Nuestra libertad convertida en un Hágase

steres13

 

Hemos escrito mucho en este blog, sobre gracia, libertad,  santo abandono y voluntad divina.

Digamos que muchas veces intentamos comprender  y nos resistimos a entender aquello que pueda escandalizarnos.

Una de las temas que reflexiono y que Santa Teresita ilumina con especial intensidad es el tema del dolor  y el abandono en la Provincia Divina.

Nos resulta difícil entender el sentido del dolor y aquellos que no terminan de entenderlo atacan la idea católica del dolor diciendo que un Dios bueno no puede permitir el dolor, ni las desgracias, ni todo aquello que pone al hombre desnudo ante Dios. Es una visión totalmente errónea intentar entender el dolor por el dolor según la naturaleza humana. Es imposible para una persona sin fe entender el sentido del dolor como prueba de amor. El dolor solo lo podemos entender desde la perspectiva de la fe en Dios.

Una de las cosas que debemos aprender los católicos es a sufrir por y con Cristo y saber que el sufrimiento nos acerca a Dios, porque es una manera de decirle a Él: “Señor, no lo entendemos, pero ayúdanos a que el dolor por la Iglesia, el dolor por las almas que se pierden, el dolor por ver a tu Iglesia quebrada y ofendida, se convierta en un “hágase tu voluntad”.

Nuestra libertad convertida en un “HÁGASE”.

EL día 30 de diciembre leemos en el libro 365 días con Teresa de Lixeus:

“Aunque deseaba el martirio, sor Teresa no buscaba el sufrimiento por el sufrimiento; lo amaba porque era para ella un medio de probar a Jesús su amor, de la misma manera que nuestro Señor deseaba el bautismo de sangre para mostrarnos el suyo, aunque al mismo tiempo lo temía según su naturaleza humana.”

¡ que arda tu corazón!

Un comentario

  1. Grandisima Santa Teresa de Lisieux.
    Llevo casi tres años meditando Historia de un alma.
    El dolor es un grandísimo honor que Jesús nos concede de participar en los sufrimientos de la Cruz. El dolor nos permite participar de la naturaleza humana de Jesucristo.
    !Que gran capítulo el dedicado a la Penitencia, en Camino!
    “!Bendito sea el dolor, amado sea el dolor, santificado sea el dolor, glorificado sea el dolor!”, como dijo San Josemaria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s