Medea en la Universidad.(5) “La sensualidad que teñía algunos aspectos de la obra no era gratuita.” Fernando Alvarez de Toledo.

No sé si esta será la última entrada, pero después de todas las intervenciones , que agradezco, podríamos decir que se pueden analizar varias cuestiones.

 

El director de la obra escribe: “La sensualidad que teñía algunos aspectos de la obra no era gratuita.”.

Aviso que el video puede presentar escenas no adecuadas y que pueden herir sensibilidades

 

He colgado este video en el que a partir del minuto 17 se puede ver una de esas escenas de las que habla el director.

Vivimos unos tiempos que nuestro nivel de tolerancia a la sexualidad, a la sensualidad y a la violencia es tan alto que ya lo que quizás hace unos años hubiera escandalizado a un adulto o a un adolescente , hoy lo ven como si tal cosa.

¿Es eso bueno o malo?

Yo creo que es malo. La Virgen de Fátima, en una de las apariciones les dijo a los pastorcillos que uno de los pecados que más almas lleva al infierno es el de la carne.

Una de las preguntas podría ser ¿ Esta escena incita a pecar? ¿ Esta escena es indecorosa en sí misma o depende de los ojos con los que la mires?

Si yo hubiera ido al MUN y hubiera tenido al lado a sacerdotes y a personas célibes por vocación, me hubiera sentido “violenta” durante esa escena.

¿Es incultura por mi parte?   Tal vez.

A mis hijos mayores les hubiera aconsejado que no fueran a ver la obra. o por lo menos les hubiera avisado de estas escenas.

El director dice: “Asistieron mis padres, mi director espiritual (doctor en teología y filosofía) y varios amigos y profesores numerarios (todos ellos, personas cultas, salieron encantados).”

¿ Quizás sea cuestión de cultura como dice el director?

Alex , una de las personas que ha participado del foro, dice en otra de las intervenciones: ¿por qué la violencia es tolerada en tan alto grado mientras no lo es la sensualidad?

Yo contestaría que tanto una como la otra se toleran en alto grado y así como en una obra de teatro la escena de una batalla o de una pelea de espadas , puede resultar hasta simpática, no  creo  que sea lo mismo que  con la escena del video anterior.

Podríamos plantearnos entre personas católicas que buscan la santidad en medio del mundo una pregunta clave:

¿Puede ayudarnos esta escena y otras como ella a vivir la castidad, la pureza y en definitiva la santidad a la que hemos sido llamados todos los cristianos?

Creo que es una pregunta que cada uno deberá de contestarse a sí mismo.

¡ que arda tu corazón!

 

Nota del blog: Se agradecería que nadie hiciera críticas “ad hominem”. Puede ser un foro abierto para que todos participen exponiendo sus razonamientos.

Creo que todos tenemos derecho a opinar sobre este tema, siempre que se haga desde el respeto y nadie me acuse de ser la Santa Inquisición, ni de llevar velo, ni de ser una supercatólica fundamentalista de miras bajas, . Con estas y otras calificaciones me han obsequiado muchos de los participantes de este foro en un intento de infravalorar y despreciar mi postura.

Espero que tampoco nadie me mande a tomarme un colacao y que me vaya a la cama, como Iker me ha mandado en el anterior post.

 

Continuará…

 

 

 

 

21 comentarios

  1. Deseo traer aquí mis preguntas a Luis Iriarte. Al mismo tiempo me formulo otra pregunta a raiz de lo acaecido en Arquitectura con la desautorización del profesor de antropología a pesar de tratar de exponer, o quizás por eso, la visión cristiana de la sexualidad, poniéndose la UNAV de rodillas ante la mafia lgbt ¿ La UNAV actual contribuye a la cultura cristiana o se está dejando inficcionar por un paganismo resucitado por el pensamiento único ? Luis Iriarte. Agradezco sinceramente y de veras tu pormenorizada contestación, pero me surgen dos nuevas preguntas. ¿ Seguro que en esa obra el dejarse llevar por las pasiones del rencor, la venganza y el odio, con las consecuencias trágicas que conlleva, se desaprueban o reciben un aprobado alto con tendencia al sobresaliente ? ¿ Esa obra no se tiñe actualmente de un feminismo, copiado del machismo, de predominio de la mujer sobre el hombre ? Yo personalmente no veo en esa obra ninguna virtud cristiana, a pesar de que se han vivido o podido vivir, con anterioridad al cristianismo, como la fidelidad, el perdón , el amor de entrega, etc.

