“Rezar está bien pero los enemigos de la Iglesia hacen otras cosas y nosotros tenemos que actuar”. San Maximiliano Kolbe

0002225195

 

Esta entrada se la dedico a todas esas personas, que se escudan en un falso providencialismo, en una falsa teodicea ( por desgracia me encuentro con muchos de ellos) en frases como: “Todo para bien”, “El Señor saca del mal grandes bienes”… y las aplican a la situación actual de la Iglesia para escudarse en un optimismo ideológico y aunque viven en el mundo deciden aplicar en este caso el remedio de los cartujos; “Solo rezar” parece que es su lema.

 

”  INTERPRETACIONES POSITIVAS DE LA CRISIS. FALSA TEODICEA.

Ese optimismo espurio con que se contempla la decadencia de la fe, la apostasía social, la deserción del culto y la depravación moral, nace de una falsa teodicea. Se dice que la crisis es un bien porque obliga a la Iglesia a una toma de conciencia y a la búsqueda de una solución. En estas afirmaciones late implícita la pelagiana negación del mal.
Si bien es verdad que los males ocasionan bienes,éstos siguen siendo sin embargo reduplica tales males, y en cuanto tales no causan ningún bien.
La curación es indudablemente un bien en relación a la enfermedad y condicionado por ella, pero no es un bien que le sea inherente ni tiene su causa en la enfermedad.

La filosofía católica no ha caído jamás en tal confusión, y Santo Tomás(Summa theol I, II; q.20, a.5) enseña que«El efecto resultante de un acto no hace a éste malo si era bueno, ni bueno si era malo.» 

Solamente por el hábito mental del circiterismo propio de nuestro siglo puede estimarse positiva la crisis considerando las cosas buenas que se seguirán de ella. Las cuales, por cierto, como expresa avisadamente Santo Tomás, no son efectos del mal (al cual sólo pertenecen defectos) sino puramente sucesos. 
Atribuir a la crisis el bien, que es extrínseco a la crisis y proviene de una fuente distinta, supone un concepto imperfecto del orden de la Providencia.
  
 
SANDRO MAGGIOLINI, en OR de 12 enero 1983, comete el error de decir que el mal es el bien porque da ocasión al bien, llegando a escribir que «todo es gracia, incluso el pecado». No es así: aunque la gracia aplica sobre el pecado y nos libera de él, no es el pecado.”
MÁS SOBRE LA FALSA TEODICEA
Las cosas buenas subsiguientes a la crisis de la Iglesia son por tanto algo aposteriori, no cambian su carácter negativo ni mucho menos la hacen deseable, como algunos atreven a afirmar. Dicho optimismo espurio está equivocado, porque atribuye al mal una fecundidad solamente propia del bien. San Agustín ha dado un expresión felicísima a esta doctrina en De continentia VI, 15 (PL. 40, 358): « (Porque es tan grande la bondad omnipotente, que de los mismos males puede sacar un bien conveniente, ya perdonando, ya sanando al pecador; ora adaptando y trocando el pecado en beneficio del justo,<< sancionándolo con justicia. Todo esto es bueno>>.
 
 
No es el mal quien, en un momento posterior, genera a partir de sí mismo el bien:
solamente una entidad positiva y distinta (en última instancia,Dios) tiene esta potencialidad.”
Me da pena porque estas personas que afrontan esta crisis de forma tan “positiva”  en el fondo se consideran a salvo de todo lo que está ocurriendo y si no hacen nada o prefieren ignorar lo que está ocurriendo es porque no lo han asumido cómo su problema o es que realmente no les importa nada la Iglesia.
¡ QUE ARDA TU CORAZÓN!

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s