La hipocresía que nos contamina

1467398144_548414_1467633649_noticia_fotograma

 

Es “llamativa” la hipocresía que nos rodea, Es más, es una “virtud” que se ha puesto de moda y muy especialmente entre los católicos.

Ayer publicaba un artículo el padre Aberasturi:

http://infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/1712280919-fariseismo-en-estado-puro-y-c

En este artículo habla de ese fariseísmo que nos contagia en el que nos escandalizamos de las 48 mujeres asesinadas a manos de sus “parejas”, pero ocultamos a los miles de niños asesinados en el vientre de su madre.

La raíz de ese fariseísmo es la causa de gran parte de los males que nos afectan y es la mundanización , es el querer que el mundo nos acepte y por lo tanto para ello, debemos adaptar el mensaje católico al mundo.  De lo que debemos darnos cuenta que eso es imposible, porque si hacemos eso, el mensaje deja de ser católico.

Entiendo que a esa moda se sumen todos, católicos practicantes, sacerdotes, obispos, conferencias episcopales, porque a nadie le gusta que lo llamen rígido, cerrado de mente, intolerante, intransigente…son los calificativos que reciben esas personas .

Por eso es muy fácil que esa hipocresía se cuele en nuestro lenguaje, en nuestra mente , incluso en la educación de nuestros hijos.

Al final consideramos todo negociable, lo fundamental se va reduciendo tanto que ya no sabemos ni en lo que creemos.

Defiendo de palabra la educación religiosa y la formación de mis hijos, pero luego de obra lo considero secundario   y priorizo su formación intelectual y deportiva.

Estoy en contra de la ideología de género, pero creo que cada uno debe hacer lo que le plazca, cada uno es libre de vivir o no según su orientación sexual, porque quien soy yo para juzgar. Vive y deja vivir, como dicen ahora .

Creemos que el matrimonio es indisoluble, pero solo cuando no nos toca un familiar cercano, que ha sufrido mucho y que nos metemos en su problemática, en este caso ya no es indisoluble y justificaremos que rehaga su vida.

Y así podríamos ir citando ejemplos, basta hacer un pequeño exámen de conciencia.

Por eso es tan fácil que admiremos a políticos contra los que ya nos advirtió Jesús: “Haced lo que digan y no lo que hagan”

Por eso cuando oímos a la ministra May decir que debemos sentirnos orgullosos de nuestra herencia cristiana, todos los católicos de este país la miran con envidia y piensan, : “Ojala nuestro rey dijera esto”, pero lo que no vemos es esa hipocresía que impregna sus palabras , porque sus obras demuestran totalmente lo contrario.

May pide a los británicos sentirse orgullosos de su herencia cristiana a la vez que legisla en su contra:

(Infocatólica)Sus hechos indican lo contrario

Sus palabras llegan al final de un año donde su gobierno ha propuesto políticas sociales radicales que han causado preocupación entre muchos cristianos.

En julio, la ministra de Igualdad, Justine Greening, anunció planes para permitir a las personas cambiar su género legalmente reconocido sin un diagnóstico médico. Al anunciar la política en una entrevista, la Sra. Greening también hizo un llamado a las principales religiones para «mantenerse al día con las actitudes modernas» sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En julio, el gobierno también anunció que financiaría abortos en Inglaterra para mujeres de Irlanda del Norte, que tiene leyes pro-vida mucho más fuertes. Al explicar la política, Justine Greening escribió: «En la actualidad se solicita el pago a las mujeres de Irlanda del Norte, y de ahora en adelante nuestra propuesta es que esto ya no ocurra».

El gobierno también está examinando la posibilidad de introducir las llamadas «zonas de seguridad» que prohibirían las vigilias de oración fuera de las clínicas de aborto.

La Sra. May, cuyo padre era vicario anglicano, ha hablado anteriormente abiertamente sobre su fe cristiana en múltiples ocasiones, diciendo en una entrevista a principios de este año que «me guía en todo lo que hago».

¡ que arda tu corazón!

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=31250

3 comentarios

  1. La hipocresía es el homenaje que el vicio rinde a la virtud. El hipócrita trata de ocultar sus vicios y presentar sólo sus virtudes. La hipocresía actual es mucho peor que la antigua, pues ya no oculta el vicio sino que lo presenta como virtud. El aborto, por ejemplo, empieza como despenalización de una conducta que se considera nociva y poco a poco se transforma en derecho. La misericorditis empieza con la comunión en algunos casos, previo acompañamiento y discernimiento, para ir pasando a la comunión para todos; píldora en algunos casos y píldora para todos, que es más democrático. Con ello ya tenemos introducido el divorcio por la puerta de atrás y la separación de los aspectos punitivo y procreador del acto conyugal. La misericordia separada de la Justicia y la Verdad enloquece. Se transforma en misericorditis, hipocresía pura y dura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s