    Me gusta

  2. He leído, entre sorprendido unas veces y con una sonrisa en otras, las diferentes intervenciones en este blog. Blog en el que podemos opinar, porque alguien, en su tiempo libre (que me consta que es poco) lo creó para poner blanco sobre negro la deriva de esta sociedad volcada en el mundo y rebozada en sus materialismos.
    “El Oriente en llamas” se creó para informar y permitir opinar a las personas que así lo estimaran sobre asuntos que afectan al vivir del cristiano; entendiendo por Cristiano en este caso al Católico, Apostólico y Romano.
    En muchas de las respuestas, y no pretendo juzgar a nadie en concreto, he visto aparecer: la soberbia, la vanidad, el desprecio, la burla y la ira contenida en palabras que rechinaban…
    ¿Tan difícil es comprender que a ciertas personas les moleste dicha representación? Y si les molesta: ¿Qué deben hacer? ¿Quedarse en una cueva por ir contra la corriente imperante?
    Unos atacan con sus amplios conocimientos de Teatro Clásico, otros con sesudos racionamientos filosóficos dignos de Quintiliano y solo aptos para mentes preclaras que piensen como uno mismo, pues sino no lo son. Algunos utilizan de manera interesada y fuera de contexto comentarios de San Josemaría, o incluso la Biblia. Incluso algunos se escudan en el carácter universitario del museo, cuando estos tienen en esencia un carácter universal.
    En resumen he leído muchas cosas que como decía me ha sorprendido las más y divertido las menos, pero lo que me ha entristecido han sido los ataques furibundos a una persona, la creadora del blog, que tiene TODO el derecho a expresar su opinión, pero no tiene la obligación de leer tanto desprecio por pensar diferente a como piensa esta sociedad que camina por un cómodo sendero adoquinado por un relativismo carente de virtudes y vacunado de la idea de pecado.
    ¡Animo Belén!

    Me gusta

  3. Me adhiero totalmente y con plena convicción al lúcido comentario de Joaquin Martínez Fonseca, a quien espero algún día conocer, pues tengo la impresión de que piensa, siente, se divierte, reza y se relaciona en cristiano, y no en pagano, como tantos hoy día, que creen ser católicos y no son sino una delegación del pensamiento único.

    Me gusta

  4. Sé que no vale la pena discutir en este foro, pero solo quiero dar dos apuntes:
    1. Pensamiento único es el que no reconoce que el cristianismo ha de restringirse a sus propios círculos. Los fariseos se escandalizaban de que Jesús comiera con publicamos, prostitutas y paganos. Parece que muchos cristianos no hemos aprendido a respetar, acoger e integrar a quienes no son como nosotros.
    2. No hay una única manera de rezar, pensar y sentir como cristiano. El católico está llamado a dar testimonio de Cristo en todos los ambientes de la tierra. Lean la Epístola a Diogneto, que bien les hará a su catolicismo, es decir, a su universidad:

    “Los cristianos no se distinguen de los demás hombres, ni por el lugar en que viven, ni por su lenguaje, ni por sus costumbres. Ellos, en efecto, no tienen ciudades propias, ni utilizan un hablar insólito, ni llevan un género de vida distinto. Su sistema doctrinal no ha sido inventado gracias al talento y especulación de hombres estudiosos, ni profesan, como otros, una enseñanza basada en autoridad de hombres.

