Es hora de que actúen los laicos

false-prophets

 

No os quedéis esperando a los pastores. Las ovejas tienen derecho a defenderse de los lobos que las atacan.”

Ayer leía esta carta de Mons. Fernando Arêas Rifan en la que exhorta a los fieles a actuar , frente a tantos ataques a las más elementales verdades de fe y frente a los  ataques a los derechos más básicos de los padres y yo me pregunto y reflexiono que es verdad , que debemos actuar, pero que lo tenemos muy difícil sobre todo ante tanto pastor disfrazado de oveja, ante tantos mensajes contradictorios que vienen desde las altas jerarquías de la Iglesia, ante tanto silencio cómplice, ante tanta falta de mensaje auténticamente católico, ante tantos respetos humanos . Hemos aparcado, hemos arrinconado nuestro  ser católico para no crear división. Nuestra religión es melosa, es adaptada, es sentimental ¿ Cómo vamos a actuar si no sabemos cual es el enemigo?

Dice Mons. Fernando en la carta:

“Es necesario que los católicos sean lógicos y coherentes con lo que la Iglesia les enseña ” y yo me pregunto:

¿ Se ha preocupado la Iglesia de enseñar a los laicos la buena doctrina? ¿ Se ha preocupado de las catequesis?

¿Sabemos  los laicos lo que la Iglesia enseña?

Hoy a los católicos, los mismo pastores nos bombardean con mensajes contradictorios, nos hacen ver que lo que hoy es bueno, ayer no lo era o que tal vez la doctrina de nuestros abuelos fue buena para ellos, pero que los tiempos cambian.

Nos han confundido con tantos líos de pastoral, misericordia, sorpresas, ambigüedades, asumir riesgos que ya no sabemos , buscar lo que nos une, avanzar.

Es verdad, es hora de que los laicos actúen , pero y los pastores  ¿que deberán hacer mientras tanto?

 

 

Monseñor Próspero Guéranger (autor de El año litúrgico) cuenta que un laico, Eusebio, se levantó en medio de la multitud contra la impiedad del hereje Nestorio, salvando así la fe de Bizancio, y comenta:

«En el tesoro de la Revelación hay puntos esenciales, que todo cristiano debe conocer y proteger atentamente en virtud de su mismo ser de cristiano. Esto es cierto ya se trate de creencia o de conducta, de moral o de dogma. Traiciones como la de Nestorio son raras en la Iglesia; no así el silencio de ciertos pastores que, por una u otra causa, no se atreven a hablar cuando la religión está en peligro. Los verdaderos fieles son hombres que, en esas circunstancias, toman de su bautismo la inspiración para su conducta; no los cobardes que, con la excusa engañosa de obedecer a los poderes establecidos, esperan, para poner en fuga al enemigo o para oponerse a sus maquinaciones, a recibir una orden que no es necesaria y que no hay que darles».

 

¡ que arda tu corazón!

http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=30802

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s