El mundo no conoce la existencia de la gracia.

BeatoNewman

Una de las doctrinas más sobrecogedoras e impactantes  y que peor se explica en las catequesis y por parte de evangelizadores es el tema de la gracia, de la naturaleza y de la libertad.

Vivimos entre los católicos una especie de naturalismo pelagiano, propio de nuestras ansias de agradar al mundo y de que el mundo nos conozca y nos acepte como suyo.

Nos da vergüenza hablar en términos de la gracia, porque en realidad no creemos en ella y pensamos que hablar de la gracia entre nosotros es como hablar de polvos mágicos y por eso hablamos de fuerza de voluntad, hablamos de resistir , de sobreponernos, de ser muy fuertes por naturaleza, de tener una naturaleza fuerte o débil, pero nos resulta muy incómodo hablar de  la gracia .

Les transcribo unos párrafos muy reveladores del libro “discursos sobre la fe de Newman” en el que vemos  hasta qué punto nuestra falta de fe en la gracia nos contamina el lenguaje y el pensamiento:

“En realidad , el mundo no conoce la existencia de la gracia y no es extraño, porque ha estado siempre muy satisfecho de sí mismo y nunca ha tenido en cuenta las ayudas sobrenaturales. Su idea más alta del hombre, permanece en el orden de la naturaleza. Su modelo humano es el hombre natural, y juzga erróneo que se pretenda ser otra cosa. Sabe que la naturaleza contiene tendencias, inclinaciones y pasiones y dado que estas son espontáneas, piensa que pueden y deben ser seguidas y satisfechas como un fin en sí mismo, siempre y cuando se procure no dañar a otros o perjudicarles. Considera , que el pecado, si acepta la palabra, radica en la falta de moderación y que hombre perfecto es quien come, bebe, duerme , pasea , se divierte, escriba y reza moderadamente.

El mundo no entiende que los impulsos puedan convertirse en pecados. El mundo advierte un amplio catálogo de pecados traídos a la luz y finge creer que no son pecados en absoluto.”

Sigue Newman explicando cómo el espíritu orgulloso del mundo NO desea lo sobrenatural y por consiguiente no cree en ello. El mundo no aceptará que la senda estrecha sea transitable. Odia, por tanto, a los que caminan por ella y los considera presuntuosos e hipócritas fariseos o ridiculiza sus aspiraciones de fanatismo.

¡Cuánto nos recuerdan estas palabras de Newman, a lo que hoy ocurre en la Iglesia!, es como si el mal se hubiera infiltrado en  la misma Iglesia y persiguiera a aquellos que creen en la gracia, como si el mal quisiera tentar a tantos matrimonios ocultándoles el auxilio de la gracia para salir de sus situaciones de adulterio.

¡Cuántos pastores y evangelizadores que ignoran el poder de la gracia intentan consolar a a los pecadores con una falsa misericordia.!

¡ que arda tu corazón!

Un comentario

  1. !!Que bien se documenta, Belén!!
    Siga así.

    La verdad es que vivimos en un mundo totalmente pelagiano que niega la Gracia porque este mundo no tiene Fe y, lo que es peor, esta muy cómodo así. Desgraciadamente, este mundo no sabe que, con Fe, se es muchísimo más feliz porque esa Fe nos hace mejores personas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s