    Viven en ciudades griegas y bárbaras, según les cupo en suerte, siguen las costumbres de los habitantes del país, tanto en el vestir como en todo su estilo de vida y, sin embargo, dan muestras de un tenor de vida admirable y, a juicio de todos, increíble…”

    Háganse un favor y lean la carta completa, que bien les hará. Y dejen de juzgar como vive cada uno su fe, mientras se respeten las verdades fundamentales de la Iglesia. Que la paz de Cristo esté con ustedes.

    Me gusta

    • Marcos, puedes discutir y dar tu opinión en este foro siempre que quieras. Otra cosa es que no estemos de acuerdo contigo ni la bloguera, ni algunos seguidores. Pero también es verdad que siempre que no ofendas puedes escribir lo que quieras y desde luego muchas veces es cuestión de ir avanzando hacia la verdad sin prejuicios .Gracias Marcos por tus aportaciones

      Me gusta

  5. Sin haber terminado de ver el vídeo…, he visto suficiente, no me gusta la estética. Hay algo que me rechina y provoca rechazo. Sé lo que es pero paso de explicar lo que quizá un “cuero más duro” sea incapaz de captar.
    Nada novedoso ni diferente ni subido de tono si lo comparamos con lo que en “el mundo” hacen. Pero la UNAV no es del “mundo” o no debiera serlo, y como tal –
    pienso – debería marcar ese hecho diferencial.
    Bendito sea San Josemaría que nos lo dijo muy clarito y con santa desvergüenza. ¿Que hoy algunos puntos se nos han quedado desactualizados? Pienso que no pero doctores tiene el O.D.
    Gracias Belén. Tampoco yo recomendaría a mis hijos que fueran a ver la obra, aunque seguramente irían, y después hablaría con ellos y veríamos otra obra, esas bellas, buenas y luminosas, aún tratando temas duros, y comentaríamos las diferencias de matiz. Y de ahí intentaría que surgiera un coloquio.

    Me gusta

  6. Marcos, lo que quieras, pero ¿ no te suena que hay que evitar las ocasiones de pecado ? Entre encerrarse en el gheto y abrirse a todos los ambientes, incluso los manifiestamente demoníacos, que los hay, habrá que ejercer el sentido sobrenatural, además del común. El grave problema que padecemos los católicos con la misericorditis es que no quiere distinguir entre pecado y pecador, de modo que, si no condenamos el pecado con todas las fuerzas, difícilmente podemos ayudar al pecador a liberarse, lo dejamos hundido en la miseria. Si yo peco, quiero que se me ayude a salir de ahí, no que se me engañe diciendo que eso no es pecado. Nos jugamos la eternidad.

    Me gusta

  7. La desautorización de la UNAV al profesor de antropología, que deseaba exponer la visión cristiana de la sexualidad, la única que aporta un sentidio a la misma, es la mejor muestra de la paganización progresiva que está padeciendo la Universidad de Navarra, con el apoyo pleno de la prelatura del Opus Dei, salvo que esa desautorización sea rectificada de inmediato y dejen de ponerse de rodillas, implorando perdón, ante la mafia del lobby gay.

    Me gusta

  8. Lo siento, pero con el término”misericorditis” se descalifica usted mismo. La caridad nos exige comprensión con todos los hombres y mujeres, sin excepción. Nadie ha intentado rebajar la doctrina o acondicionarla a los tiempos, sino acercarla al la realidad de nuestro tiempo. “Misericordia quiero y no sacrificios”. Que la paz de Cristo sea contigo.

    Me gusta

  9. Misericorditis es lo que estamos padeciendo actualmente en la Iglesia Católica y que ha inficcionado de lleno al Opus Dei. La misericordia desgajada de la verdad y de la justicia se vuelve loca, en palabras de Chesterton, y lleva a los extremos de no hablar de conversión, de pecado, de juicio, de infierno. El Opus Dei ya puede fardar de tener un sacerdote de la prelatura, como es Mauro Leonardi, favorable a todas las causas lgtb en nombre de la misericordia, y un político chileno, supernumerario, favorable a la adopción gay, un tal Lavín, candidato en su día a la presidencia de Chile.Otro político chileno, supernumerario que abandonó después la prelatura, afirmó que la ley del aborto de Bachelet, apoyada por él, no repugnaba su conciencia. El Opus Dei progresa adecuadamente y ya no molesta. Han enterrado las tres campanadas del fundador y el proceso de homologación avanza a un ritmo vertiginoso. Lo que está acaeciendo en la UNAV son anécdotas muy significativas de su adaptación a los nuevos tiempos, de su homologación progresiva al pensamiento único y su delegación en la Iglesia, la misericorditis, supresora del infierno.

