Teólogos católicos, sacerdotes.¡ Qué difícil nos lo ponéis a los fieles sencillos!

estampilla de lutero

 

Ecumenismo actual. Grave daño para la Iglesia Católica

Llevamos muchos meses alarmándonos ante declaraciones de obispos, sacerdotes e incluso del papa Francisco, con motivo de los 500 años de la reforma luterana.

Ante esta situación es honesto preguntarnos ¿Qué ha ocurrido en la Iglesia para que el ecumenismo haya degenerado en todo esto?

En 1928 se publicó la encíclica Mortalium animus. Es una encíclica cuyo planteamiento no tiene nada que ver con el actual planteamiento sobre el ecumenismo y que por desgracia tiene sus raíces en el  CVII.

Para entender qué está ocurriendo podemos recomendarles un blog:

http://iotaunum.com/el-problema-no-este-ecumenismo-es-el-ecumenismo

Dicho blog va desgranando la crisis que padecemos , eliminando todo lo superficial para llegar a la raíz del problema:

 

 

Antes del CVII, la doctrina tradicional sobre ecumenismo es :

La Iglesia de Roma es el fundamento y el centro de la unidad cristiana.

La vida histórica de la Iglesia, que es la persona colectiva de Cristo, no se lleva a cabo en torno a varios centros; las diversas confesiones cristianas, que tendrían un centro más profundo situado fuera de cada una de ellas;

y finalmente, que los separados deben moverse hacia el centro inmóvil que es la Iglesia del servicio de Pedro. La unión ecuménica encuentra su razón y su fin en algo que ya está en la historia, que no es algo futuro, y que los separados deben recuperar.

Después del CVII tenemos lo siguiente tanto a través de los signos extrínsecos como del discurso teórico.(…):

Las confesiones cristianas (incluida la católica) no deben volverse una a otra, sino todas juntas gravitar hacia el Cristo total situado fuera de ellas y hacia el cual deben converger.

La unidad no debe hacerse por el retorno de los separados a la Iglesia católica, sino por conversión de todas las Iglesias en el Cristo total, que no subsiste en ninguna de ellas, sino que es reintegrado mediante la convergencia de todas en uno.

Donde los esquemas preparatorios definían que la Iglesia de Cristo es la Iglesia católica, el Concilio concede solamente que la Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia católica, adoptando la teoría de que también en las otras Iglesias cristianas subsiste la Iglesia de Cristo y todas deben tomar conciencia de dicha subsistencia común en Cristo. Como escribe en OR (Osservatore Romano) de 14 de octubre un catedrático de la Gregoriana, el Concilio reconoce a las Iglesias separadas como “Instrumentos de los cuales el Espíritu Santo se sirve para operar la salvación de sus miembros”. En esta visión paritaria de todas las Iglesias el catolicismo ya no tiene ningún carácter de preeminencia ni de exclusividad.

 

Hace varios días leía a un sacerdote sobre la actual crisis y una de las cosas que decía es que si la Iglesia Católica es la esposa de Cristo¿ Cómo podemos compaginar ahora en las mentes de los católicos la posibilidad de varias Iglesias, como varias esposas de Cristo.?

La crisis de la moral es posterior a la crisis del  dogma.

Teólogos católicos, sacerdotes… ¡Qué difícil  nos lo ponéis a las almas sencillas!

¡ que arda tu corazón!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s