El quinto evangelio» (1969). El libro que caricaturiza “la modernidad”

 

biffi-giacomo-el-quinto-evangeliowe74k689-160419202354-thumbnail-4

Algunas entradas de este blog hemos dedicado al quinto evangelio del Cardenal Biffi.

Para leer el «quinto evangelio» se requiere estar inoculado con el bacilo del humorismo(. .. )

Avisamos que si el quinto evangelio se adecua más a su forma de ver la vida cristiana y no ve nada raro, consulte con un sacerdote católico que no sea modernista. Y si está de acuerdo con los comentarios, claramente necesita una buena dosis de catequesis.

La entrada de hoy hace referencia  al pasaje:

El evangelio de siempre: “Al día siguiente, ve a Jesús que viene hacia él, y dice: Mirad al cordero de Dios, que quita el pecado del mundo “(Jn 1, 29).

 

 Comentario del blog: Pero claramente habría que matizar un poco este evangelio tan incomprendido y poco practicado hoy en día en el que desentona  el cordero, ese animal manso que además se lo pueden comer los lobos y es mucho mejor sustituirlo por el león y además justiciero que es lo que necesitamos ante tanta miseria, tantas armas nucleares, tanto deshielo polar. Qué puede hacer un cordero ante tanta injusticia? Absolutamente nada. Por eso lo corregimos un poquito:

  El quinto evangelio: “Juan gritó: Mirad al león de Judá, mirad al que trae la justicia al mundo.”

Comentario al quinto evangelio para poder adaptarlo a nuestros tiempos y que no se haga tan durilla la vida cristiana.

 

 Claro que sí, mucho mejor así, hay aquí un cambio muy significativo de animal: el león sustituye al cordero y todo el evangelio queda innegablemente mejorado.

Sin duda el evangelista Juan no debió de entender bien. (…)La

imagen del cordero decididamente desentona.

Mucho mejor el león: «Más vale vivir un día como león que cien

años como oveja». Y además «al que se hace oveja se lo come el lobo»,

dice el proverbio; y los proverbios expresan la sabiduría universal, una

especie de revelación informal de la Palabra, que sólo un clericalismo a

ultranza puede permitirse ignorar. (…). Bajo el signo

de la oveja, el cristianismo se ha empeñado en balar su nostalgia de justicia

en medio de un rebaño de opresores, dejándolo todo sin cambiar, tal como

estaba. ¿Qué sentido tenía enseñar a los hombres a ser corderos en un

mundo de lobos? ¿Quién se aprovecharía sino los lobos?

A los oprimidos, a los hambrientos, ¿qué les importa un redentor que

les quite de encima los pecados y se los borre?

 Comentario del blog:Lo importante es acabar con la pobreza y con la desigualdad. Las culpas, las culpas. ¿Quién es culpable hoy en día? Si todo lo puede la misericordia infinita de Dios.

¡ que arda tu corazón!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s