    Me gusta

  10. ¿ En qué estoy calumniando ? Te ruego me lo especifiques y asegures y me tomo la tila a tu salud o, mejor todavía, un buen vino Navarra, mi tierra querida, con dos grandes santos : San Francisco Javier, patrón de las misiones y San Josemaría Escrivá, el santo de lo ordinario, hijo adoptivo de Pamplona, tan perseguido por el politically correct de su tiempo, especialmente el eclesial.

    Me gusta

  11. Yo, ingenuo de mí, pensaba que las réplicas se hacen con argumentos, no con consejos líquidos, que es lo que se lleva. Todo muy líquido o gaseoso, de sólido nada. Los dogmas molestan, siempre que sean católicos; los laicistas nos los tragamos a pies juntillas.

    Me gusta

  12. Acerca de la supuesta escena sexual: ¿fingir tocamientos? Los actores se besaron y ella le desabrochó a él la camisa (debajo de la cual llevaba una camiseta interior) y él le descubrió un hombro a ella. Acto seguido se apagaron las luces. Cuando se encendieron unos segundos después estaban ambos vestidos, y él apoyaba la cabeza en su regazo mientras ella le peinaba con la mano y ambos hablan durante un rato. ¿Tan sexual es? Precisamente lo que ha de quedar en la intimidad quedó en la intimidad. Lo que se vio fue lo suficiente para entender lo que había pasado entre los personajes sin necesidad de explicitar lo que ha de quedar en la intimidad humana. Lo suficiente para entender qué relación tienen entre ellos esos personajes.
    Respecto al mensaje feminista: hay que tener en cuenta que, históricamente, la obra se ambienta en una época en la que la mujer era poco más que la propiedad de los hombres. A nivel judicial era un objeto. Creo que es un mensaje profundamente cristiano reclamar que la mujer no es un objeto, sino un ser humano, igual que el hombre, pues ambos son hijos de Dios y poseen un alma inmortal.
    Además, ¿Qué es eso que la UNAV no debe ser del mundo, como se argumentaba en otros comentarios? La UNAV debe ser del mundo, aunque vaya a contracorriente en medio del mismo. Debe ser del mundo, en cierto sentido, pues si no se está en el mundo, ¿cómo vamos a ser “santos en medio del mundo” como quería San Josemaría? Y, ¿Para que algo acerque a Dios, ¿debe estar necesariamente cristianizado? ¿O acaso no se puede llegar a Dios a través de otras vías (aunque luego se necesite la Revelación para llegar a Cristo)?
    «Todo árbol bueno da frutos buenos, y todo árbol malo da frutos malos».
    Yo he visto a este árbol dar frutos buenos. He visto que esta obra ha acercado a Dios a muchas personas. Por supuesto que tendrá cosas que son criticables, como todo en esta vida; y por supuesto que se puede mejorar, como todo en esta vida. Puedo entender que haya cosas que no te hayan gustado de la misma, pero creo que no es justo calificar la obra de inmoral, y condenar a los actores, la compañía de teatro y a la Universidad por una escena subida de tono. Y digo subida de tono porque no creo que pase, como mucho, de eso.
    Había gran belleza en aquella obra, y en lugar de condenarla entera por una escena que usted considera inmoral, ¿por qué no hacer una crítica constructiva, dando su opinión de cómo se podría mejorar en lugar de dar a entender que la obra es algo sin valor por no ser una obra cristiana? ¿No está haciendo aquello de lo que se queja: que los cristianos han abandonado el mundo de la cultura? ¿No es mejor tender una mano amiga para ayudar a quien está mal en lugar de abofetearlo y dejarlo tirado? ¿No mejoraría esto si en lugar de simplemente denostarlo, tratase de ver lo que hay de bueno en la obra y tratar de mejorar lo que no le parezca bueno aconsejando con amabilidad y caridad? Porque, como dijo Jesús: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos». ¿No sería mejor escucharle y tener caridad? «Misericordia quiero y no sacrificio; porque no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores». ¿No sería más cristiano y cercano a Jesús, en lugar de denostar a los que consideramos equivocados, tenderles un brazo amigo en el que apoyarse para mejorar, como Él hacía con las prostitutas, publicanos y pecadores?
