Busquemos la Verdad con sincero corazón.

BeatoNewman

En estos tiempos que vivimos, en los que parece que la verdad se oculta, no podemos dejar de pedir al Señor que nos abra los ojos, estamos ciegos, pero además debemos despojarnos de todo prejuicio y obstáculo. La verdad es Cristo y sólo nuestra ceguera nos impide verle en todo su esplendor.

Cristo empezó la Iglesia con 12 apóstoles torpes para manifestar su gloria. Él no necesita de muestra sabiduría, sólo necesita nuestra docilidad. Él no necesita multitudes aborregadas, le bastan unos pocos “locos” que estén dispuestos a dejarse llevar por su voluntad. Para ello deberemos recurrir a los sacramentos , llevarnos de las fuentes de la gracia y estar dispuestos a oir qué quiere de cada uno de nosotros.

En su libro de sermones parroquiales Newman nos explica cómo la Verdad sin darnos cuenta va arraigando en nosotros, sólo debemos buscar con sincero corazón, sin prejuicios, ni ataduras humanas y quizás el Señor nos arrebate aquello que más nos duele.

Ante el llegar a conocer la Verdad, explicaba Newman:

En la mayoría de los casos hemos llegado a la Verdad y hemos hecho progresos de una verdad a otra sin saberlo. No podemos precisar cuando empezamos a estar convencidos de esta o de aquella doctrina, que es ahora nuestro gozo y nuestro tesoro. Es como un hombre que echa la semilla en la tierra, y, duerma y vele noche y día, la semilla nace y crece sin que él sepa cómo, primero hierba, después espiga y por fin trigo maduro en la espiga(Mc 4,26-28).

Dios Todopoderoso parece que ahora guía a muchos con su misericordia hacia la verdad completa, cómo en tiempos de Jesús. Él los lleva delante pero ellos no lo saben. Cambian y modifican gradualmente sus opiniones, aunque creen que siguen siendo las mismas. Otros desde fuera , a los mejor sí ven lo que les pasa, pero ellos no, en su momento lo verán. Así son los caminos maravillosos de Dios. Jacob llegó a Betel sin saberlo.

Pidamos siempre a Dios saber más y mejor de nosotros y que sepamos aprender ese conocimiento. En una palabra , que tengamos los sentimientos correctos y la fe correcta.

Basta con que nos quitemos el mundo , como un ropaje y estaremos revistiéndonos de Cristo.

¡ que arda tu corazón!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s