hay que culpar al tratamiento sino a la herida si el cirujano muestra una severidad misericordiosa que resguarda no resguardando de la verdad y sólo es cruel para hacer el bien”.

Carta de San Jerónimo a San Amando de Burdeos (en torno al año 394).

http://www.infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1409160253-polemicas-matrimoniales-viii

4 comentarios

  1. ¡ Qué pòcos Jerónimos tenemos hoy día ! Toda esa gente tan supuestamente preparada ¿ dónde está ? ¿ Ignoran la parábola de los talentos ? Meiattini y Weinandy les dan un buen ejemplo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s