    «¿No deberías tener compasión de tu compañero, como he tenido yo de ti?»
    «Si tu hermano peca contra ti, vete y corrígele a solas tú con él».
    Creo que es un error condenar toda una obra así sin tener en cuenta el trabajo monumental que hay detrás, siendo un equipo con numerosas personas católicas.
    Creo que representar esa apertura de camisa, ese hombro al descubierto y ese beso son necesarios para entender lo que ocurre con esos personajes durante esa elipsis. Al fin y al cabo, el teatro cuenta historias humanas, y, al ser humanas, sus protagonistas son, al fin y al cabo, pecadores. Y una conciencia responsable sabe juzgar sus actos, si son buenos o no. Además, hay algo profundamente cristiano en el mensaje de la obra: los actos tienen consecuencias, y el mal engendra más mal; el pecado engendra más pecado.
    «”Inútilmente me dan culto, mientras enseñan doctrinas que son preceptos humanos”. Y después de llamar a la multitud les dijo: “Escuchad y entendedlo bien. Lo que entra por la boca no hace impuro al hombre, sino lo que sale de la boca: eso sí hace impuro al hombre. Entonces se acercaron los discípulos a decirle: “¿Sabes que los fariseos se han escandalizado al oír tus palabras?” Pero Él les respondió: “Toda planta que no plantó mi padre celestial será arrancada. Dejadlos, son ciegos, guías de ciegos; y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo”. Pedro entonces tomó la palabra y le dijo: “Explícanos esa parábola”. Él respondió: “¿También vosotros sois todavía incapaces de entender? ¿No sabéis que todo lo que entra por la boca pasa al vientre y luego se echa por la cloaca? Por el contrario, lo que sale de la boca procede del corazón, y eso es lo que hace impuro al hombre. Porque del corazón proceden los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios y las blasfemias”». (Mt. 15, 9-19.)
    Creo que lo que usted critica se puede aclarar con esta cita del Evangelio. Poniéndolo en contexto:
    En cuanto a la escena: la escena no muestra en sí nada más explícito que un matrimonio (natural, pues en la época en la que se ambienta la obra Cristo no había instituido todavía los Sacramentos) besándose mientras ella le desabrocha la camisa y él le descubre un hombro. Se da así a entender que ambos personajes consumarán el cato sexual (que sería en este caso dentro del matrimonio, siendo así algo bueno y querido por Dios). Entonces, si el sexo no es explícito en ningún momento, ¿quién peca: el que escribe la actuación y los que se besan, o el que se excita o entretiene imaginando cosas que no se ven en ningún momento y que no hay momento de imaginar, pues la historia sigue adelante? En cualquier caso, cabe recordar que sentir no implica consentir.
    Respecto a los cuerpos: el cuerpo humano, como obra de Dios, es bello. Y creo que no falta al pudor que algunas actrices muestren el ombligo, los hombros y los brazos en este contexto. O que a la protagonista se le vea la pierna hasta la rodilla. Al fin y al cabo, para cada contexto hay un pudor: uno no va a misa en bermudas, pero no hay problema en ir en bermudas a comprar el pan. Ir a misa en traje de baño sería faltar al pudor, pero no hay problema en usarlo en la piscina. De la misma forma, creo que la vestimenta que se critica faltaría al pudor en otro contexto, como en una clase o por la calle, pero no creo que haga mal mostrar parte (y ni siquiera nada demasiado sexualizable) del cuerpo con la intención de resaltar la belleza algo tan bueno como el cuerpo humano, que Dios ha creado, y, por lo tanto, es bello y puede ser artístico (recomiendo leer a este respecto lo que decía San Juan Pablo II acerca del cuerpo humano y su representación en el arte). Creo que está muy claro que en Medea no se ha brutalizado el cuerpo humano ni su sexualidad, ni se los ha tratado como meros trozos de carne, sino como elementos de la persona humana, como la realidad íntima y delicada que son. ¿Representarlos dentro de cierto límite está mal o lo que está mal es cometer un exceso con la propia imaginación?
