El quinto evangelio» (1969). El libro que caricaturiza “la modernidad

biffi-giacomo-el-quinto-evangeliowe74k689-160419202354-thumbnail-4

 

Hoy les transcribimos otro de sus pasajes , que en estos tiempos tan infectados de modernismo cobra especial relevancia . 

Para leer el «quinto evangelio» se requiere estar inoculado con el bacilo del humorismo(. .. )

Avisamos que si el quinto evangelio se adecua más a su forma de ver la vida cristiana y no ve nada raro, consulte con un sacerdote católico que no sea modernista. Y si está de acuerdo con los comentarios, claramente necesita una buena dosis de catequesis.

El evangelio de siempre:” Y les dijo Jesús: Venid detrás de mí, y haré que lleguéis a ser pescadores de hombres. Ellos, en seguida, dejaron las redes y le siguieron. Y un

poco más allá vio a Santiago, el de Zebedeo, y a Juan su hermano, también

en su barca arreglando las redes. Entonces les llamó, y ellos se fueron detrás de él, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los pescadores contratados (Mc 1, 17-20).”

Nota del blog: Claramente este pasaje ha sido malinterpretado durante siglos, gracias ahora al espíritu que guía a su Iglesia hemos podido descubrir cuán equivocados estaban los apóstoles al dejar su oficio y seguir al Señor . Por esos hemos descubierto el verdadero quinto evangelio

*

El quinto evangelio:Yo haré que lleguéis a ser pescadores de hombres. Le dicen los hijos

de Zebedeo: ¿Debemos entonces dejar las redes, la barca y a nuestro

padre para seguirte? Pero Jesús les responde: No sabéis lo que decís. Si

os separáis de los hombres ¿cómo podréis pescarlos?

El texto de Marcos señala el comienzo del clericalismo. Aquellas

redes abandonadas están más llenas de desgracias que de peces. Los apóstoles,

con su redes, habrían sido hermanos entre hermanos. Los apóstoles,

sin sus redes, se han convertido en una casta. Es evidente; junto a las riberas

del lago de Genesaret nace «el clero» y por oposición «los laicos». Si

sus hijos, que descienden de la barca, son constituidos «sacerdotes»,

Zebedeo, que permanece en la barca, es el iniciador del estado laical, del

cual merecería ser proclamado patrono.

(…) los apóstoles, que acompañaron a Jesús por las montañas de Judea, no se

llevaron consigo los artefactos de pesca, ni siquiera se tomaron la molestia

de buscarse alguna otra honesta ocupación. Pero es de capital importancia

subrayar que Jesús declinó toda responsabilidad respecto a esta conducta.

El «apóstol» —esta es su verdadera idea— no debe abandonar su

propio oficio, porque no debe separarse de los demás hombres. Los doce lo

hicieron y aparecen siempre como un grupo segregado en toda la narración

evangélica; pero esto lo hicieron contra el parecer de Cristo. Seguramente

se clericalizaron por su propia pereza, (…)

¿Cómo pudo Jesús tolerar esta tergiversación de su pensamiento?

El sabía que, aunque fuera después de muchos siglos, algunos descubrirían su verdadera intención y al final sería superado el clericalismo de los hijos de Zebedeo.

Y también quizás por amor de la paz: los apóstoles, con su falta de

tacto, habrían podido echarle en cara su abandono del taller de carpintero y

habría surgido una discusión embarazosa.

¡ que arda tu corazón!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s