Medea en la Universidad(3). El compromiso de ser testigos del Evangelio también en el teatro.

_EP10809-Editar_730x400

 

Después de mis dos últimas entradas sobre la crítica a la obra de teatro que se representó en el museo de la Universidad de Navarra titulada Medea, debo decir que no pensaba que iba a suscitar tantos ataques de alumnos a mi forma de verlo, sobre todo teniendo en cuenta que a esa Universidad han ido personas con ideas mucho más “radicales” que las mías y creo que nadie, ningún alumno las ha atacado y mucho menos discrepado en su forma de pensar, me refiero por supuesto a Monedero, el padre Angel y Angela Páloma, todos ellos con un pensamiento en clara contradicción con la doctrina católica pero que todo hay que decirlo muy acorde con la linea del pensamiento mundano y del pensamiento único que impera hoy en las mentes de tantos católicos.

Debo decir que todos aquellos que me han atacado han utilizado los mismos argumentos contra mi forma de verlo, todos han esgrimido la soberbia y orgullo en mi forma de opinar y todos me han hecho ver que en nombre de las palabras talismán que hoy todos tienen grabadas a fuego: tolerancia, pluralidad y apertura , yo desde luego no cumplía con ninguna de ellas.

Está claro que en este caso como en tantos otros ejemplos que podríamos citar la tolerancia, la pluralidad y la apertura siempre debe ser en un extremo, podríamos decir que se admite cualquier opinión que gire a la izquierda, no así las opiniones que giren a la derecha. Es una guerra del lenguaje que han ganado por supuesto los del giro a la izquierda.

Después de situar en contexto, justifico mi crítica pública (digo pública porque la obra ha sido pública) desde dos puntos de vista:

El primero porque las personas que me comentaron que habían visto la obra eran menores de edad y les escandalizaron algunas de las escenas y unos detalles del vestuario . Creo que fue el fundador de dicha universidad si no recuerdo mal, quien dijo: “Lo que escandaliza a un niño escandaliza a un viejo” y claramente se equivocó porque teniendo en cuenta que la mayoría de los que estaban viendo la obra eran hijos suyos y a muy pocos parece ser que les escandalizó, está claro que ya los viejos están libres de escándalo y sólo a algunos jóvenes les escandalizan ciertas imágenes. Quizás a estos jóvenes hay que hacerles ver que ahora son otros tiempos y que una escena sensual ya no tiene importancia y que es muy exagerado por su parte ver mal en algo que para otros es arte. Con este razonamiento ya ninguna escena estaría vetada teniendo en cuenta y respetando el arte del autor en una escena sensual en la televisión, en una serie e incluso en el teatro.

El segundo aspecto hace referencia también al fundador de dicha universidad sobre santificar todas las realidades temporales y creo que también se refería al ocio. Decía el fundador que si te levantas de la mesa sin hacer una pequeña mortificación has comido como un pagano y esta frase podríamos trasladarla a todos los ámbitos de la vida y por supuesto al entretenimiento, en este caso al teatro.

En la entrada de ayer hablaba de la opinión de los padres de la Iglesia y de los consejos que daban a los primeros cristianos sobre la asistencia a espectáculos en un mundo pagano en el que el teatro formaba parte de sus vidas. Creo que en el hombre cristiano todas las realidades de los primero siglos pueden trasladarse a esta época que nos está tocando vivir, podríamos decir que este mundo en que vivimos no tiene nada que envidiar en niveles de paganismo al que vivieron los primeros cristianos.

Aunque también entiendo que los hijos de la libertad , me refiero a los cristianos actuales,  en nombre del “liberalismo” o de lo que ellos llaman libertad hemos llegado a pensar que podemos compaginar votar a un partido político que apoye el aborto y los principios masónicos del nuevo Orden Mundial, con ir a misa todos los días, también los cristianos en nombre de esta libertad podemos apoyar políticas migratorias que ataquen nuestra identidad cristiana, siempre que recemos el rosario. En nombre del liberalismo los cristianos de hoy en día creemos que nuestro vivir el cristianismo se reduce a rezar un rato todos los días, siempre que yo en conciencia y en nombre de mi libertad sagrada puedo pensar lo que me dé la gana. En nombre de esa libertad , los cristianos creemos que podemos compaginar el ser cristianos y no privarnos de absolutamente nada , ni siquiera de lo que nos aparta de Dios. En vista de cómo hemos ido mamando todas estas ideas, no debe extrañarnos que pensemos que podemos ir a una obra de teatro sea la que sea, digan lo que digan y hagan lo que hagan, por supuesto siempre que se represente en la Universidad de Navarra, y sin oponer la más mínima resistencia crítica y sobre todo teniendo en cuenta que nuestro “amor”, tolerancia y respeto  a la Universidad nos impide tener la más mínima diferencia de opinión.

Por último diré que quizás sea necesario también en estos tiempos que vivimos que el Papa salga al balcón de Santa Marta para darnos unas claras directrices católicas de cómo debe orientarse el teatro en una universidad católica, quizás entonces y sólo entonces los alumnos de la Universidad aprendan que el ocio, el teatro, el arte y todo, todo lo demás si no está orientado a Dios, hemos hecho una universidad de paganos.

Solo me gustaría que todos entendieran mi “exagerada” forma  de pensar dentro del amplio abanico de pensamientos plurales, aperturistas y tolerantes que parece que caracterizan a esta universidad y que el mío también lo considerasen dentro de ellos y digno de respetarse.

¡ que arda tu corazón!

