La papolatría no es católica

Domingo-de-los-Santos-Apóstoles-copia

 

Hace varios días, escribió el padre Aberasturi una entrada clarividente sobre la situación que vivimos en la Iglesia. Yo quiero darle las gracias porque una de las causas de la crisis en la que estamos inmersos es esa papolatría disfrazada de “amor” al papa.

El enlace pueden leerlo, yo sólo les transcribo el episodio de la historia de la Iglesia, que me parece muy revelador. Pero claro si los católicos no conocemos ni el catecismo, cómo vamos a conocer la historia de la Iglesia.

Les trasmito el episodio:

“Cipriano había escrito, pensando en Cornelio y su situación en Roma, un texto sobre la unidad de la Iglesia: De unitate. Destacaba el papel particular del obispo de Roma -el Romano pontífice- y de la importancia de la comunión del colegio episcopal respecto a aquel sobre el que Cristo ha construido su Iglesia. Pretendía apoyar y sostener a Cornelio y a su sucesor.

Las relaciones entre Cipriano y Etien eran magnificas…, hasta que el tema de los lapsi, de rabiosa actualidad también en Cartago, les enfrentó. Etien se decantó, para su reincorporación a la Iglesia, por la mera imposición de las manos, dando por válido el bautismo recibido. Para Cipriano, todo lo contrario: no habiendo recibido el bautismo de manos de la Iglesia, debían ser re-bautizados. De hecho, esta situación tan dispar -auténtica disputa- se mantuvo viva durante decenios entre la iglesia del norte de África y la iglesia de Roma.

Etien utiliza el texto del propio Cipriano para pretender convencer incluso a los obispos africanos, que estaban todos por Cipriano. Éste se enfurruña más que notablemente y, ni corto ni perezoso, reescribe el texto –De unitate– omitiendo el pasaje sobre el Papa; y reunió además un concilio para hacer valer su posición entre los obispos africanos: se la dan por unanimidad. Y se produce un choque de trenes, si se me permite la expresión, tan extemporánea.

La batalla se prometía fuerte y muy enconada. Pero, como “los caminos del Señor son inescrutables”, Etien fue llamado a la presencia de Dios en 257, con lo que la querella muere automáticamente también. Con Sixto II (257-258), santo, no hubo ya cuestión.

Y un último apunte, que también esclarece mucho las cosas, porque nos enseña también mucho. Hacia 190, el obispo Serapio de Antioquía, rechazó como “no canónico” -no admisible en el canon de la Iglesia, que estaba como empezando a pretender fijarse- el que por aquellas fechas se denominaba el “evangelio de Pedro”, en razón de su HETERODOXIA: sin preocuparse ni poco ni mucho si Pedro había sido efectivamente su autor o no. Simplemente ese dato, la autoría, le traía sin cuidado ante lo que estaba en juego.

Y si alguien se rasga las vestiduras tendrá que perdonarme, porque mi intención era única y exclusivamente transmitir la verdad.

¡ que arda tu corazón!

http://infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/1712231138-el-ultimo-gesto-de-momento#comments

2 comentarios

  1. El papa es infalible cuando habla ex cátedra y en materia de fe y costumbres, y no de inmigración, ecología o movimientos populares marxistas o cuando bendice los amores adúlteros, más propios del Hola que de las Acta Apostolicae Saedis. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda y ni siquiera tan mona.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s