El Niño Jesús nació en Belén.

steres13

 

 

Una de las peores tentaciones en la que puede caer el cristiano es en el aborrecimiento del dolor. Es pensar que la ausencia de dolor es igual a ser feliz.

El día 24 de diciembre , fecha del nacimiento del Niño Dios, el que podríamos llamar el acontecimiento más grande de la Historia de la humanidad, en el que Dios mismo se hace Niño en un pobre portal, escribía Santa Teresita de Lisieux estas palabras:

En un momento de crueles dolores, cuando la tuberculosis iba ganando todo su organismo y nosotras implorábamos con lágrimas el socorro del cielo, ella me decía: “Pido a Dios que todas esas oraciones que se hacen por mí no sirvan para aligerarme los sufrimientos , sino para salvar a los pecadores” “No me explico tanto sufrir sino por el deseo de salvar almas

Hagamos que estos días el nacimiento del Niño Dios no se quede en meras felicitaciones, que nuestras oraciones de estos días, nuestras pequeñas mortificaciones las ofrezcamos por todas aquellas almas a las que todavía no les ha llegado la Buena Nueva y pidamos al Señor ser instrumentos suyos para la tarea que nos tiene encomendada.

Señor cuéntanos entre tus elegidos

¡ Qué arda tu corazón!

 

 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s