Notas del blog:

1.Por último diré que los primeros cristianos, en clara minoría , pero totalmente abandonados al mensaje cristiano supieron impregnar todo el imperio del mensaje de La Verdad (debo decir que últimamente ni los sacerdotes hablan de la verdad ante el riesgo de ser tachado de fundamentalistas). Ahora parece que es al contrario, la mundanización y secularización y mentalidad pagana se va apoderando del mensaje cristiano y de todas las realidades temporales y lo va desvirtuando por no decir demoliendo. Eso sí en nombre de la pluralidad, multiculturalidad, apertura y comprensión de todas las realidades y diferencias de opinión.

2. Al final no sé si impregnaremos  el mundo del mensaje evangélico , pero de lo que estoy segura es de que comprenderemos, toleraremos y acogeremos todas las idolatrías e ideologías , que no es poco y que es algo que ni los mártires en su exagerada radicalidad supieron llegan a comprender. (ironía).(Alguno creo que hasta murió por negarse a quemar un incienso sin importancia a los dioses falsos, cuando desde luego siguiendo la lógica actual podría haber evitado claramente el martirio) ¡Total, solo era un poco de incienso…!

3. Creo que el cristiano se caracteriza por dejar reinar a Cristo en los corazones y en todas las realidades temporales y no sólo en aquellas en las que nos interesa que reine o en aquellas que no estorba demasiado.

> Verdad, anuncio y autenticidad de vida en la era digital

7 comentarios

  1. Extraordinario artículo, Belén, un auténtico artículo de autor.
    En cuanto a que igual tiene que enseñarnos el Papa como debe ser nuestro ocio, por favor, no le des ideas. Espera al siguiente Papa, mamasita.

    Me gusta

  2. Buenas tardes, Belén

    He leído los tres artículos que ha publicado y le agradezco el razonamiento crítico y conocimiento que emanan sus palabras. No puedo, sin embargo, coincidir en ellas por los motivos que expondré a continuación -prometo ser lo más breve posible:

    La vestimenta, en concreto la femenina, no era inadecuada a mi forma de entender. Las mujeres iban debidamente tapadas – con riguroso pudor cristiano – dejando sólo al descubierto partes poco sensualizables de su cuerpo. Quiero añadir, sin embargo, que sería bueno argumentar por qué sería inapropiado una vestimenta más ligera. ¿Es inapropiado la vestimenta de ciertas tribus africanas? Si es así, ¿cómo nos afecta a nuestra forma de ver el mundo? La siguiente pregunta no tiene, de corazón, ningún intento de ser ofensiva sólo comprender mejor tu posición: ¿Deberíamos de tapar los pechos de los documentales de las TV2?

    En este punto también me gustaría añadir que el argumento de los niños no me parece de peso. Sin querer contradecir a San Jose María, a día de hoy encontramos a jóvenes, menores de edad, que se escandalizan por oir que el aborto provocado no es un derecho reproductivo. ¿Sería esto motivo suficiente por pensar que el aborto provocado es correcto? Supongo que coincidiremos en que no; la formación, como en todo, es un grado.

    Siguiendo en este mismo hilo es importante tener en cuenta que hay muchas escenas en las artes escénicas – incluyamos también el cine en este caso – en las que se muestra violencia explícita. Mi pregunta es, ¿por qué la violencia es tolerada en tan alto grado mientras no lo es la sensualidad? No digo que debamos tolerar el exceso de sexualidad en una obra de teatro por el mero hecho de existir violencia en ellas pero, ¿podría ser que, de la misma forma que se necesita un conocimiento y madurez intelectual para ver una película violenta, se necesiten también para ver determinadas escenas sensuales? Desde mi punto de vista me parece más preocupante que estos menores de edad, asumo que son sus hijos, se escandalicen antes por un beso que por la interpretación de la muerte de niños de forma muy violenta.

    La virtud es un hábito, es práctica. Es por ello incorrecto pensar que tiene el mismo efecto el desnudo femenino de las Venus de Milo sobre un hombre virtuoso que sobre un hombre vicioso. Entiendo que hable usted de que una pintura es un objeto inherte, sin embargo, me gustaría proponerle el siguiente ejemplo: Imaginemos, por un lado, un desnudo hiperrealista de Antonio López y, por otro, una fotografía de una persona desnuda. Es prácticamente imperceptible la diferencia, sin embargo, siguiendo su razonamiento, la segunda opción sería moramente reprobable. ¿Por qué? ¿Estaría mal por el hecho del desnudo o por el daño que produce al espectador?

    A raiz de la última pregunta quiero aclarar que la moralidad o incorrección de un acto, a mi entender, se debe de argumentar en base al bien que éste nos hace como personas. Aquello que nos mejora, lo objetivamente bueno para el cristiano, le acercará a Dios. Al resto del mundo, también. Es por ello que, a través de la razón, alejándonos de dogmatismos, podemos alcanzar qué es bueno para el hombres en tanto que hombres. Esto, como digo, no es exclusivo para el cristiano sino que es universalizable, católico, reforzando la idea de que se puede llegar a comprender la virtuosidad de la vida cristiana mediante la razón.

    Quiero incidir en el párrafo anterior. Las cosas no son malas porque lo diga Dios, sino porque nos hacen daño conforme a lo que somos. Sin embargo, la obra de teatro representada por Mutis por el Foro fue un acercamiento a cosas buenas: a la belleza – tan intrínsicamente presente en el cuerpo femenino -, la importancia de la fidelidad y del perdón, del trato igualitario entre hombres y mujeres, entre un sinfín de otros matices que, en el plano personal, me elevaron y me ayudran a reflexionar y trascender.

    Por todo ello, es inapropiado decir que no era arte, es inapropiado decir que no acercaba a Dios y es apropiado invitarle a verla en las futuras representaciones para que pueda de disfrutar de un espectáculo universitario sublime.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s