    Esta escena “subida de tono” no se ha incluido en la obra para excitar al público, sino para que entienda cómo se comportan los personajes, cuál es la relación entre ellos y cuál es su forma de ser.
    Además, acerca de la crítica que hacía usted respecto a que se realizase esta acción entre dos actores que no tenían vínculos emocionales entre sí: en primer lugar, ¿Cómo sabe usted los vínculos emocionales que hay o dejan de haber entre dos personas que no conoces?
    Y, además, considero necesario aclarar algo respecto al oficio del actor: el actor no está ahí como fulanito o como fulanita de tal, sino que está en primer lugar como Medea o Jasón (en este caso) y en segundo lugar como actor. En un acto —muy cristiano— de generosidad, el actor efectúa una renuncia de sí mismo (se niega a sí mismo) en cada representación. El buen actor accede a aceptar el personaje como propio y renunciar parcialmente a su propia identidad durante la representación. Es esto lo que permite darle vida a una obra cuyos personajes, de otro modo, no serían auténticos o sinceros. La historia tiene sentido porque Medea o Jasón actuarían así; sin embargo, los actores puede que no eligieran esa forma de hacer en esa situación; pero los que actúan así, de alguna forma son sus personajes, no ellos. Jerzy Grotowski consideraba el modelo de actor como el “Actor Santo”, pues representar una obra es un acto de entrega. El actor se ha de entregar a su personaje, pues de salir a escena siendo él mismo, o meramente fingiendo, estaría siendo egoísta o mentiroso, entregando algo que no le corresponde entregar a él, pues solo el personaje puede entregar verazmente su historia, vivencias y sentimientos, pues a él le pertenecen, y no al actor. Así, el actor, de no asumir al personaje, incurriría en falsedad, pues no estaría siendo la Verdad lo que está viviendo. De esta forma, el actor se entrega al personaje creado por el autor y el director, siendo de esta forma el mármol anónimo de una obra. El actor se pone de esta forma al servicio de la Belleza mediante la búsqueda sincera de la Verdad, haciendo esto por amor a la propia Belleza, a la Verdad, y al prójimo que es su público, pues no quiere entregarle al espectador algo que sea falso, sino que quiere ser sincero con él. Si lo hiciera de otra forma, caería en un acto de egoísmo, mostrándose a sí mismo gratuitamente ante el público con unos sentimientos e historias fingidos. Actuar de cara al público y no de cara a la acción y los personajes sería algo así como la prostitución del actor hacia el espectador. De esta forma, lo que de otra manera sería un fingimiento carente de valor, se transforma en arte mediante la búsqueda de la Verdad y la Belleza.
    Así, los vínculos emocionales en esa escena no son los de los actores, sino que son los de Jasón y Medea en primer lugar, y luego, en segundo lugar, los de ellos, los actores. En esa escena, de alguna forma, ellos dos vivían realmente que eran marido y mujer y se besaban. No eran otros sino Jasón y Medea mismos. Obviamente, no están casados realmente, y haber practicado sexo en escena no les sería lícito por esa razón y también porque estarían exponiendo al público lo que debe quedar en la intimidad. Pero un beso y una camisa desabrochada no son un acto sexual consumado. Es algo muy distinto.
