Calderón de la Barca, nos advierte del peligro de convertir la religión en únicamente sustento del cuerpo.

2d50b61b13615db99087f2adedb7b422

Santa Isabel de Hungría cura a los tiñosos.

Cuadro en la Iglesia de la Caridad de Sevilla .

 

Leo la noticia que El Obispo de Cassino aparta los bancos de su catedral y prepara una cena para 150 pobres que recibe la inmediata bendición de Papa Francisco. Es una extraña  moda que se está imponiendo el convertir las iglesias en comedores privando al tan citado pueblo de Dios del verdadero Alimento.

 No hace poco leíamos también otra original noticia: Francisco convierte la catedral de Bolonia en un gran comedor :

“A la hora de almorzar, la catedral de la ciudad, una de las más grandes de Europa, se convirtió en una gran comedor para refugiados, personas pobres, enfermos y presos.

FRANCISCO
“Estáis en el centro de esta casa. La Iglesia os quiere en el centro. No os prepara un lugar cualquiera o diferente. En el centro y juntos”.”

Dentro de mi “especial” forma de ver la cosas no dejan de llamarme la atención estas nuevas modas de la Iglesia, que desde mi punto de vista son muy perjudiciales para la tremenda desacralización que sufre la Iglesia y para la vulgarización de las costumbres y para algo mucho más importante, para ir desplazando a Dios, el alimento para la vida eterna por un alimento perecedero .

Algo que también me llama muchísimo la atención son las ganas de enfrentar una cosa con la otra. La Iglesia católica durante siglos ha sido pionera de la caridad al prójimo como un mandato divino. Todos los santos que nos precedieron consideraron la caridad con el prójimo tan importante que pensaron imposible salvarse sin ella. La Iglesia ha sido pionera en la construcción de hospitales, de colegios y siempre , siempre conjugando sabiamente las obras de misericordia corporales y espirituales y sobre todo y lo que es más importante es que siempre ha considerado que DIOS ES EL CENTRO, el centro del templo, el centro de la catequesis, el centro de la vida cristiana. ¿Porqué ese afán por enfrentar la adoración a Dios con el servir al hombre?, ¿porqué ese afán por desplazar a Dios de su templo, de la liturgia, del mundo, en definitiva del lugar que le corresponde para sustituirlo por un absurdo antropocentrismo ?

Es un error muy grave desde mi punto de vista preparar un banquete en una Iglesia, en una catedral, porque es una forma de hacernos ver de forma muy solapada, que si no desplazamos a Dios, no seremos capaces de ayudar al prójimo y eso es lo contrario a la caridad cristiana y de lo que la Iglesia ha hecho durante más de 2000 años.

 

Alimentar al pobre descuidando la evangelización , es una tentación que siempre tendrán los hombres de Iglesia, ellos ven lo inmediato. Y la falta de fe, impide ver los beneficios del alma.

El gran Calderón en una escena de la obra “el gran teatro del mundo” plasma esta tentación con magistral sencillez, cuando el pobre le pide al monje “limosna” y este en lugar de darle el pan que sustenta le da solo pan. El pobre tiene que recordarle, que si acudió a la religión fue para pedir algo más que solo un mendrugo de pan.

 

POBRE, le pide al monje: Dadme vós algún consuelo.

RELIGIOSO O MONJE; Tomad, y dadme perdón.

(Dale un pan.)

POBRE le contesta reprendiéndole: Limosna de pan, señor, era fuerza hallarla en vós, porque el pan que nos sustenta ha de dar la Religión.

El monje se da cuenta de su error y exclama ¡Ay de mí!

 

¡ QUE ARDA TU CORAZÓN!

laudiencias-papales-ultimo-apague-la-luz-francisco-defiende-maradiaga-visita-benedicto-musulmanes-agradecidos-lios-italianos

https://www.romereports.com/2017/10/02/francisco-en-bolonia-visita-a-mil-refugiados-y-almuerza-en-la-catedral-con-los-pobres/

 

Un comentario

  1. Los pobres como excusa de la profanación de templos. La Amoris Laetitia como excusa para la profanación de tres sacramentos de una tacada : el matrimonio, la reconciliación y la eucaristía. Este pontificado va de profanaciones. ¿ Porqué será ? Y de reduccionismos : los mayores pobres, los hay también de cultura, de afecto, etc, son los que ni siquiera han oido hablar de Jesucristo y menos con un pontífice cuyas preferencias son Lutero, Mahoma y Buda. Si cita a Jesucristo lo es con recortes para que entre en su misericorditis sin infierno ni conversión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s