    Si lo que ha de ser íntimo se hubiera explicitado, que no se hizo, entendería la crítica, pero lo que ocurrió solo indica que durante esa elipsis los personajes, teóricamente, mantuvieron una relación sexual que no se ha dado en la vida real. Ver a una pareja besándose no lo considero particularmente impuro, a no ser que tu imaginación tome las riendas y tú lo consientas. Pero, entonces, de nuevo, ¿de quién sería el pecado: de los que se besan o del que no pone freno a su imaginación y consiente en excitarse con lo que se imagina pero no está sucediendo?
    ¿Acaso hemos de exigir que los personajes sean perfectos moralmente? Entonces privaríamos de ejemplos de cómo no se ha de actuar, pues la conciencia sabe que la forma en que se comportan esos personajes no es correcta y sabrá enfrentarse a la tentación cuando llegue el momento, pues conoce con claridad que eso está mal, y gracias a ese ejemplo de un personaje que actúa mal, sabe que ha de elegir la otra opción, la que le lleve al Bien, pues no quiere ser como ese personaje malo que ha visto.
    «Omnia in Bonus». Todo es para bien. Los personajes moralmente malos sirven para ver lo que no se ha de hacer, y se convierten, entonces, en instrumento efectivo para formar la conciencia, pues nadie va a querer ser como Medea (enloquecer de rabia y acabar matando a tus hijos) o como Jasón (abandonar a tu esposa por los beneficios que te ofrece otra mujer y acabar muriendo junto a tus hijos a causa de la venganza de tu esposa). Nadie quiere acabar de esa forma, y pr tanto, el mensaje que reciben las conciencias que ven la obra es que no deben actuar de la forma que actúan los personajes (no debes ser infiel a tu esposa ni abandonar a tu familia. Debes respetar y querer a tu cónyuge como a tu igual, en la salud y en la enfermedad, etc.) De esta forma, la obra griega es, efectivamente, cristianizada por el público que la ve y el director que la ha adaptado. La obra es cristianizada, efectivamente, porque las conciencias de los espectadores ven una historia que no desean para sí, y aportan un mensaje cristiano, no porque la obra lo diga directamente, sino porque las personas que la vean tendrán una reacción de rechazo hacia los actos inmorales.
    Así, Dios usa todo para llevar a cabo su plan, y, gracias a su Providencia, lo que podía dar un mal ejemplo, acaba, hoy en día, ayudando a las conciencias a formarse. De esta forma, la adaptación de Medea contribuye a señalar el pecado, a condenarlo, contribuyendo así al Plan de Dios. Quizás no haya que cristianizar las obras, sino dejar que Cristo actúe sobre su mensaje y que las obras acaben cristianizando al público, siempre y cuando no sean explícitas o barbáricas como no lo fue esta adaptación. Adaptar las obras no implica cambiar la historia que contó el autor, sino que implica, en todo caso, disponer la misma historia de forma original para ofrecer un punto de vista diferente sobre su mensaje, de forma que sea didáctica y ayude a formar las conciencias en el mensaje del Amor de Cristo.
    Así, creo que está bien que usted critique de manera constructiva lo que no le gustase de la obra o lo que según le han dicho, le parece que estaría mal de la misma, pero no creo justo denostar de la forma que lo ha hecho a una obra hecha con la mejor de las intenciones, al equipo que hay detrás de la misma, a la compañía de teatro entera y a la Universidad. Y mucho menos creo que sea justo o caritativo condenar y juzgar a todos ellos de la forma que se ha hecho en este blog en base a una escena subida de tono y unas frases de tinte feminista. De hecho, me parece bastante fariseo dedicarse a escupir sobre la obra y sus actores, juzgarlos y señalarlos públicamente de la forma que se ha hecho. En lugar de ofrecer una mano caritativa en la que apoyarse para salir de los errores cometidos como la ofreció Jesús, se ha abofeteado de mala manera a esta obra y sus actores, que son tan hijos de Dios como usted o yo. Con todo el cariño del mundo, quiero decirle que me ha parecido injusto y en exceso incendiario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s